Ecología

Denuncian a Endesa por la muerte de 23 aves protegidas en Uesca

Ecologistas en Acción y el GOO (Grupo Ornitológico Oscense) han denunciado a ERZ-Endesa tras el hallazgo de 23 aves protegidas muertas en cuatro torres de alta tensión de la línea que va de Uesca a Fornillos de su propiedad ubicadas en el perímetro del Vertedero Municipal de Uesca.
| 25 agosto, 2015 07.08

El 14 de agosto, dentro de un proyecto de seguimiento sobre la mortandad de aves por tendidos eléctricos que están desarrollando el GOO  y Ecologistas en Acción, integrantes de estas organizaciones hallaron en el entorno del Vertedero Municipal de Uesca 23 aves muertas: 12 Cuervos grandes (Corvus corax), 8 Milanos negros (Milvus migrans) y 3 Buitres leonados (Gyps fulvus).

Las tres especies se encuentran protegidas según el Real Decreto 139/2011 que define el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas. Esto no es ni mucho menos un caso aislado ya que desde el 2010, según fuentes del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca del Gobierno de Aragón ya se habían recogido en el mismo lugar y por misma causa un total de 57 aves: 22 Buitres leonados, 33 Cuervos grandes, 1 Cigüeña común y 1 Milano negro.

«Resulta paradójico que dos de las cuatro torres donde se han hallado las 23 aves muertas contaban con medidas de aislamiento antielectrocución que se instalaron en el año 2005 tras demostrarse la alta mortalidad de aves en estos puntos. A la vista de los hechos denunciados, estas medidas se han demostrado claramente ineficientes. Los materiales instalados para aislar los cables no aíslan completamente el cable por donde pasa la electricidad pudiendo llegar a pasar más de mil vatios aún con el aislante instalado, voltaje más que suficiente para matar una ave grande. Para evitar completamente cualquier tipo de problema se debería soterrar el tramo de esta línea eléctrica que pasa por el perímetro del vertedero, cambiar el diseño de los apoyos o aislar los tramos de cable de los cuatro apoyos usando el cable aislado que se usa para tramos soterrados», señalan desde Ecologistas en Acción.

Diariamente acuden al vertedero cientos de aves buscando comida entre los desechos. Entre ellas, a parte de las especies encontradas muertas se encuentran Gaviotas patiamarillas (Larus michahellis), Cigüeñas comunes (Ciconia ciconia), Alimoches (Neophron percnopterus) y Milanos reales (Milvus milvus), las cuatro últimas especies citadas están incluidas en el catálogo aragonés de especies amenazadas. En concreto el Alimoche ha subido recientemente a la categoría «En Peligro de Extinción» a nivel europeo y actualmente es la rapaz más amenazada de Aragón (por delante del Quebrantahuesos) por lo que es muy importante corregir estos tendidos para evitar que algún ejemplar de esta especie caiga electrocutado y empeorar todavía más su situación.

El vertedero está ubicado además dentro de la zona de protección definida dentro del Plan de Recuperación del Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) por lo que según el Real Decreto 1432/2008 que tiene por objeto establecer normas de carácter técnico de aplicación a las líneas eléctricas aéreas de alta tensión con conductores desnudos situadas en las zonas de protección de especies de la avifauna sensibles, todos las líneas que se encuentren dentro de estas zonas deberían ser corregidas debidamente, cosa que las empresas eléctricas como Endesa y el Gobierno de Aragón parecen haber olvidado.

Ecologistas en Acción y el GOO han presentado denuncias y puesto en conocimiento de los hechos al Gobierno de Aragón, Ayuntamiento de Uesca, Fiscal de Medio Ambiente y SEPRONA de la Guardia Civil, argumentando que los hechos podrían ser constitutivos de delito tipificado en el artículo 334 del código penal (Delito ecológico relativo a la protección de la flora y la fauna) pues no se realizaron las modificaciones en la línea, que eran obligatorias y las que hay son ineficaces y exigiendo una corrección eficaz de este tramo de línea eléctrica.

Además recuerdan que los accidentes en líneas eléctricas, tanto de colisión como de electrocución son la principal causa de mortandad no natural de las aves y que para intentar mitigar este problema el Gobierno de Aragón firmó en 2002 un convenio con Endesa para corregir paulatinamente los tendidos peligrosos de la Comunidad Autónoma. Convenio cuya inversión en el año 2014 fue de cero euros, por lo que puede considerarse que se ha paralizado por completo.

Ecologistas en Acción y el GOO exigen la reanudación de este convenio y que se vuelva a invertir en la corrección paulatina de los tendidos peligrosos de Aragón con medidas eficaces y no simples placebos, incluyendo por supuesto el tramo de línea que rodea el Vertedero Municipal de Uesca para evitar que además de vertedero, sea un cementerio para las aves.

25 agosto, 2015

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR