Carta a la Zaragoza diversa y plural

Más de tres generaciones, hijxs de migrantes, han caminado y siguen caminando en tus calles pasando desapercibidas, hasta que tu sociedad ha envejecido y entonces, empezasteis a ver las marcas de la soga que habéis puesto en nuestros cuellos. Hoy te escribimos porque queremos recordarte que llevamos décadas, antes del primer delito de odio reconocido en tus entrañas madre patria, intentando deshacernos del verdugo que ha despolitizado nuestros cuerpos hasta hoy, que aún seguimos intentando deshacernos de una parte de esta soga que para aniquilar nuestra existencia nos niega el ser: ¿De verdad eres plural y diversa, querida Zaragoza? Te …

Zaragoza
Protesta de la Comunidad Negra Africana y Afrodescendiente en Zaragoza. Foto: Rocío Durán (AraInfo)

Más de tres generaciones, hijxs de migrantes, han caminado y siguen caminando en tus calles pasando desapercibidas, hasta que tu sociedad ha envejecido y entonces, empezasteis a ver las marcas de la soga que habéis puesto en nuestros cuellos.

Hoy te escribimos porque queremos recordarte que llevamos décadas, antes del primer delito de odio reconocido en tus entrañas madre patria, intentando deshacernos del verdugo que ha despolitizado nuestros cuerpos hasta hoy, que aún seguimos intentando deshacernos de una parte de esta soga que para aniquilar nuestra existencia nos niega el ser: ¿De verdad eres plural y diversa, querida Zaragoza?

Te voy a contar una de nuestras tantas anécdotas sucedidas en tu territorio. El 26 de junio, una negra, una gitana y una sudaca, fuimos invitadas a participar en un pleno para presentar una Moción contra el Racismo Institucional y una vez más fuimos testigos de la jerarquía supremacista que recorre los canales de tu polis, donde los blancos deciden qué es o no racismo y nuestras voces vuelven a ser una vez más silenciadas, utilizadas y, nuestros cuerpos ninguneados para legitimar sus discursos paternalistas y caritativos que nos aparta, nos rechaza.

Parece que la población blanca sabe más de racismo que la población migrada y racializada, cuando ustedes no tienen que esperar tres años o más para poder ser garantes de derechos o cuando un DNI tampoco te los garantiza por tu raza y color de piel. Nos obstaculizan el acceso al trabajo, la educación superior, el alquiler de una vivienda, la asistencia médica, etc. hasta para abrir una cuenta bancaria tenemos problemas en un mundo capitalista imperante.

Sus instituciones blancas siguen sosteniendo las bases colonizadoras en las que han construido su sociedad, basada en un poder supremacista blanco patriarcal: Leyes de extranjería, CIEs, centros de menores, economía sumergida, trabajos precarizados, fronteras, redadas, etc. Insistimos, ¿de verdad ustedes creen que el racismo en sus instituciones no existe?

Estamos ante una sociedad tan hipócrita que, en el discurso contra esta Moción utilizado por C's, se ha jactado, de la manera más cínica y grotesca posible, del trabajo, la organización y el discurso político de nuestras vidas, las negras, las no blancas, apropiándose de ello para decirnos que estamos en una de las ciudades más diversas y plurales del país.

Las generaciones de ahora, hemos sido quienes hemos tomado el espacio público para gritarles a ustedes que dejen de violentar y criminalizar nuestras vidas, que desde el momento en que nacemos estamos obligadxs a librar una lucha que no hemos elegido. Nuestra sola presencia es símbolo de resistencia. Gracias entonces Zaragoza por no apalearnos y permitirnos ejercer nuestro derecho a manifestarnos.

En el ámbito político tanto la izquierda como la derecha son abiertamente racistas, ya que su discurso se fundamenta en la educación que les ofrece el sistema racista colonial tan bien arraigada en su “sistema de valores”.

La izquierda en un intento de ser antirracistas, hace discursos abiertamente racistas apelando a su bondad generosa, que no te da la red para pescar, quiere darte el pescado, el que les sobra.

Ahora nos cuestionamos si el producto de esa moción hubiese salido positivo, ¿qué incidencia hubiera tenido en nuestras vidas? Tomemos de ejemplo Barcelona y obtendremos respuesta. En nada.

Si, en nada, porque sería llevada a cabo por esas mismas personas blancas, racistas y paternalistas que con estas acciones, persiguen sostener las etiquetas de solidaridad, inclusión y diversidad, que manipulan nuestras vidas a favor de las suyas.

No ha acabado la esclavitud, se ha transformado. Nada más hay que ver en qué sectores laborales más precarizados, siendo nosotrxs la mano de obra barata, les servimos: limpiamos vuestra casa, cuidamos vuestrxs ancianxs, trabajamos vuestra tierra, servimos vuestra comida, prostituimos nuestros cuerpos...

¿De verdad no estamos ante una neoesclavitud?, ¿esta faceta de productividad económica es aleatoria? No sabemos nosotrxs lxs migrantes y/o racializadxs hacer otra cosa más que alimentarle su meritocracia a base de impedir la igualdad de oportunidades a quiénes no son como ustedes, blancos.

Y para vosotros el espacio seguro y progre, permítanos decirles que no somos vuestros monigotes para seguir alimentando vuestro ego. Vosotrxs mantenéis vuestros privilegios y sacáis tajada de ese royo “buenista”. No dejáis de ser protagonistas y parece que tenemos que agradecerles todo el tiempo. Nosotrxs tenemos voz y cuerpo, no necesitamos gurús, necesitamos vuestras alianzas y acompañamiento desde la cercana horizontalidad, la que no tenéis que demostrar.

Hay mucho postureo, muchxs de esxs que van por ahí con el puño en alto y con camisetas Black Lives Matter, son precisamente quiénes señalan a nuestros compañeros jóvenes que vienen sin sus familias en búsqueda de una vida mejor, para criminalizarles y despojarlos de protección porque los niños blancos no fuman, no beben, no montan fiestas, son ejemplares y nosotrxs lxs extranjerxs aquí solamente venimos a trabajar, ¿no es esto deshumanizante?

Muchos de esxs que se hacen llamar educadores sociales, son otra arma más del Estado, que amedranta a unos jóvenes que más cicatrices y duelos no pueden cargar ya en su existencia, son los que, con su doble moral, apelan a una educación basada en el espionaje, el chantaje y la degradación y nos reímos de sus años perdidos en la institución, esa misma que les educa para ser racistas y perversxs.

Ustedes se han apropiado de todo, tanto, que cuando les decimos “blancos” se ofenden, que cuando manifestamos rabia nos ponen en el centro de la diana para legitimar vuestros discursos de odio. Ustedes son los únicos que pueden odiar, enfadarse, cometer errores… Nosotrxs tenemos que mantenernos intachables para no incomodarles tanto a lxs abiertamente racistas como a lxs buenistas.

Tengan ustedes algo en claro, no pararemos. Como dijo Kerry James: toda acción trae consigo una reacción.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies