Política

Con el Gobierno del “trifachito” gana la banca y pierde la ciudadanía de Zaragoza

Hasta 30 millones de euros se van a destinar a la amortización de deuda, de los que 21,14 millones salen del remanente de tesorería e irán a parar directamente a los bancos: BBVA (3,61 millones); Banco Santander (10,71 millones); CaixaBank (3,24 millones); y Caja Rural de Teruel (3,57 millones). Total: 21,14 millones de euros.
| 24 septiembre, 2019 18.09
Con el Gobierno del “trifachito” gana la banca y pierde la ciudadanía de Zaragoza
Julio Calvo (Vox), Sara Fernéndez (Cs) y Jorge Azcón (PP). Fotos: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Una de las conclusiones de la auditoría que encargó en su día el gobierno del “trifachito” en Zaragoza, recalca que el Ayuntamiento “podría cerrar el ejercicio 2019 con una capacidad de financiación cercana a los cien millones de euros y con una posibilidad de incrementar el gasto no financiero superior a los treinta y cuatro de un remanente”. Pues bien, Partido Popular, Ciudadanos y Vox han decidido que parte de dicha capacidad financiera sea destinada al pago de deudas bancarias.

De tal forma, este jueves se ha convocado una comisión municipal extraordinaria de Economía en la que estos grupos van a aprobar modificaciones de crédito que descartan la financiación de programas educativos y actuaciones de los presupuestos participativos, de acciones contra el cambio climático y para dotar bibliotecas o a contratos con empresas de inserción de personas con discapacidad, entre otras áreas afectadas. Así, llama la atención que el dinero de las mencionadas acciones sociales pasen a engrosar las arcas bancarias.

Hasta 30 millones de euros se van a destinar a la amortización de deuda, de los que 21,14 millones salen del remanente de tesorería e irán a parar directamente a los bancos de la siguiente manera: BBVA (3,61 millones); Banco Santander (10,71 millones); CaixaBank (3,24 millones); y Caja Rural de Teruel (3,57 millones). Total: 21,14 millones de euros.

El resto del dinero para los bancos sale de recortes en el programa para instalar cargadores para coches eléctricos (500.000 euros); del sellado del vertedero de Torrecilla (150.000 euros); de la habilitación de infraestructuras verdes (150.000 euros); de la renovación de la red de aguas (358.000 euros); del carril bici de Santa Isabel (42.000 euros); de obras de mejora de la accesibilidad en los barrios de Miralbueno, Oliver (300.000 euros) y Valdefierro (400.000 euros); de actuaciones como la apertura de la calle Hayedo (350.000 euros) y mejoras en otras (300.000 euros); de los programas de las escuelas infantiles de Valdespartera y Parque Venecia (100.000 euros cada una); del Centro de Infancia y Juventud de Picarral (100.000 euros); del plan de ahorro de energía para paliar el cambio climático (650.022 euros); de la reforma de la avenida Cataluña (un recorte de 375.000 euros); de la primera ‘supermanzana’ de Zaragoza prevista en el barrio de Torrero (un recorte de 370.000 euros); o de la reforma de la avenida Tenor Fleta, uno de los principales proyectos urbanísticos que, hasta el pasado mes de junio, tenía la ciudad sobre la mesa.

«Tajo a las clases trabajadoras y favores a la oligarquía económica»

En este sentido, el grupo municipal de Podemos-Equo denuncia que «el gobierno de la derecha radical ha tergiversado los datos de la auditoría para crear un falso relato de bancarrota municipal con el que justificar los recortes en actuaciones muy necesarias para la ciudad». «El dinero obtenido de esos descartes y del remanente del que dispone en caja, en contra del supuesto ‘agujero’ que pregonan PP, Cs y Vox, se va a utilizar para amortizaciones de crédito que no son en absoluto urgentes de acometer. Por el contrario, no son más que un favor a amigos poderosos».

Este hecho -a juicio de Podemos-Equo- «desarticula el apocalíptico discurso sobre la situación financiera del Ayuntamiento». Y es que en realidad el Consistorio de la capital aragonesa dispone de liquidez, hasta 93 millones, según los datos de la auditoría.

Según el grupo municipal, con estas medidas, «la derecha radical muestra bien a las claras cuál es la orientación de su actuación política: menos lucha contra el cambio climático, menos actuaciones medioambientales, menos mejoras urbanísticas, menos inserción laboral y más compadreo con quienes son sus verdaderos jefes».

«Un capítulo que le parece más importante que llevar a cabo actuaciones sociales, puesto que va a recortar también nueve millones en proyectos para la ciudadanía y destinarlo a sufragar esos créditos bancarios. Tajo a las clases trabajadoras y favores a la oligarquía económica, que es a la que sirven como dóciles mayordomos», declaran desde el grupo municipal Podemos-Equo.

«Un sablazo a entidades sociales, vecinales y a la propia ciudad»

También Zaragoza en Común, a través de su portavoz, Pedro Santisteve, argumenta con el mismo criterio la maniobra realizada por el Gobierno de Azcón. «Es un sablazo a entidades sociales, vecinales y a la propia ciudad, porque van a dejar de acometerse obras necesarias. Más recortes en los que vemos claramente las prioridades del PP, amortizar deuda con los bancos mientras deja sin dinero a las escuelas infantiles; obras como Tenor Fleta o la avenida Cataluña; el convenio con AREI de inserción social; los presupuestos participativos;  o todo lo vinculado a Emergencia Climática».

«También cogen de la caja para pagar a los bancos, del remanente de Tesorería, la liquidez del ayuntamiento, más de 20 millones. Un Ayuntamiento en bancarrota no tiene ese nivel de tesorería. Se empeñan en hacernos creer que el ayuntamiento está muy mal para justificar sus recortes», asevera Santisteve.

24 septiembre, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR