CGT Uesca critica el trasvase del presupuesto de la oficina municipal de vivienda a entidades antiabortistas

Tras la aprobación de los presupuestos en el consistorio el sindicato hace una lectura “muy negativa” de este final de año, “ya que parece que la destrucción de empleo y el ataque a los derechos de los trabajadores y a las políticas sociales van a ser la norma de esta legislatura”, ejemplo de ello es la supresión de servicios sociales

alcalde
Ayuntamiento de Uesca. Foto: CC

Desde la sección sindical de CGT en el Ayuntamiento de Uesca han asegurado que ven “con preocupación” el desarrollo de la política en materia laboral del consistorio y auguran una legislatura muy conflictiva “si no cambia radicalmente sus acciones”.

Tras la aprobación de los presupuestos en el consistorio el sindicato hace una lectura “muy negativa” de este final de año, “ya que parece que la destrucción de empleo y el ataque a los derechos de los trabajadores y a las políticas sociales van a ser la norma de esta legislatura”.

Parece que las contratas de carácter social son las primeras en sufrir el giro reaccionario de gobierno municipal, primero con infancia y juventud, donde fueron despedidas tres trabajadoras y ahora va a ser la oficina municipal de vivienda donde otros tres también saldrán del ayuntamiento, pero lo más grave para CGT es que la corporación “elimine unos servicios públicos de reconocido prestigio que trabajaban con los más vulnerables y desfavorecidos de la ciudad, como los jóvenes y los afectados por la estafa inmobiliaria”.

La situación de la plantilla municipal “no es mucho mejor”, admiten desde CGT que anuncian que los problemas han empeorado. “Con un plan de consolidación para estabilizar empleo temporal sacado de la manga y publicitado en prensa, y sin ni un solo papel, informe ni negociación que lo explique, el ayuntamiento se ha encontrado con un paquete de denuncias por fraude de ley de casi setenta trabajadores municipales sin que todavía sepamos cual es la intención del ayuntamiento en este sentido”, subrayan desde la formación sindical.

Entre los problemas se encuentran, denuncian, el vestuario dado que la plantilla tiene que comprar su propia ropa o que sus prendas de alta visibilidad, consideradas como EPIs estén totalmente obsoletas, y con unas calidades tan bajas que dificultan el trabajo. “Pero lo realmente preocupante es los incumplimientos en materia de riesgos laborales, al sabido problema del parque de bomberos, se suma el estado de las naves municipales, servicios sociales y la flota de vehículos municipales, sin ningún plan económico que haga pensar en que haya ninguna intención de solucionar nada, solo reuniones, palabras y poco más”, añaden.

Además, desde CGT denuncian que no existe ningún tipo de negociación con la plantilla, y se funciona “a golpe de decreto, como se ha visto estas navidades con los conserjes de la casa consistorial o los bomberos”. También con “subidas de sueldo discrecionales sin ningún tipo de explicación”, mientras muchos y muchas trabajadoras todavía esperan, hace años, una respuesta a sus quejas por una valoración justa de sus puestos de trabajo.

Cabe destacar los problemas que se tienen en materia sindical, con la falsa promesa en boca del alcalde de renovación y arreglo del espacio asignado para trabajo sindical y que a día de hoy “se ha quedado en nada”, con un local que no cumple las condiciones mínimas para dar servicio “y con un mobiliario que debería estar en el contenedor hace tiempo”, contraviniendo el convenio y boicoteando la labor sindical.

La única cuestión económica en la que el ayuntamiento no ha tenido problema en la legislatura ha sido la unánime subida de sueldo de todos los y las concejalas y del alcalde, que alcanza un 40% de aumento, en contraposición a los últimos contratos por las jubilaciones de relevo que escasamente alcanzan los 600 euros mensuales, y que todavía el Ayuntamiento de Uesca no ha dado respuesta a las propuestas aportadas.

Asimismo, desde CGT han asegurado que se encuentran “perplejos” por las alianzas que se han dado en esta legislatura en la corporación con Vox y que han dado como resultado del trasvase de presupuesto de la oficina municipal de vivienda, llevándola a su cierre y el despido de su plantilla, en favor de asociaciones antiabortistas en forma de subvenciones, “lo que genera nuestro más absoluto rechazo y somos conscientes que los sindicatos combativos y de clase también estamos en el punto de mira de la ultraderecha, cosa que nos parece preocupante, pero que no nos va hacer reblar de nuestras posiciones”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies