Culturas

Cientos de personas disfrutan del mejor teatro de títeres de Aragón en “País de moñacos” en su sesión de clausura

El espacio de casa, teatro y residencia de artistas que Los Titiriteros de Binéfar construyeron hace 14 años ha finalizado su primera edición del festival que reúne a las compañías de teatro de todos los rincones de Aragón. La compañía embajadora ha apostado en esta ocasión por la fusión entre los títeres para niños y niñas y las estremecedoras historias para los y las más mayores.
| 30 julio, 2018 10.07
Cientos de personas disfrutan del mejor teatro de títeres de Aragón en “País de moñacos” en su sesión de clausura
Títeres de Tía Elena. Foto: Titiriteros de Binéfar

Las marionetas de hilo de Tía Elena, los cuentacuentos de Maricuela, el retablo de Sol, el teatro de sombras de Títeres sin Cabeza y los títeres de mesa para adultos de Javier Aranda han sido los protagonistas de la última jornada del Festival “País de moñacos” de Abizanda este domingo 29 de julio.

El festival ha colgado el sold out en prácticamente todos los espectáculos. “Se han llenado casi todas las funciones, es verdad que el aforo era muy limitado, pero teniendo en cuenta que eran funciones de pago y había que hacer un desplazamiento para asistir, estamos muy felices”, asegura Paco Paricio, codirector de La Casa de los Títeres y de Los Titiriteros de Binéfar.

La jornada ha comenzado con “Pájaros migrantes” de los Títeres de Tía Elena, como si de un documental de naturaleza se tratara, han mostrado la migración, comunicación y la necesidad de alimentarse contada a través de sus aves de piedra y madera. Ya a las 13.00 horas, la protagonista de “La faldicaja” de Maricuela, una duenda que guarda los títulos de los libros, se ha colado en la Casa Maza para contar a través de sus títeres y la ayuda de algunas niñas del público historietas como la de las judías mágicas.

Ya por la tarde, en torno a las 17.00 horas en el espacio cedido por el Ayuntamiento de Abizanda, Títeres Sol ha invitado a todo el público a participar a un espectáculo de titiriteros y otro de flautistas y percusionistas que han contado la leyenda sobre la libertad de Melisendra.

Después ha sido el turno de las de sombras de “Títeres sin cabeza” en el teatro de Casa Simona. Las sombras de las figuras de Luis y Telma han viajado hasta la selva, subido a un elefante y conocido a un cocodrilo con plumas todo para encontrar un gran tesoro.

Pilar Amorós, codirectora de la compañía binefarense y de esta casa-museo de títeres, ha hecho balance y además de agradecer la cercanía del público ha valorado, entre otras cosas, la unión de las compañías aragonesas: “lo más importante es que lo hemos hecho con amor, al público y a los compañeros. Lo hemos celebrado junto con ellos y nos han dado la satisfacción de vivir estos días con ellos”.

El teatro de títeres para adultos ha sido una de las apuestas desde el inicio de La Casa de los Títeres y no podía acabar esta primera edición sin “Parias” de Javier Aranda.

“Creo que el nivel del teatro de títeres de un país se puede detectar por las producciones que se hacen de espectáculos para adultos con muñecos y, por lo que hemos visto en ‘País de Moñacos’, en Aragón tenemos un altísimo nivel”, explica Paco Paricio.

En este sentido, Aranda ha creado una atmósfera en la que el público se ha emocionado y reído al mismo tiempo, con sus personajes que representan la degradación y la marginación de quienes no tienen ya nada que perder.

Pilar Amorós ha concluido recordando las palabras de una compañera titiritera: “todavía no se ha terminado el festival y ya tengo ganas de volver y de que se repita”.

30 julio, 2018

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR