“Corredores ibéricos por el quebrantahuesos”: una esperanza para la recuperación de la especie

Este pasado miércoles, 30 de marzo, se presentó el proyecto LIFE “Corredores ibéricos por el quebrantahuesos” en el Parador de Alcanyiz con el objetivo de recuperar “el área de distribución de la especie en la Península Ibérica y así reducir el riesgo de extinción”.

ibéricos
Foto: Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos -FCQ-

En el pasado, el quebrantahuesos habitó en la mayoría de los sistemas montañosos europeos. Sin embargo, tras su eliminación sistemática por parte del ser humano, quedó poco a poco relegada a los Pirineos y pequeños núcleos residuales de Creta y Córcega.

El proyecto, coordinado por la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos -FCQ-, cuenta con un presupuesto total de 2,678 millones de euros. “El objetivo es recuperar la antigua área de distribución de la especie en la Península Ibérica y así reducir el riesgo de extinción de la principal población de quebrantahuesos de la Unión Europea”, destacan desde la FCQ.

El proyecto “Corredores ibéricos por el quebrantahuesos” tendrá una duración de cinco años y realizará diferentes actuaciones destinadas a:

  • Ampliar el área de distribución hacia el Maestrazgo mediante la reintroducción de ejemplares
  • Ampliar el área de distribución de la especie hacia el Sistema Central (Gredos)
  • Consolidar la población reintroducida en Picos de Europa (Cordillera cantábrica)
  • Favorecer el asentamiento de ejemplares dispersos entre los núcleos de población del norte y sur de la Península Ibérica (Moncayo)
  • Replicación y favorecimiento de la continuidad geográfica de la recuperación de la especie (Portugal)
  • Interconexión de las distintas poblaciones
ibéricos
Foto: Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos -FCQ-

La especie del quebrantahuesos se encuentra en el nivel más alto de protección de la Unión Europea y, en el Estado español, además, está declarado como especie en peligro de extinción. El proyecto LIFE Pro Quebrantahuesos tiene por objetivo “estabilizar el asentamiento de la población de estas rapaces en las diferentes áreas que cubre el proyecto. De este modo, se desea generar una meta-población que favorezca el flujo e intercambio de ejemplares entre poblaciones a través del corredor íbero cantábrico y facilitar la conservación de la especie ante posibles eventos catastróficos que pudieran afectar a alguno de sus núcleos reproductores”, recalcan desde la FCQ, y añaden que “asimismo, este proyecto es un claro exponente de los logros conseguidos gracias al trabajo en red y a programas de naturaleza público-privada entre administraciones y fundaciones conservacionistas”.

Por otro lado, el proyecto desea tener un impacto socioeconómico relevante ya que trata de vincular de manera estrecha la conservación de la especie con el desarrollo rural local y el mantenimiento de los servicios de los ecosistemas. En esta línea, una de las medidas de actuación de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos que más repercusión está generando y se incorpora a este proyecto es la Marca de Garantía Pro-Biodiversidad que apoya la ganadería extensiva en áreas de montaña.

Este proyecto promueve asimismo el ecoturismo y favorece la creación de empleos especializados y de actividad desestacionalizada. Una muestra más de la importancia de la cooperación entre empresas, organizaciones de conservación y administraciones públicas. En la búsqueda constante de sinergias, se tiene prevista la estrecha colaboración con Portugal para la elaboración de manera conjunta de la Estrategia Ibérica para la conservación del quebrantahuesos, un marco base sobre el que establecer las políticas de conservación comunes que redunden en el beneficio de la especie.

ibéricos
Foto: Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos -FCQ-

Cabe recordar que el Programa LIFE es un instrumento financiero de la Comisión Europea que apoya los proyectos medioambientales y de conservación de la naturaleza dentro de los estados miembros. La reintroducción del quebrantahuesos en el Maestrazgo comenzó en 1998 con otro proyecto LIFE anterior, coordinado, igualmente, con la FCQ. Este LIFE anterior tenía el objetivo de estudiar el hábitat potencial de la especie. En 2003, el Gobierno de Aragón decreta la protección de la especie y, además, aprueba un plan para su recuperación. En él, ya se incluye al Maestrazgo como ámbito de aplicación del plan. Con la inclusión de este territorio en el plan, el Gobierno de Aragón y la Fundación desarrollaron un segundo Proyecto LIFE que finalizó en 2006. Este último proyecto sirvió para realizar acciones previas para la recuperación de la especie en la zona, como la instalación de señuelos de quebrantahuesos, como técnica de atracción social, programas de marcaje de otras aves necrófagas, como indicadores de calidad de los hábitats, la corrección de tendidos eléctricos o la instalación de comedores específicos para la especie. Igualmente, durante este tiempo se ha trabajado en campañas de divulgación ambiental en los territorios de la futura recolonización.

Aragón territorio clave para la conservación del quebrantahuesos

El país aragonés es clave para la consecución del proyecto, por ello la Dirección General de Medio Natural y Gestión Forestal del Gobierno de Aragón participa en el proyecto con una aportación económica en los cinco años de 340.000 euros.

La participación técnica del Gobierno de Aragón se basa, por una parte, en la aportación de la experiencia adquirida con el desarrollo de las acciones recogidas en el Plan de Recuperación del quebrantahuesos y, fundamentalmente, en la cesión de ejemplares de la especie para su liberación en las distintas áreas del proyecto.

Ejemplares rescatados de nidos con una alta probabilidad de fracaso en el Pirineo aragonés gracias a la colaboración de técnicos y agentes para la protección de la naturaleza. Estos ejemplares rescatados son criados en cautividad en el Centro de Cría en Aislamiento Humano (CRIAH) de L’Alfranca y, posteriormente, trasladados para su adaptación en las instalaciones de crianza campestre del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Finalmente, son liberados en el Maestrazgo, Gredos y Picos de Europa.

ibéricos
Foto: Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos -FCQ-

El acto de presentación

El acto comenzó a las 11.30 horas en el Parador de Alcanyiz y contó con la participación de Alberto Hernandez, director del Parador de Alcanyiz, Diego Bayona, director general de Medio natural y gestión forestal del Gobierno de Aragón, Manuel Alcántara, jefe de Servicio de biodiversidad del Gobierno de Aragón, Elena Villagrasa, directora del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido e Ignacio Montaner, director general de Endesa en Aragón. En el nuevo Proyecto LIFE, “Corredores Ibéricos por el Quebrantahuesos” participan activamente, además del Gobierno de Aragón, el Ministerio español para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, la ONG portuguesa Naturaleza y Hombre, y la multinacional Endesa. Igualmente, colaboran en el proyecto el Gobierno de Cantabria, el Principado de Asturies, la Junta de Castilla y León, así como el Organismo Autónomo de Parques Nacionales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies