Política

CHA-Uesca recrimina al equipo de Gobierno el rechazo de “ordenanzas más sociales y sostenibles”

Para el coordinador de CHA-Uesca, David Félez, se rechazan "unas alegaciones que recogían reclamaciones históricas de la izquierda, basadas en la progresividad, la justicia social y la sostenibilidad ambiental"
| 23 diciembre, 2016 07.12
CHA-Uesca recrimina al equipo de Gobierno el rechazo de “ordenanzas más sociales y sostenibles”
David Félez (a la derecha) durante una rueda de prensa en Uesca.

Este pasado miércoles, el Pleno Municipal del Ayuntamiento de Uesca aprobó de forma definitiva las Ordenanzas Fiscales para el ejercicio 2017, rechazando las 13 alegaciones de CHA que recogían “reclamaciones históricas de la izquierda, basadas en la progresividad, la justicia social y la sostenibilidad ambiental, pero ahora que PSOE e IU gobiernan, han decidido abandonarlas en el cajón”.

Para CHA la propuesta aprobada por el Ayuntamiento de Uesca, “contempla el criterio de progresividad de forma claramente insuficiente, puesto que se presenta como criterio para la emergencia social, cuando la progresividad debería de aplicarse como concepto general beneficiando a la gran mayoría de la ciudadanía oscense”.

Para David Félez, coordinador de CHA-Uesca, “es sorprendente el rechazo a establecer medidas para favorecer la sostenibilidad medioambiental, como reducir el IBI a los edificios que ahorren energía, premiando de esta forma a quienes apuestan e invierten por la sostenibilidad e incentivando a los propietarios que cuenten con certificado energético”. Esta medida novedosa puede aplicarse desde el pasado 1 de enero a propuesta del Ministerio de Hacienda.

“También se ha rechazado la modificación de la tasa por Recogida Domiciliaria de Basuras porque el sistema actual consistente en una cuota fija por hogar es claramente injusta y discriminatoria, ya que actualmente la tasa no solo no es marginalmente creciente, sino que aparte de regresiva es marginalmente decreciente: a más basura generada, menos pagas por kilogramo”, reconocen desde CHA-Uesca. El Ayuntamiento oscense, “tampoco quiere incentivar el ahorro del agua, premiando en su recibo a quienes hayan reducido su consumo un mínimo de un 10%”, lamentan desde la formación aragonesista.

En cuanto al IBI, considerando que el alquiler de viviendas es una actividad económica, desde CHA se proponía “bonificar un 50% a las viviendas acogidas a programas de alquiler social, y con el objeto de poder gravar con un recargo de hasta un 50% las viviendas vacías pedíamos que el equipo de Gobierno desarrollara el reglamento necesario, para lo cual aportabamos como modelo el de la ciudad de Donostia, pero también ha sido rechazada esta propuesta”.

“También se ha rechazado la propuesta de apoyar al pequeño comercio –continúan desde CHA-Uesca-, gravando la implantación de grandes superficies comerciales con el incremento de la tasa un 50% en la licencia de apertura para locales de más de mil metros cuadrados, y también gravando a los que tengan una valoración catastral superior o igual a un millón de euros”.

“Estas y otras alegaciones, hasta trece, legales y argumentadas, deberían haberse tenido en cuenta y haber sido aprobadas, pero no ha sido así, poniendo de manifiesto la cobardía, falta de ambición y de coherencia y miopía política de los grupos municipales, especialmente los que sustentan el equipo de Gobierno”, concluyen desde CHA-Uesca.

23 diciembre, 2016

Autor/Autora


Vimeo
Ocurrió un error. Comprueba que el id 1756922 corresponde a un 0 y que existe.
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR