CGT denuncia el derroche de fondos públicos que suponen las aulas concertadas redundantes

CGT Enseñanza ha presentado un informe sobre la situación de los conciertos educativos en la ciudad de Zaragoza, poniendo en relieve el despilfarro de recursos públicos que supone la concertación de aulas redundantes e instando a su no renovación en el próximo proceso previsto para enero de 2017. Tal y como apuntan desde CGT Enseñanza, un aula concertada supone un gasto público de 37.448,07 euros al año, según recoge el BOE.

CGT Enseñanza. Foto: AraInfo.

CGT Enseñanza, segundo sindicato en la educación pública, ha presentado este jueves un estudio sobre los conciertos educativos privados de la ciudad de Zaragoza, destacando el número de aulas concertadas redundantes que en estos momentos existen y proponiendo la no renovación de dichos conciertos de cara al próximo proceso de concertación, que está previsto que se inicie en próximo mes de enero.

Para entender esta cuestión, el responsable de CGT Enseñanza, Alfonso Alegre, realizaba un símil trasladándolo al ámbito de la sanidad pública y privada. “Todos hemos oído alguna vez que la consejería de Sanidad, en un momento determinado, plantea que hay que concertar con una clínica privada la máquina de Rayos X porque hay mucha lista de espera para realizar radiografías”, explicaba. “Cuando sucede eso –proseguía-, surge un debate, donde unos dicen que lo que habría que hacer es no concertar e invertir más en la sanidad pública, y otros dicen que si hay que resolver el problema de las listas de espera, se puede concertar con dicha clínica privada”.

“Sin embargo, a todos nos parecería kafkiano que si tenemos una máquina de Rayos X, profesionales sanitarios que pueden hacer las radiografías y no hay listas de espera, sería absurdo que estuviéramos al mismo tiempo concertando con una clínica privada”, destacaba Alegre durante la presentación. “Es decir, no tiene ningún sentido que cuando tenemos una capacidad que ya está pagada y que existe en el sector público, que al mismo tiempo lo queramos hacer con el sector privado para gastar dinero absurdamente. Esto es lo que está ocurriendo exactamente con la educación pública en la ciudad de Zaragoza”, sentenciaba el responsable del informe.

El planteamiento del estudio está realizado desde dos premisas básicas. La primera de ellas es que ningún alumno o alumna debería cambiar de colegio con la solución propuesta. Y la segunda de las premisas es que nadie quedaría escolarizado lejos de su casa y de esta forma, en ningún caso se superarían los ratios de alumnado. Además, el informe ha respetado las subzonas –lugar - de escolarización, salvo cuando la propia arbitrariedad supone una mayor distancia del alumnado al colegio.

Los criterios utilizados en el informe para hablar de aulas concertadas redundantes son tres: las aulas que si desaparecieran no supondrían ningún problema o aulas estrictamente innecesarias, las aulas que no serían necesario concertar si la Administración mantuviese la oferta de aulas públicas, y las aulas que se podrían cerrar si se usaran las aulas vacías que no tienen uso en la actualidad. “Por ejemplo, el colegio Santo Domingo tiene en estos momentos dos plantas cerradas porque están vacías”, aseguraba Alegre.

Así pues, según se desprende de este estudio, “sólo en la ciudad de Zaragoza nos encontramos con un total de 41 aulas que no deberían concertarse de nuevo en pro de una buena administración de los recursos públicos”. Desde CGT insisten en que “el próximo mes de enero la Administración tiene la oportunidad de apostar por la Pública y realizar un uso responsable de los recursos educativos o continuar con la concertación de aulas en centros privados que se encuentran vacías, con lo que dicho derroche supone para las arcas públicas”.

Tal y como apuntan desde CGT Enseñanza, un aula concertada supone un gasto público de 37.448,07 euros al año, según recoge el BOE. La no concertación de las aulas no necesarias, supondría un ahorro equivalente a alrededor de 120 profesores de apoyo, 5.143 becas, 25.000 becas de material escolar, 150.000 libros o 15.000 ordenadores, la contratación de 24 profesores o profesoras extras de apoyo en educación infantil o la contratación de 102 auxiliares de conversación nativos, por citar algunos ejemplos.

De esta forma, el análisis, que se ha realizado en distintos barrios de Zaragoza, divididos a su vez en subzonas y aplicando los tres criterios citados anteriormente, arroja unos datos que pueden llegar a suponer un ahorro de 823.490 euros solamente el primer año. “Consideramos que la comunidad educativa y la ciudadanía deben conocer estos datos y saber cómo afectan en detrimento de la escuela pública y a favor de la privatización de la enseñanza en Aragón”, apuntan. “Estamos utilizando la capacidad de la educación pública por debajo de su capacidad, al tiempo que mantenemos conciertos educativos que hay que pagar aparte, y que por tanto cuestan dinero”, advertía Alegre. “Se puede decir que los alumnos y alumnas aragonesas padecen una merma en la calidad de la educación, que reciben debido a la existencia de conciertos educativos no necesarios, con un coste anual de cinco millones de euros”, concluye el informe.

Por todo ello, CGT Enseñanza tiene previsto emprender una campaña informativa y una serie de movilizaciones en los barrios y colegios que más han padecido los cierres de aulas públicas a favor de las escuelas privadas concertadas.

También contemplan movilizar a otras organizaciones sindicales, políticas y sociales. La primera cita está prevista para este próximo viernes en las Cortes de Aragón, donde CGT presentará su informe a los grupos parlamentarios de Podemos, CHA e IU.

Puedes acceder al informe completo aquí.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR