Cuatro jueces del Supremo que deben decidir si se investiga a Casado fueron nombrados por vocales afines al PP

La jueza del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid que investiga a Pablo Casado por el ‘caso Máster’ tuvo que elevar la causa al Supremo dada la condición de aforado del líder del PP. Los magistrados que decidirán si se archiva o no el caso fueron propuestos por vocales del Poder Judicial afines al PP.

Tribunal Supremo.

Tal y como este miércoles publicaba eldiario.es, cuatro de los cinco integrantes de la Sala de Admisión del Tribunal Supremo que deben determinar si Pablo Casado es investigado por el Tribunal Supremo por el ‘caso Máster’, obtuvieron su cargo “gracias a los votos de los vocales del Poder Judicial (Consejo General del Poder Judicial) propuestos por el PP y de ellos, dos participaron en cursos de FAES, la fundación vinculada a los conservadores de la que Casado fue asistente desde 2009”.

Los jueces son Manuel Marchena, Francisco Monterde, Miguel Colmenero y el ya conocido Pablo Llarena. Son estos dos últimos quienes han participado como ponentes en la Fundación presidida por José María Aznar.

La quinta magistrada Ana Ferrer es progresista.

Si Pablo Casado no fuera aforado...

Si Pablo Casado no fuera aforado, seguramente hoy se sentaría como investigado en el Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid por el ‘caso Máster’. El órgano judicial investigaba al líder del PP por cohecho y prevaricación administrativa en la obtención presuntamente fraudulenta de su título de máster concedido por la Universidad Juan Carlos I.

Con todo, el tribunal ordinario no pudo continuar con la investigación por la condición de aforado de Casado y tuvo que elevar el caso al Tribunal Supremo.

Es este órgano judicial quien deberá decidir si el político de derecha es juzgado o archiva la causa y son los cinco magistrados arriba citados quienes estudian la Exposición Razonada enviada por la jueza Carmen Rodríguez-Medel.

En dicho documento, la misma Rodríguez-Medel afirmaba que había llevado el caso de Casado "intentando agotar la instrucción en todo aquello que no causase indefensión al aforado, de modo que, en aplicación de la doctrina citada del Alto Tribunal, sólo cuando ya no es posible continuarla se eleva Exposición Motivada".

El documento afirmaba que existían "indicios racionales de criminalidad” en la obtención del título y añadía que Casado lo habría recibido gracias a “una serie de actuaciones tendentes a lograr que un grupo concreto y escogido de alumnos obtuvieran el título del máster sin efectivamente cursarlo, sin mérito académico alguno, regalándoselo a modo de prebenda o dádiva".

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies