CCOO y UGT denuncian un "posible brote" de contagios en el centro de trabajo de Calatayud por la "falta de previsión" de Correos

Ambos sindicatos aseguran que en este momento se acumulan cinco casos entre positivos confirmados y casos probables pendientes del resultado de las pruebas, en una plantilla de 22 trabajadores y trabajadoras. “La empresa ha tardado dos semanas en reaccionar ante la acumulación de casos positivos”, subrayan.

Correos
Foto: Nacho (CC)

CCOO y UGT denuncian que en la oficina de Correos de Calatayud existe "un posible brote" de contagios por COVID-19, al acumularse en los últimos 14 días hasta tres casos confirmados y dos pendientes del resultado del test. "Tras detectarse el primer caso el día 23 de septiembre, la empresa no aplicó ninguna medida adicional de prevención para rastrear posibles contagios, ni consta que se realizase una desinfección a fondo de las instalaciones, mientras en los siguientes días se han ido sumando nuevos contagios, a pesar de ser un centro de trabajo pequeño sin ventilación natural", explican desde ambos sindicatos.

Asimismo, denuncian desde el inicio de la crisis sanitaria, que la empresa dirigida por Juan Manuel Serrano ha realizado "una gestión nefasta e irresponsable de la misma". "La empresa obligó a los trabajadores y trabajadoras a salir a repartir y atender las oficinas sin disponer mascarillas ni de ninguna otra protección, algo que en la primera fase de la crisis ya llevó a Correos a ser el segundo colectivo de empleados y empleadas públicas con mayor número de contagios, solo tras el sanitario", indican desde CCOO y UGT.

Aunque ante las protestas y la presión ejercida por los sindicatos se llegó a forzar el cierre de centros y se obligó a la empresa a dotar a la plantilla de elementos de protección, "la dirección sigue empeñada en hacer lo mínimo cuando aparecen casos, siguiendo un protocolo insuficiente que busca la ocultación de información que el reconocer la existencia de contactos estrechos, primando el mantenimiento de la actividad productiva de la empresa a toda costa".

El brote de Calatayud viene a sumarse a los que vienen produciéndose en varias localidades en todo el Estado español. Ambas organizaciones sindicales denuncian que la empresa "sigue sin contemplar ninguna medida adicional para la detección precoz de casos en los centros, y que no se reacciona con eficacia donde se confirma algún positivo, esperando durante días que sean las autoridades sanitarias quienes determinen cómo proceder".

“Los protocolos no funcionan, como lo demuestra el hecho de que aunque finalmente la empresa se haya gastado millones de euros en equipos de protección individual -mascarillas, guantes, gel hidroalcohólico y mamparas protectoras, entre otras- desde el final del estado de alarma el número de contagios totales no para de crecer, se producen brotes y la propia empresa reconoce que se han visto afectados por el virus casi 7.000 trabajadores y trabajadoras, entre contagios y contactos estrechos”, asegura Susana Lamarca, secretaria de Correos Zaragoza .

Para ambos sindicatos, "la responsabilidad es de la dirección de operaciones de la empresa que, respaldada por el presidente, Manuel Serrano, antepone la actividad y el negocio a la salud de sus plantillas". Mientras, “Correos contratará una auditoría externa para que diga que la gestión de la crisis sanitaria ha sido la adecuada, o mientras se anuncian gastos millonarios en publicidad y patrocinios, en plena segunda ola de contagios, la empresa continúa sin realizar pruebas o invertir en mayores medidas preventivas que garanticen la salud, tanto de sus trabajadores y trabajadoras como de los miles de ciudadanos y ciudadanas que se atienden a diario”, critica Susana Lamarca.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies