Ecología

Denuncian “la temeraria gestión de las crecidas” en la cuenca del Guadalop

La plataforma vecinal ‘El Bergantes no se toca’ denuncia “las enormes y graves deficiencias de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) en la gestión de las recientes avenidas” en la cuenca del Guadalop, “que podrían responder a dos motivos, o bien por ineptitud de sus responsables, o bien por un trasfondo de interés”.
| 26 marzo, 2015 12.03
Desembalse del Guadalop en la presa de Calanda. Fotos: Juanma Bernad

Desembalse del Guadalop en la presa de Calanda. Fotos: Juanma Bernad

La plataforma vecinal ‘El Bergantes no se toca’ denuncia “las enormes y graves deficiencias de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) en la gestión de las recientes avenidas” en la cuenca del Guadalop, “que podrían responder a dos motivos, o bien por ineptitud de sus responsables, o bien por un trasfondo de interés”.

Este colectivo explica que “la estrategia de la CHE de administrar las crecidas a través de los embalses, con la falsa sensación de seguridad que ello conlleva, se basa sobre todo en una adecuada previsión y preparación anterior a la llegada de la avenida, así como en una correcta gestión de la misma una vez ésta ocurre, para que puedan cumplir esa función de laminación. La tecnología de la CHE permite tener una predicción meteorológica anticipada y fiable para poder actuar con varios días de margen”.

La riada comenzó a llegar al pantano de Calanda a mediodía del pasado sábado, momento en el cual el embalse calandino tenía casi el 80% de su capacidad de almacenamiento de agua ocupada, “ya que no se había liberado caudal previamente ante la crecida prevista en ambas cuencas vertientes”, señalan desde ‘El Bergantes no se toca’, y añaden que en el Guadalop “la avenida llegó al embalse de Santolea con este pantano y la presa del Puente superando el 100% de su capacidad, ya que tampoco se realizó un desembalse preventivo para conseguir un volumen de resguardo”.

“Así pues, conociendo de antemano la previsión de fuertes precipitaciones y con esa alta ocupación en los pantanos, ¿por qué no se comenzó a desembalsar desde Calanda y Santolea dos días antes? ¿No es prioritaria la seguridad de las personas? Esperar la llegada de un fenómeno de gota fría con estos volúmenes almacenados resulta de una temeridad absolutamente intolerable, más si cabe dado que, como hemos podido saber, las condiciones de seguridad de ambas presas no son las idóneas”, denuncia el colectivo aiguavivano.

La organización de la cuenca establecida por la CHE indica que el embalse de Calanda debe laminar las crecidas del Bergantes -o Alcherez-, mientras que Santolea debe hacer lo propio con las del Guadalop, sin embargo el colectivo ‘El Bergantes no se toca’ explica que “éste último se mantuvo completamente lleno y, por tanto, sin poder retener, por lo que siguió aportando caudales de hasta 100 m3/s hacia la presa calandina durante todo el episodio”.

“Esta deficiente gestión llevada a cabo ha impedido que los embalses cumplieran con la función laminadora que tienen encomendada. A pesar de lo que ha estado difundiendo la CHE, el embalse de Calanda no ha reducido las puntas de la avenida extraordinaria y solo las ha diferido en el tiempo, ya que las puntas de la riada en el Guadalop por Alcanyiz y en el Bergantes por Zorita fueron prácticamente iguales, en torno a 500 m3/s en ambos casos”, detallan desde el colectivo vecinal.

Según continúan explicando desde las poblaciones afectadas por las últimas crecidas “las maniobras de desembalse realizadas en plena crecida, con sucesivos saltos en los cantidades evacuadas, en lugar de una intervención anticipada y menos abrupta con objeto de minimizar afecciones, y las constantes contradicciones en las informaciones emitidas, son más propias de una improvisación continua que de un trabajo planificado. En el caso de Santolea, las gráficas incluso muestran movimientos inverosímiles que podrían hacer pensar que los datos hayan estado manipulados”.

“Ante algunas voces que se han pronunciado en los últimos días, como la del presidente de la CHE, Xavier de Pedro, que ha aprovechado para insistir en la construcción de la presa de Aguaviva”, desde ‘El Bergantes no se toca’ aclaran y recalcan que “de haber estado en marcha esta infraestructura su influencia para laminar la avenida habría sido nula, ya que la capacidad prevista para sus desagües de fondo es de casi 500 m3/s, por lo que todo el caudal hubiera circulado por éstos. La gestión de la crecida dependería, como en la situación actual, de la laminación que se hiciera a través del embalse de Calanda”.

Por todo ello, uno de los portavoces del colectivo, Aitor Clemente, recuerda “que las riadas son inevitables, además de necesarias tanto para la propia vida y la dinámica fluvial del río y su entorno, como para garantizar los abastecimientos para las diferentes poblaciones de la cuenca, la industria y la agricultura, y que el cauce de los ríos no se limita únicamente al espacio que ocupan en condiciones normales, sino que también forman parte del mismo todas las zonas inundables que comprende el Dominio Público Hidráulico, y que deben ser siempre respetadas con una ordenación del territorio adecuada”.

Por último, ‘El Bergantes no se toca’ solicita “que se depuren todas las responsabilidades derivadas de esta nefasta e interesada gestión que ha llevado a la población aguas abajo del embalse de Calanda a una situación de alarma eludible y completamente innecesaria”.

26 marzo, 2015

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR