CCOO Aragón reclama medidas a las empresas para que protejan a sus plantillas de la ola de calor

El sindicato afirma que el riesgo laboral por altas temperaturas muchas veces no se identifica en los centros de trabajo y resulta preocupante, ya que a medio plazo, afecta gravemente a la salud de las personas y en casos graves puede suponer la muerte

infografía sobre la ola de calor

Los trastornos más importantes que puede provocar el exceso de calor son un síncope, con mareos y debilidad; el agotamiento, con sed, fatiga y una temperatura corporal cercana a los 39 grados, y, por último, el caso más grave, el del golpe de calor.

Este trastorno en el cuerpo produce taquicardia, respiración rápida, náuseas, convulsiones, confusión, pérdida de conciencia y, en situaciones extremas, puede conducir a la muerte.

Ante el peligro por exceso de calor y exposición al sol, Luis Clarimón, secretario de Salud Laboral de CCOO Aragón, insta al empresariado a acordar con los delegados y delegadas de prevención o los delegados/as de personal, aquellas medidas que en cada caso se estimen más adecuadas, como, por ejemplo, la flexibilización de la jornada laboral o la adaptación de los lugares o los equipos de trabajo.

Los sectores más afectados por este riesgo son el trabajo en el campo, la construcción, la conservación de carreteras, la jardinería o la hostelería entre otros… o los sometidos a lugares de trabajo con mucho calor, como cocinas, industrias o locales mal ventilados.

CCOO recomienda una serie de medidas preventivas a los empresarios de Aragón como son: facilitar ropa de trabajo ligera y los equipos de protección individual necesarios, trabajar bajo sombra usando toldos o carpas si es en el exterior, organizar el trabajo para reducir el tiempo o la intensidad de la exposición, flexibilizando la jornada laboral y estableciendo pausas y descansos, entre otras medidas.

“En definitiva, diseñar un plan de prevención de riesgos laborales que incluya las condiciones externas que afectan a la salud y bienestar de sus plantillas, considerando el estrés térmico y las medidas para afrontarlo y evitar sus riesgos”, argumenta Luis Clarimon.

En los meses de mayo y junio de 2022 el Instituto Carlos III atribuye 714 fallecimientos en el Estado español y 86 en Aragón debidos a las altas temperaturas.

El sindicato ignora cuantas de estas muertes están relacionadas con el trabajo, “pero son unos datos que las distintas administraciones publicas deberían segregar y analizar”, afirma Clarimon, porque “la protección de la salud y la vida de los trabajadores y las trabajadoras es responsabilidad de los empresarios y que estos tienen la obligación, por ley, de tomar las medidas necesarias para evitar los riesgos”.

Por otra parte, CCOO hace un llamamiento a la Inspección de Trabajo para que tenga en cuenta que, durante estos días, este factor del aumento de temperaturas es un problema de primer orden y visite aquellos lugares de trabajo donde el calor puede ser especialmente peligroso para comprobar que se cumple la ley.

La infografía elaborada no recoge consejos de protección individual, sino que insiste en las medidas de protección colectiva y cambios en la organización del trabajo, exclusivamente competencia de la empresa y la normativa sobre temperaturas en centros de trabajo.

También está disponible en la web “El golpe de calor en trabajos al aire libre”.

Según Clarimón, “desgraciadamente está muy arraigada la idea de que el calor es un peligro natural, algo que no podemos evitar, eso es un enfoque erróneo que hace que estos episodios de altas temperaturas, previsibles, no se incorporen a la prevención de riesgos laborales”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies