Consenso de la comunidad sanitaria para abordar los síntomas leves de COVID persistente

Las recomendaciones se centran en medidas para mejorar la identificación de pacientes con síntomas leves de COVID persistente, información que debe ser proporcionada en Atención Primaria y los tipos de tratamientos disponibles

covid
Presentación del documento sobre los síntomas leves de pacientes de COVID persistente.

Actualmente no hay consenso sobre la definición de qué es COVID persistente en el Estado español, aunque desde el pasado mes de octubre sí existe una definición oficial por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin embargo, y pese a las consecuencias en las vidas de las personas que lo padecen que refieren síntomas derivados de la infección por la COVID-19, tampoco hay un consenso de actuación y no se ha establecido un procedimiento para poder tratar los síntomas de estos pacientes.

En este contexto, la Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp), con el apoyo de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), la Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Comunitaria (SEFAC), el Consejo General de Enfermería, el Consejo General de la Psicología de España y la asociación de pacientes Long COVID ACTS, ha impulsado el primer informe centrado en los síntomas leves de la enfermedad que presentan algunos pacientes a largo plazo.

Como resultado, se ha establecido un consenso en torno a la definición de COVID persistente al tiempo que se han acordado 27 recomendaciones para tratar los síntomas leves de COVID persistente.

Como ha explicado Jaume Pey, director general de la Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp), “la finalidad del documento es dar unas pautas de actuación para poder, en primer lugar, identificar a estos pacientes eficazmente y, en segundo lugar, poder tratarles aliviando sus síntomas y hacer un seguimiento eficaz de su evolución, con el objetivo de mejorar su calidad de vida”.

Considerando que en febrero de 2022 hay más de 10 millones de casos notificados positivos en en el Estado español según datos del Ministerio de Sanidad desde que se inició la pandemia, se puede estimar que hay aproximadamente más de un millón de personas afectadas por COVID persistente en el Estado español, lo cual representa al menos el 10% de de las personas contagiadas de COVID-19.

La magnitud del COVID persistente

En lo que respecta a las definiciones de los síntomas leves de la COVID-19, Julio Mayol destaca que ya existen algunos estudios para estimar la prevalencia de la COVID persistente pero los datos disponibles hasta el momento no son homogéneos, “si bien todos destacan la magnitud de pacientes que se ven afectados”, según ha indicado.

EI documento de consenso para el abordaje de pacientes con síntomas leves de COVID persistente señala que primero hay que poder identificar los síntomas leves que se consideran de la COVID persistente o la propia definición de este término.

Los síntomas que se consideran persistentes tras infección por la COVID-19 son: cardiacos (palpitaciones, hipotensión ortostática, hipertensión arterial, síncope, taquicardia, bradicardia sinusal), problemas de coagulación (hematomas, microtrombosis acras), dermatológicos (urticaria, rash, alopecia), trastornos digestivos (abdominalgia, dispepsia, pirosis, flatulencia, diarrea), síntomas generales (febrícula, escalofríos, anorexia, malestar general), trastornos neurológicos (cefalea, parestesias, anosmia/cacosmia, disgeusia, dispraxia, déficit de memoria, inestabilidad, mareo, incapacidad para concentrarse), síntomas oftalmológicos, osteomusculares, otorrinolaringólogos, síntomas psicológicos (ansiedad, trastornos del sueño y otros) y síntomas respiratorios (disnea, tos seca y otros).

Teniendo en cuenta lo anterior, se pueden definir como COVID persistente aquellos casos en que los síntomas guarden relación causal y temporal con el diagnóstico clínico y/o apoyado por test de laboratorio de una infección previa por el SARS-CoV-2. Las secuelas no son excluyentes con los síntomas de la COVID persistente”, ha afirmado Julio Mayol.

Recomendaciones para el manejo de síntomas leves

Las recomendaciones se centran en medidas que se pueden llevar a cabo para mejorar la identificación de los y las pacientes, la información que debe proporcionar el personal de Atención Primaria, los tipos de tratamientos disponibles para los síntomas leves de la COVID-19 o las prácticas de colaboración que debe haber entre los diferentes profesionales.

Mª Eugenia Díez, coordinadora del colectivo COVID-19 persistente de Madrid y portavoz de la plataforma de colectivos y asociaciones Long COVID ACTS, ha asegurado que nos parece fundamental el abordaje integral de la Long COVID por parte de los profesionales de medicina general y de familia, enfermería, psicología y de los farmacéuticos comunitarios debido a su afectación multisistémica y la gran diversidad de síntomas registrados, pudiendo llegar a 200, 36 de media por persona. También queremos recalcar la importancia de la relación del paciente experto con los profesionales de la Salud para avanzar juntos en el conocimiento y el reconocimiento de la enfermedad, y les estamos muy agradecidos de que hayan contado con nosotros para la elaboración de este informe”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies