Declaración en apoyo al comercio local y en contra del proyecto Outlet Torre Village- Pikolín

Próximamente se someterá a votación en el Ayuntamiento de Zaragoza un plan especial que, tal y como lo presenta la propiedad, permitirá implantar en la carretera de Logroño una nueva gran superficie comercial, esta vez destinada al comercio de oportunidad, conocida como Outlet Torre Village

Proyecto Outlet Torre Village

Diferentes entidades y organizaciones ciudadanas, vecinales, sindicales, políticas, y de comerciantes y autónomos, han elaborado una declaración  relativa al proyecto Outlet Torre Village- Pikolín y a la implantación de nuevas grandes superficies en Zaragoza, con el lema “Por unos barrios vivos, no al Outlet de Pikolín”. Dicha declaración ha sido presentada este martes a las 12.00 horas en la Asociación de la Prensa de Zaragoza, y en ella han intervenido Gerardo Montori, de CCOO Servicios, Roberto Lagunas, de ASNAPA y Miguel Ángel Mallén, presidente de CAVAragón.

El Plan Especial de Reforma Interior del Área de Intervención H-61-5 de Zaragoza –proyecto Outlet Torre Village- pretende implantar un cambio de usos que perjudica gravemente a la ciudad. “Nos hallamos ante un nuevo desarrollo irracional con graves e irreversibles perjuicios para la ciudad y quienes la habitamos. Por una vez, prevengamos antes de curar y preguntémonos cómo y dónde afectará este macroproyecto si ve la luz con el respaldo de nuestros concejales”, afirman desde las diferentes entidades y organizaciones firmantes de la declaración.

Aragón acoge la mayor densidad comercial del Estado español, concentrada en la ciudad de Zaragoza. Desde el año 2009 hasta enero del año 2015, han cerrado sus persianas más de 1.390 comercios en la ciudad. “A la evidente saturación y a la crisis económica y de consumo, se añade la apertura de grandes centros comerciales y cadenas de distribución, que han estrangulado al pequeño comercio provocando el cierre de numerosos establecimientos", subrayan, algo que perjudica seriamente al comercio de proximidad.

Los locales comerciales vacíos de las calles zaragozanas anuncian el declive de los barrios tradicionales y su cesión de protagonismo a favor de la periferia. “Nuevas grandes superficies, como la que se pretende implantar, contribuyen a crear desiertos en nuestros vecindarios, donde queremos vivir y relacionarnos con nuestros iguales”, señalan. “Frente a ello algunos pretenden entregarnos a una cultura de consumo irracional, globalizadora y alienante. ¿Serán barrios vivos Delicias o Las Fuentes sin las luces de sus negocios tradicionales? ¿Serán San José o Torrero lugares de encuentro, convivencia y vida sin las tiendas de toda la vida? ¿O los utilizaremos únicamente como meros dormitorios?”, se preguntan.

Desde estas entidades y organizaciones critican, “un modelo de ciudad donde la planificación urbanística carece de coherencia, es aquel en el que el automóvil se convierte en instrumento obligado para acceder a centros comerciales alejados decenas de kilómetros de nuestros lugares de residencia, donde los atascos parecen indisolublemente ligados al ocio, donde la huella ecológica no se contempla a la hora de planificar los desarrollos, o donde las emisiones contaminantes a la atmósfera o el cambio climático carecen de relevancia”. Por ello, “frente al modelo de ciudad compacta, sostenible, mediterránea y culta se nos oferta el modelo del monopolio, la uniformidad y la especulación de las grandes superficies”, destacan.

El sector del comercio emplea a más de 40.000 personas en Zaragoza. “La apertura de más centros comerciales perjudica al empleo neto y precariza las condiciones laborales del sector, lo que implica más horas de apertura, aumento del índice de temporalidad, crecimiento de los contratos a tiempo parcial y aplicación de convenios que no retribuyen el trabajo en domingos o festivos”, advierten. “Esto nos espera con las aperturas de Torre Village en Pikolín y Lestonnac en Torrero. Como ejemplo actual, desde la apertura de Puerto Venecia, se han destruido más de 6.500 empleos en el pequeño comercio de Zaragoza, cuando en las estimaciones más optimistas del propio gigante comercial se hablaba de crear 4.000 empleos”, lamentan.

Por todo ello, las organizaciones firmantes “exigimos a las y los concejales de Zaragoza que demuestren su compromiso con la ciudad y garanticen una ciudad más amable, sostenible medioambientalmente, con barrios vivos, en el que el comercio de proximidad sea un pilar fundamental de su vertebración, con un empleo de calidad, rechazando la aprobación del Plan Especial de Pikolín que de ser aprobado se convertirá en una losa cuyo peso terminará de aplastar a los comerciantes que han resistido durante estos años la crisis y el desembarco de grandes proyectos empresariales y que degradará nuestra calidad de vida y el futuro de nuestros barrios”, concluye la declaración.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies