Comienza el lento desalojo de Idomeni

Giorgos Kyritsis, portavoz del centro de coordinación de la crisis de refugiados del Gobierno griego, dijo que la operación para evacuar Idomeni se intensificará a partir de este lunes.

Idomeni. Foto: Miguel Ángel Conejos.

El Gobierno griego ha iniciado el traslado voluntario de refugiados y migrantes desde el campamento fronterizo de Idomeni, en la frontera con la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM) hacia los nuevos campos de Katerini y Veroia, en cierto modo en respuesta a la cada vez menor llegada de refugiados a las islas griegas.

De los veinte autobuses enviados por el gobierno hasta la frontera greco-macedonia, tan solo ocho habrían abandonado Idomeni en las últimas 24 horas. Pese a las continuas recomendaciones estatales, las miles de personas que acampan allí son reacias a abandonar el campo, esperanzadas en cierto modo en la apertura de fronteras, tan solo unas decenas de familias con niños pequeños a su cargo habrían solicitado su traslado.

Un total de 11.603 personas permanecían en el campo fronterizo este sábado, según el último recuento oficial. Giorgos Kyritsis, portavoz del centro de coordinación de la crisis de refugiados del Gobierno, dijo que la operación para evacuar Idomeni se intensificará a partir de este lunes.

Según informan desde la zona los refugiados con nacionalidad siria serían trasladados al campo de Veroia, mientras que los de nacionalidades afgana e iraquí serían trasladados a los campos situados en Katerini.

Mientras tanto, las protestas se suceden en Idomeni entre muchos de los refugiados que continúan convencidos de que la apertura de fronteras puede llegar. El campo continúa con su precaria vida entre barro y tiendas de campaña. Este sábado volvía a nacer una niña en Idomeni.

Es probable que en Idomeni no nazcan más. "Más de 2.000 plazas se encuentran disponibles para los refugiados que se encuentran en Idomeni y desde el lunes en este número puede duplicarse", advertía Kyritsis, que aseguraba el compromiso del gobierno heleno de crear 30.000 plazas más en las próximas tres semanas.

Según los datos que a diario distribuye el centro de coordinación de la crisis de refugiados del Gobierno, a las 7.30 de la mañana, había en todo el territorio griego 50.236 migrantes y refugiados.

Mientras tanto, el flujo de refugiados que llegan a Grecia a través de sus islas se está desacelerando dramáticamente. Ningún refugiado llegó el jueves a Grecia por el mar Egeo. El viernes, el número de nuevas llegadas fue de 161, frente a 78 el sábado, según cifras oficiales dadas por el gobierno griego, aunque pueden estar propiciadas por el mal tiempo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies