#absolución8deYesa  Ecología

Continúa el oscurantismo de la CHE sobre la seguridad de las obras en Yesa

De “bochornoso espectáculo” de la CHE y el Ministerio español de Medio Ambiente  califican las últimas actuaciones de estos organismo públicos sobre la seguridad de Yesa los colectivos sociales, Asociación Río Aragón, Iniciativa Ciudadana Yesa+no y URA – Nueva Cultura del Agua. “El gobierno del PP, a través de su delegada del Gobierno en Navarra,...
| 26 marzo, 2014 10.03
Xavier de Pedro, presidente de la CHE, visitando Yesa

Xavier de Pedro, presidente de la CHE, visitando Yesa

De “bochornoso espectáculo” de la CHE y el Ministerio español de Medio Ambiente  califican las últimas actuaciones de estos organismo públicos sobre la seguridad de Yesa los colectivos sociales, Asociación Río Aragón, Iniciativa Ciudadana Yesa+no y URA – Nueva Cultura del Agua.

“El gobierno del PP, a través de su delegada del Gobierno en Navarra, Carmen Alba, impide la comparecencia de la CHE ante el Parlamento de Navarra, después de haber sido confirmada por el organismo de cuenca. Se trata de una maniobra que deja atónitos a propios y extraños”, señalan estos colectivos.

Según explican los colectivos de afectados, “se trata de una nueva muestra de oscurantismo y ocultación a la opinión pública y política en torno al recrecimiento. El proyecto hace aguas por todos los lados y sigue manteniendo injustamente la incertidumbre a los vecinos de las urbanizaciones y poniendo en peligro a la población aguas abajo de la presa. En la comparecencia que tendría que haber tenido lugar el martes 25 de marzo, además de ofrecer las explicaciones prometidas sobre el futuro de las urbanizaciones de Yesa, tendría que haber respondido a preguntas sobre el problema de fondo: el proyecto de recrecimiento de la presa”.

“Recordamos que las obras de recrecimiento comienzan en 2001. Tras los deslizamientos de 2003, 2004, 2006 y 2007, el Ministerio español de Medio Ambiente convoca el concurso de consultoría y asistencia para la ampliación de la investigación geológico-geotécnica del embalse de Yesa, en el que participa el Ilustre Colegio Oficial de Geólogos”, explican.

Para añadir que “con el actual deslizamiento de la ladera derecha (2012-2014) se comprueba que los resultados del informe técnico realizado por el ICOG en 2008 (con un coste de 1 millón de  euros) son erróneos en cuanto a la estabilidad de las laderas. Concluía que el volumen deslizable en la ladera derecha junto a la  presa era mucho menor del que ha resultado y que en ningún caso había riesgo alguno de deslizamiento pues así lo indicaban los coeficientes de estabilidad”.

Tras estos datos, las poblaciones afectadas por la ‘inseguridad’ de las obras se plantean una serie de preguntas que la CHE debería afrontar a la mayor brevedad posible “¿Se contempla la revisión de dicho informe por la gravedad que esto implica? Ello demuestra que, si en el caso de la ladera derecha los cálculos eran erróneos, también lo pueden ser para la ladera izquierda, pues están hechos con la misma perspectiva y fuente de datos”, indican.

“En el informe relativo al deslizamiento actual y sus consecuencias, elaborado por la CHE el 21 de diciembre de 2012 (página 7, párrafo final), se refleja: ‘de esta manera, se pueden realizar las operaciones correctoras necesarias para evitar inestabilidades futuras, que podrían haber sido catastróficas en el caso de no haberse detectado con carácter previo al llenado del embalse recrecido’. ¿Cómo se puede realizar tal afirmación si está ya demostrado que el informe en que se basan las obras de recrecimiento ha obtenido resultados erróneos?”, se preguntan.

Continúan cuestionando que “¿No cabe la posibilidad de que otro ‘imprevisto’ en alguna de las dos laderas afecte a la estabilidad de la presa actual o futura poniendo en jaque la seguridad de muchas personas? ¿Es la CHE consciente de la gravedad de la situación? Parece que, cuanto más alto es el presupuesto, más satisfechos están algunos: El despilfarro económico de este proyecto está más que probado. Pero según la CHE es rentable aún con este desvío presupuestario (de 113 millones de eurosa 376,6 millones de euros, se triplica), es el mayor de todas las obras hidráulicas del estado”.

“¿Contempla la CHE algún límite en el presupuesto que marque el umbral de rentabilidad económica del recrecimiento? ¿O por el contrario contemplan que haya que realizarlo aunque el presupuesto siga aumentado  ilimitadamente? En 1930 cayó la ladera derecha a la altura del estribo que se estaba excavando en ese momento. Debido a ello, se rescindió el contrato a la empresa constructora. ¿Los deslizamientos de ahora han tenido alguna consecuencia en la CHE o las empresas constructoras?”, añaden a sus razonadas y prudentes dudas las afectadas.

“La falta de transparencia es absoluta y nos coloca a los vecinos y vecinas, tanto a los de aguas arriba como a los vecinos de las urbanizaciones y los de aguas abajo, en una situación de indefensión a la que no hay derecho. Todo indica que esta situación se alargará en el tiempo, pues no han cumplido ningún plazo ni objetivo desde que comenzaran las obras de recrecimiento. Y su respuesta es siempre huir hacia adelante. Todo está siendo un gran despropósito”, denuncian con desazón.

“Por todos estos motivos y ante el inmovilismo político del que somos testigos día a día, animamos a la ciudadanía a que participe en la manifestación convocada el 31 de mayo en Pamplona. Contra el recrecimiento de Yesa, por seguridad y contra el derroche de dinero público. Por sentido común”, concluyen.

26 marzo, 2014

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR