Charata inicia este sábado la localización y exhumación de dos vecinas de Uncastiello asesinadas en 1936 por el fascismo

La Asociación Charata para la Recuperación de la Memoria Histórica, haciéndose cargo de la solicitud de la familia Malón Mendi y tras varios años de investigación sobre este episodio muy conocido en toda la comarca aragonesa de las Cinco Villas, tienen previsto iniciar -este sábado 9 de noviembre- los trabajos arqueológicos de localización y exhumación de las vecinas de Uncastiello Rosario y Lourdes Malón Pueyo, asesinadas el día 20 de agosto de 1936 en el paraje de las Peñas de Santo Domingo (Longars), a más de 1500 metros de altura, y donde se hallan aún enterradas según testimonios orales recabados …

Rosario y Lourdes Malón Pueyo, asesinadas el día 20 de agosto de 1936 en el paraje de las Peñas de Santo Domingo (Longás, Cinco Villas)
Rosario y Lourdes Malón Pueyo, asesinadas el día 20 de agosto de 1936 en el paraje de las Peñas de Santo Domingo (Longars, Cinco Villas)
Rosario y Lourdes Malón Pueyo, asesinadas el día 20 de agosto de 1936 en el paraje de las Peñas de Santo Domingo (Longars, Cinco Villas)

La Asociación Charata para la Recuperación de la Memoria Histórica, haciéndose cargo de la solicitud de la familia Malón Mendi y tras varios años de investigación sobre este episodio muy conocido en toda la comarca aragonesa de las Cinco Villas, tienen previsto iniciar -este sábado 9 de noviembre- los trabajos arqueológicos de localización y exhumación de las vecinas de Uncastiello Rosario y Lourdes Malón Pueyo, asesinadas el día 20 de agosto de 1936 en el paraje de las Peñas de Santo Domingo (Longars), a más de 1500 metros de altura, y donde se hallan aún enterradas según testimonios orales recabados por miembros de Charata.

De esta manera, la Asociación Charata pretende contribuir a la reparación moral y a hacer justicia a estas dos víctimas, localizando y entregando sus restos a sus familiares, quienes tan sólo desean recuperar los restos de sus seres queridos para darles una sepultura digna y así poder mitigar, al menos en parte, el dolor de una familia que fue prácticamente exterminada en agosto de 1936.

La asociación señala que cuenta con todos los permisos necesarios, "pero 77 años después de estas muertes violentas el Estado sigue desatendiendo a sus ciudadanos y a las víctimas de un cruento golpe de estado". En estos dos últimos años se han eliminado las subvenciones estatales y aragonesas, a pesar de que miles de cuerpos humanos aún yacen “desaparecidos” en cientos de fosas comunes repartidas por la geografía de Aragón. "La falta de ayudas públicas hace que quede en papel mojado la denominada Ley de la Memoria Histórica (Ley 52/2007)", denuncia la asociación.

Desde Charata agradecen "vuestra colaboración contribuyendo a la difusión de este proyecto de todas las maneras posibles (cuentas de correo electrónico, blogs, redes sociales, prensa, boca a boca,…) para trata de llegar lo más lejos y a mayor número de gente como sea posible". Además, si alguien desea colaborar económicamente en este nuevo proyecto puede hacer su donativo en la cuenta bancaria de la Asociación Charata: 2085 0871 61 0330051596.

"Continuamos un camino que hemos iniciado recientemente en colaboración con la Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (ARICO), con la exhumación en el cementerio municipal de Sos", recuerdan las personas de Charata. Actualmente aún están pendientes del informe antropológico para poder confirmar que los restos humanos exhumados corresponden a Saturnina Arbea Villacampa, una de las dos personas que buscaban.

La historia de Rosario y Lourdes. Recuperando la memoria

Tras el sometimiento por parte de los militares sublevados de las localidades de la comarca de las Cinco Villas, grupos de civiles desarmados escaparon de sus pueblos refugiándose durante algún tiempo en los montes próximos, antes de intentar la huida hacia la zona de Uesca controlada por la República o al Estado francés. Uno de estos grupos, formado por aproximadamente una veintena de vecinos de Uncastiello, se escondió en las Peñas de Santo Domingo (1524 m.), en el límite del término municipal de Longars.

El periódico El Noticiero del día 5 de septiembre de 1936 narra cómo se organizó una batida formada por falangistas de diversos pueblos, Urriés, Navardún, Isuerre, Lobera y Longars) al mando de Francisco Ripalda Roncalés, teniente retirado de la Guardia Civil y jefe de Falange en Urriés. A las cinco de la mañana del 20 de agosto de 1936 estas fuerzas llegaron a la cima de las Peñas de Santo Domingo. Los allí concentrados intentaron huir, por lo que los falangistas comenzaron a disparar causando tres muertos, un joven de 24 años y dos chicas de 18 a 20 años.

Las hermanas Rosario Malón Pueyo (23 años) y María Lourdes Malón Pueyo (18 años) fueron asesinadas cuando intentaban escapar de la cueva donde estaban refugiadas junto a su padre Francisco Malón Gil y su hermano Mariano Malón Pueyo. La inscripción de ambas defunciones en el Registro Civil de Uncastiello se hizo en 1952, donde se recoge su muerte a las 6.00 horas del día 19 de agosto de 1936 en el término municipal de Longars a “consecuencia de la guerra”, pero lógicamente el régimen franquista impidió la descripción de los verdaderos acontecimientos.

La madre, Francisca Pueyo Prat, había sido fusilada unos días antes en Luesia junto a otros vecinos de Uncastiello, mientras que su padre Francisco Malón Gil murió muy poco tiempo después de agotamiento y de dolor tras haber asistido a los asesinatos de su mujer en Luesia y de sus dos hijas en Santo Domingo. El único superviviente de la familia, Mariano Malón Pueyo alcanzó la zona de Uesca, leal a la República, y combatió hasta el final de la Guerra Civil en la 127 Brigada Mixta, conocida como la “Roja y Negra”, siendo posteriormente condenado a un año de prisión y a cumplir servicio durante tres años en un Batallón de Soldados Trabajadores Penados. Finalmente se estableció como colono en Pinsoro (Exeya d´os Caballers).

En cuanto al tercero de los fallecidos en Santo Domingo, su muerte no fue registrada, por lo que hay ciertas dudas sobre su identificación, aunque según los últimos datos orales que hemos recabado podría tratarse de Máximo Estabén Beguería.

Asociación Charata de Uncastiello. Contra el silencio impuesto

La Asociación Charata para la Recuperación de la Memoria Histórica de Uncastiello nace a principios del año 2007 "por la necesidad de rescatar del silencio y del olvido a tantas y tantas personas víctimas anónimas de la represión ejercida durante el golpe de estado del 18 de julio de 1936 y la posterior dictadura franquista" en Uncastiello y en la comarca de las Cinco Villas.

En este sentido, durante estos años la asociación ha llevado a cabo diversas actividades culturales de carácter divulgativo como exposiciones, charlas, conferencias, homenajes, dignificación de sendas fosas comunes en los cementerios municipales de Uncastiello y O Frago. El 24 de julio de 2010, con la asistencia de unas 600 personas, se celebró en el Cementerio Municipal de Uncastiello un acto en memoria de "los uncastilleros asesinados por defender la República, la Libertad y la Justicia" con la inauguración de un Monumento-Memorial, donde se inscribe una relación de 154 víctimas (144 de ellos vecinos y vecinas de Uncastiello) para "honrar la memoria de quienes fueron asesinados por la represión franquista".

También pusieron en marcha un proyecto de investigación histórica denominado “Uncastillo (1930-1945): Segunda República, Guerra Civil y Posguerra” coordinado por el arqueólogo e historiador Francisco Javier Ruiz Ruiz, que también se extiende puntualmente a otros pueblos del entorno de las Altas Cinco Villas. Para ello se han centrado en la consulta documental en archivos históricos y hemerotecas, además de utilizar las nuevas herramientas que proporciona Internet como las denominadas hemerotecas digitales, y en la recogida de testimonios orales y de documentos familiares como fotografías. Merced a estas investigaciones han publicado diversos artículos divulgativos y editado tres libros: 'Uncastillo, mujeres del 36: un retrato, una historia, una vida' (2008), 'Las voces del silencio' (2009) y 'Una vida bajo tres banderas. Memorias de Marino Combalía Pérez. Uncastillo, 1918 - Río de Janeiro, 2000' (2011). Y esperan en un futuro poder editar un libro que recoja los resultados finales de sus investigaciones históricas.

Otra de las líneas de actuación que Charata se propuso en el año 2007 fue la investigación, búsqueda y localización de personas desaparecidas a raíz de peticiones particulares de familiares, así como el asesoramiento y el apoyo a las familias interesadas en recuperar los restos de sus familiares asesinados y que permanecen enterrados en fosas comunes sin identificar. Y en su caso, la exhumación de los restos por profesionales cualificados (arqueólogos, antropólogos-forenses,...) para proceder a su posterior traslado y recibir una sepultura digna.

Durante los años 2012-2013 colaboran con la Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (ARICO) en la búsqueda y documentación de fosas comunes de desaparecidos durante la Guerra Civil en los municipios cincovilleses de Os Pintanos, Luesia y Sos a raíz de solicitudes de familiares que han llegado a ambas asociaciones.

...

[Más información en el dossier realizado por la Asociación Charata]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies