CHA presenta mociones para que la comarca de Sobrarbe y el Ayuntamiento de Broto apoyen a "Los 8 de Yesa"

José Ramón Ceresuela: “nadie que pacífica y dignamente luche por defender derechos tan fundamentales como la vivienda y el trabajo, debería estar perseguido por la justicia, ni aquí en Aragón, ni en ningún lugar del mundo y por ello, los 8 de Yesa, deben de estar libres de toda pena, porque no son delincuentes, son inocentes, porque la dignidad no es un delito”

Foto: Charo Soteras.

José Ramón Ceresuela, portavoz de Chunta Aragonesista en la Comarca de Sobrarbe y en el Ayuntamiento de Broto ha registrado sendas mociones para que estas instituciones muestren su apoyo a "Los 8 de Yesa".

El objetivo de CHA es que ambas instituciones "reivindiquen el derecho a la discrepancia y a la protesta, siempre que se manifieste de forma cívica y pacífica, como un elemento fundamental para construir una sociedad democrática y plural"; "consideren desproporcionada e improcedente la decisión de los responsables gubernativos, que conllevó una carga en Artieda absolutamente innecesaria", y por último "muestren su solidaridad con las personas que participaron en esta protesta pacífica y deseamos la absolución de los que ya se conoce popularmente como 'Los 8 de Yesa'".

Desde CHA recuerdan que el 10 de octubre de 2012 la CHE acudió a Artieda intentando materializar la expropiación de una buena parte de las tierras y medio de vida de sus habitantes, y una vez más, este pueblo manifestó su rechazo a verse privado de él. Como en anteriores ocasiones, los cuerpos y las voces fueron las únicas armas de los manifestantes, aseguran.

Como entonces, el poder del Estado tenía medios para resolver el conflicto desde la racionalidad y el respeto a la legítima discrepancia. Pero en esta ocasión, y puede suponerse que de forma premeditada, las cosas no fueron así. Esta vez, de una forma totalmente injustificada, Delegación del Gobierno ordenó una carga que la guardia civil ejecutó, advierten desde CHA. "Quienes defendían su hogar pacíficamente y sentados en el suelo, fueron brutalmente reprimidos con porrazos, golpes y tirones de pelo. Finalmente consiguieron, con sus propios cuerpos, frenar aquella desfachatez que dejó como resultado doce manifestantes heridos, pero un pueblo más digno y unido que nunca".

Pero su intención de atemorizar y amedrentar no acabó allí. Para asombro de todos, ocho de los manifestantes recibieron la notificación del juzgado por una imputación. Hoy se enfrentan a penas de prisión de entre 4 y 6 años de cárcel y multas de más de 22.000 €.

Desde Chunta Aragonesista consideran que nadie que "pacífica y dignamente luche por defender derechos tan fundamentales como la vivienda y el trabajo, debería estar perseguido por la justicia. Ni aquí en Aragón, ni en ningún lugar del mundo. Por ello, los 8 de Yesa, deben de estar libres de toda pena. Porque no son delincuentes, son inocentes. Porque la dignidad no es un delito".

CHA Sobrarbe sostiene que frente a quien les acusan de violentos, las imágenes que captaron las cámaras aquel 10 de octubre dan cuenta de la brutal realidad. Pero no sólo muestran los hechos objetivos, también son una perfecta metáfora de lo que aquel día ocurrió: Los nombres de Tiermas, Ruesta, Esco, Jánovas, Mediano, Itoiz, Artozki y todos los pueblos que estaban escritos en la pancarta que agarraban aquellas manos, eran el recuerdo de la negra historia de los embalses en el Pirineo. La historia, particular y colectiva, de todos y cada uno de los casi 4.000 aragoneses que tuvieron que dejar sus casas por esta injusticia.

Aquel 10 de octubre, la CHE pasó literalmente por encima de esa historia, sostienen.

"Porque defender nuestras casas y medio de vida no es un crimen, sino un derecho básico, y defender nuestro medio natural no es un capricho, sino un deber de todos".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies