Continúa la huelga de BRIF

Trabajadores y trabajadoras de la Brigada de Refuerzo para Incendios Forestales de Daroca continúan con su encierro en la sede de la empresa pública Tragsa, reclamando la categoría de Bombero Forestal, la segunda actividad y unas condiciones laborales dignas.

Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo).

Los trabajadores y trabajadoras de la Brigada de Refuerzo para Incendios Forestales (BRIF) de Daroca continúan encerrados en la sede de Tragsa, la empresa pública, con la que mantienen un conflicto laboral que se alarga durante muchos meses.

“Actualmente nos encontramos en una situación de conflicto colectivo laboral en la que empresa y sindicatos negocian las condiciones de la BRIF, tras años de precariedad hacia este colectivo” aseguran los brigadistas.

En dicha negociación los miembros de la BRIF solicitan como puntos básicos e inamovibles el reconocimiento de la categoría profesional de Bombero Forestal, segunda actividad y coeficientes dignos de prejubilación y condiciones dignas de trabajo adecuadas al puesto desempeñado.

“A raíz de la constante negativa a la mejora de nuestras condiciones y al enroque existente entre Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino y, Tragsa, nos hemos visto obligados a comenzar esta huelga de tres días en período de máximo riesgo de incendios forestales” una situación no deseada, como se ha podido comprobar con la actuación de algunos brigadistas de BRIF Tabuyo, que acudieron como voluntarios, sin cobrar sueldo al estar en huelga, a sofocar un incendio en Quintana del Castillo, León.

Recuerdan que esta huelga “nace con el objetivo de alcanzar un acuerdo en la mesa negociadora del convenio” donde se reflejen sus reivindicaciones, e insisten que de no llegar a un acuerdo hay convocada una huelga indefinida prevista  para el 27 de julio.

Como medida de presión en estas tres jornadas de huelga los miembros de la BRIF de Daroca se han encerrado en las oficinas de la delegación de Tragsa en Zaragoza, para mostrar su descontento y hacer ver a la empresa su implicación y decisión en la lucha. Cabe destacar que las diez bases BRIF existentes a nivel estatal han secundado la huelga con casi la totalidad del personal de extinción implicado en la misma, además de realizar otras acciones reivindicativas.

“Nuestra valoración tras el primer día de huelga y la primera noche de encierro es muy positiva, el seguimiento fue del 100% del personal de extinción de la base de Daroca”. Insisten en que el encierro transcurre con total “tranquilidad y respeto tanto hacia los trabajadores de la delegación como a las instalaciones, las cuales utilizamos como punto de reunión para llevar a cabo una asamblea y, valorar el inicio de la huelga, a la par que trazar una hoja de ruta para las dos jornadas siguientes”.

Además cabe destacar un suceso más que preocupante en el helipuerto de la BRIF de Daroca el primer día de huelga. Existiendo indicios de sabotaje, ya que el candado de la puerta se encontraba sellado y había un butrón en la valla. Los especialistas se cuestionaron el embarque y el Ministerio les obligó a volar sin tener en cuenta la preocupación de los mismos, alegando que la revisión mecánica a los helicópteros ya se había realizado satisfactoriamente.

Al volver del incendio se comprobó que además se había boicoteado el sistema eléctrico. “Queremos constatar también que es ahora con motivo de la huelga, que se ha procedido a la contratación de un guardia jurado para vigilar las instalaciones del helipuerto cuando, hasta la fecha, no había existido preocupación alguna por salvaguardar la integridad de los helicópteros y, con ella, nuestra propia seguridad”.

Finalmente, los brigadistas recuerdan que de no alcanzar ningún acuerdo fehaciente que satisfaga sus reivindicaciones de hoy, las demandas seguirán siendo las mismas el 27 de julio, día en el que daría comienzo la huelga indefinida. Además, recuerdan que este viernes se celebrará una concentración en la Plaza de España de Zaragoza a las 19.00 horas. Una concentración a la que los trabajadores encerrados acudirán caminando desde la empresa Tragsa en la Carretera Castellón, y animan a la ciudadanía a mostrar todo el apoyo en ambos actos, ya sea caminando con ellos o esperándoles en la concentración.

Servicios mínimos abusivos

En la orden ministerial remitida por la Ministra Isabel García Tejerina, el pasado 13 de julio, por la que se establecen los servicios mínimos durante la huelga de las Brigadas de Refuerzo contra Incendio Forestales (BRIF) de los días 15, 16 y 17 de julio de 2015 en la empresa Tragsa, y en relación con el servicio de defensa contra incendios forestales, se ha tenido en cuenta  la situación de máxima alerta climática en la que se encuentra nuestra península, y  la previsión de que la ola de calor se prolongue en el tiempo, para establecer el criterio a la hora de cuantificar los servicios mínimos.

Asimismo, la orden de la Ministra enumera las actuaciones que las BRIF han venido realizando durante este verano, en territorio nacional, destacando  de forma especial  el incendio que arrasó más de 13.000 hectáreas en las Cinco Villas, así como los distintos incendios que tuvieron lugar en las provincias de Jaén, Guadalajara, Castellón o Granada. Se pone de relieve,  a su vez, la mayor incidencia de incendios en el horario de trabajo de tarde.

La argumentación expuesta en la orden ministerial señala lo fundamental de la labor de estas brigadas helitransportadas. Como así también lo indican los abusivos servicios mínimos, comunicados la tarde antes del inicio de la huelga cuando deberían haber sido transmitidos dos días antes, siendo estos de casi el 70% negando el derecho fundamental a la huelga, a la par que silencian nuestras reivindicaciones. Así se demuestra en la sentencia del 31 de marzo de 2015 que declara ilegales unos servicios mínimos del 50%, impuestos en la jornada de huelga de octubre de 2014.

Desde BRIF quieren hacer ver que estos hechos hacen visible lo contradictorio de la posición ministerial. “Por una parte se nos considera un servicio esencial de emergencias, indispensable en la asistencia a las comunidades autónomas. Mientras que por otra parte las condiciones laborales del colectivo BRIF no reflejan la importancia de la labor desempeñada y citada tanto en la orden ministerial como argumento para la imposición de los servicios mínimos, como en la descripción del mencionado colectivo en la propia página web del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente”.

Consideran que la negación constante de sus peticiones es una muestra de “la falta de interés por el correcto funcionamiento del servicio” y consideran que el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente puede tomar cartas en el asunto. “Se nos nombra servicio imprescindible del estado, como seria cualquier medio provincial contra incendios forestales, pidiendo lo que firmemente creemos que nos corresponde a todos por igual, la categoría profesional de bombero forestal, el acceso a una segunda actividad y unas condiciones laborales dignas acorde al trabajo de riesgo que realizamos”.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR