CGT convoca una jornada de huelga en Adif y Renfe en defensa de los intereses laborales, sociales y económicos

El día 31 de octubre de 0.00 a 23.00 horas, "de forma masiva y aunque los servicios mínimos nos priven de una derecho a la huelga real, nos movilizaremos por la defensa de nuestras condiciones, para la mejora de las mismas, por nuestros intereses como clase trabajadora y la dignidad que supone poder prestar un servicio público de calidad y decente"

Foto: AraInfo

Tras la huelga del pasado 27 de julio, y meses de espera para que la situación se modificara con la entrada de nuevas direcciones en ADIF y RENFE, la situación de los ferroviarios y ferroviarias junto a las empresas, "sigue siendo idéntica, si es que no ha empeorado en algunos aspectos", aseveran desde el Sector Ferroviario de CGT (SFF-CGT). Por estos motivos, la sección de dicho sindicato ha convocado huelgas para las trabajadoras y trabajadores de las empresas Adif y Renfe el próximo día 31 de octubre de 0.00 a 23.00 horas.

Los motivos que llevan a promover esta movilización son, de forma común: la defensa de los intereses laborales, sociales y económicos de las trabajadoras y trabajadores.

En relación a la Sociedad Mercantil Estatal Renfe Viajeros, "la habitualidad en la supresión de servicios ya sea por falta de personal o de material, averías, retrasos, deterioro de la infraestructura, etcétera, ocasionando en muchos casos la prestación del servicio por carretera", es otro de los motivos añadidos por la formación sindical.

"A la situación anterior y la percepción por el viajero de pérdida en la calidad del servicio prestado por Renfe Viajeros y de la que los usuarios tienen noticias casi a diario, cuando no la sufren ellos mismos, hay que añadir la próxima liberalización del transporte nacional de viajeros por ferrocarril que impone el IV Paquete Ferroviario de la UE, así como las preocupantes noticias de la luz verde dada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) al proyecto de Intermodalidad de Levante (ILSA) para operar entre Madrid y Montpellier. Así como el anuncio de Arriva Spain Rail (propiedad de la operadora ferroviaria alemana Deutsche Bahn) para operar una línea ferroviaria internacional de viajeros entre A Coruña y Oporto en 2019".

Otro de los motivos para la huelga es, a juicio del sindicato, en relación a la Sociedad Mercantil Estatal Renfe Fabricación y Mantenimiento y la "política de externalización" del mantenimiento de material, "ya sea por la voluntad de la propia empresa o por la manifiesta falta de personal propio para poder acometer los trabajos de mantenimiento, más allá de la continua 'reflexión' sobre la comparación con la industria privada, y cuyas consecuencias son sobradamente conocidas por los y las viajeras extremeñas, varios núcleos de cercanías y afectados de la antigua FEVE".

Para CGT, "existe una tasa de reposición global que es totalmente insuficiente y que dificulta el mantenimiento de la producción en términos tolerables, lo que conduce al aumento de la externalización/privatización de las cargas de trabajo y a la disminución de las calidades en los servicios prestados".

Denuncian, por otra parte, la "privatización" de 12.000 kilómetros de vías por valor de 322 millones de euros, ya que según señalan, "serán gestionados por empresas privadas sin un control que garantice adecuadamente tanto, un mantenimiento correcto como la seguridad".

"Debemos tener en cuenta que las empresas privadas siempre tienden a garantizar rentabilidades por encima de cuestiones más importantes, a lo que debemos sumar la falta de control público de este mantenimiento y a lo que unimos la historia reciente sobre los sobrecostes que se han producido en la obra llevada a cabo en este país con dinero público", añaden.

Las consecuencias del aumento del grado de privatización de los servicios ferroviarios en las dos empresas, que trae consigo el "encarecimiento y deterioro de los servicios", supone en opinión del sindicato, "el abandono de líneas, el aumento de los accidentes y la disminución de los derechos laborales".

Reclaman también la aplicación de la Ley que mandata la negociación para reducir la jornada de las 40 horas semanales a 37,5 y que conllevaría "el aumento del empleo joven y el rejuvenecimiento de las empresas, que ahora mismo se sitúa en torno a los 55 años".

Por todas esta razones, el día 31 de octubre de 0.00 a 23.00 horas, "de forma masiva y aunque los servicios mínimos nos priven de una derecho a la huelga real, nos movilizaremos por la defensa de nuestras condiciones, para la mejora de las mismas, por nuestros intereses como clase trabajadora y la dignidad que supone poder prestar un servicio público de calidad y decente".

adif y renfe 2

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies