Crisis climática y energética: dos caras de la misma moneda

Con motivo del evento de la COP27 celebrada este año en Egipto, queremos abordar uno de los temas más complejos y de más importancia geopolítica y económica; no es otro que la relación ente la crisis climática y la energética

varias personas posando delante de una placa de energía solar
Comunidad energética de Som Energía. Foto: Amigos de la Tierra.

La crisis climática que estamos sufriendo está provocada en gran parte por el uso de energías fósiles, las cuales, como sabemos, liberan parte del CO2 almacenado durante millones de años, ayudando a aumentar la temperatura y generando cambios notables en la dinámica de los ecosistemas así como en el propio clima del que dependemos.

Y aún siendo obvio que uno de los mayores culpables que amenaza la vida es el abuso de la energía fósil, aún no logramos hacer todos los esfuerzos posibles para evitar este tipo de energía. Las últimas noticias sobre la declaración en la “taxonomía verde” del gas y la energía nuclear unido a los proyectos de gas natural o al aumento del uso del carbón no son buenas noticias, ni para el movimiento ecologista ni para todos los seres vivos que habitan este planeta.

Además, los problemas energéticos por los que estamos pasando, tienen también sus impactos sociales.

Algunos los sufrimos día a día y nos resultan cercanos, como el aumento de la factura de la luz, la cual no sólo afecta a nuestro poder adquisitivo, sino que cada vez son más las personas en situación de pobreza energética, afectando directamente al bienestar físico y emocional de las personas que lo sufren. No podemos olvidad que la energía es un derecho necesario para satisfacer nuestras necesidades básicas.

Otros, suceden en países de dónde obtenemos esos recursos necesarios para generar la energía que consumimos en los “países desarrollados”; en donde las grandes empresas extractivistas acaparan tierras, cambian el modelo productivo de las familias campesinas y ejercen violencia a las personas más vulnerables en los lugares en los que se asientan.

Las soluciones reales que pasan principalmente por decrecer fuertemente debido al elevado consumo energético de los países occidentales, y sustituir estas “energías sucias” por otras renovables y sostenibles, llevando a cabo una transición energética justa para las personas y los territorios, todavía no es una apuesta clara al100%.

En esta transición energética que reclamamos que sea justa, la solución no pasa por la mera sustitución de fuentes de energía por aquellas que se consideran renovables (y que muchas veces generan un elevado impacto ambiental y social) si sigue reproduciendo las mismas lógicas de máximo lucro, acumulación y concentración. Necesitamos un cambio de modelo energético de 180º.

Este cambio de modelo energética pasa por tres pilares principales:

  • La sustitución de energías fósiles por aquellas renovables que sean endógenas del territorio.
  • La descentralización de la energía en pequeños puntos de producción que se acerquen a los centros de consumo, y que se ajusten a la demanda con el fin de autoconsumir la energía que generamos.
  • La democratización de la energía. El poder de la gestión de la energía tiene que pasar por manos ciudadanas, evitando el lucro y eliminando poder de las grandes empresas energéticas del oligopolio causantes de esta crisis climática y social.

El autoconsumo individual, el compartido y las comunidades energéticas avanzan poco a poco frente a los gigantes políticos y empresariales que no lo están poniendo nada fácil. Pero ya es una realidad que ha llegado para quedarse, porque es parte de la solución a los problemas energéticos, ambientales y sociales.

Por todo ello, Amigos de la Tierra suscribe el manifiesto de la Alianza por la Emergencia Climática con motivo de la celebración de la COP27 y anima a la ciudadanía aragonesa a suscribirlo.


 La Alianza por la Emergencia Climática en Aragón está conformada por numerosos colectivos que en estos días están aportando reflexiones sobre las causas y repercusiones de nuestro modelo de producción y consumo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies