COAGRET muestra su oposición a los proyectos hidráulicos que "agreden a los pueblos y al territorio de Aragón"

La coordinadora ha celebrado su asamblea en Chanovas, defendiendo el derecho de los vecinos y las vecinas a recuperar su pueblo y denunciando el "expolio que supone tener que pagar por una reversión justa"

Foto: COAGRET

Este sábado ha tenido lugar la Asamblea de COAGRET en el pueblo de Chanovas, a la que han asistido todos los colectivos aragoneses de la Coordinadora.

En ella han reafirmado su voluntad y compromiso "por seguir luchando contra los proyectos hidráulicos que agreden a los pueblos y al territorio de Aragón y que contradicen las normativas europeas y la más evidente racionalidad".

Asimismo, defienden el derecho de los vecinos y las vecinas de Chanovas a recuperar su pueblo y denuncian el "expolio que supone tener que pagar por una reversión justa". Más aún, exigen que "en vez de cobrarles la administración y Endesa, son ellos los que deberían pagar a los vecinos por el daño moral y emocional ejercido sobre ellos durante tantos años".

Del mismo modo se oponen radicalmente a la construcción del embalse de Biscarrués por lo que supone la "destrucción de un territorio, de un río y de una población" que vive fundamentalmente del aprovechamiento sostenible del río Galligo.

"Nos parece una temeridad que se siga insistiendo en llenar el embalse de Yesa con el grave riesgo que supone", señalan desde COAGRET. "Urge poner en marcha un estudio independiente sobre el riesgo de deslizamiento en las laderas de Yesa", añaden.

Por otra parte y a juicio de la Coordinadora, el embalse de Mularroya sigue siendo una "aberración y un ejemplo de como las sentencias de los Tribunales son ninguneadas" por el Gobierno español y el Ejecutivo territorial. Las obras continúan en marcha, "enterrando cientos de millones de euros de dinero público, que no conseguirán que el Jalón lleve mas agua que la que lleva ahora".

Al mismo tiempo, muestran su firmeza en la reivindicación contraria al trasvase del río Queiles. "Un trasvase realizado en una situación de guerra y que ha causado graves daños sociales, ambientales y económicos en Tarazona y por lo tanto nos negamos a que el agua del Queiles se insinúe como alternativa para abastecer a pueblos navarros que estan fuera de la cuenca de este río", afirman. En cuanto a la contaminación del embalse del Val, denuncian que "la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) se reconoce impotente para dar solución al abua de beber".

Por otra parte, desde COAGRET también se solidarizan y apoyan la movilización de los vecinos y vecinas de Casa Selba "contra la persecución judicial que padecen". "Estaremos vigilantes también para que la presa de Aguaviva siga estando descartada de manera permanente", concluyen.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies