Camp Nou, punto de partida para la independencia

Una puesta en escena impecable. Una hora más tarde de lo previsto, pero impecable. Mientras el Orfeó Català y la Cobla de Cambra de Catalunya interpretaban ‘Els segadors’, un espectacular mosaico humano convertía el Camp Nou en un mensaje claro y nítido: "Freedom for Catalonia, 2014". Acto seguido, els ‘castellers’ de Vilafranca alzaban un 3 de 9, el ‘castell’ más alto conocido. Es el resumen del punto culminante del ‘Concert de la llibertat’, que reunió, el sábado 29 de junio, a más de 90.000 personas en el estadio del FC Barcelona para reivindicar el derecho a decidir y, directamente, la …

Imagen del mosaico Foto: Albert García
Imagen del mosaico humano formado por el público del Camp Nou. Foto: Albert García
Imagen del mosaico humano formado por el público del Camp Nou. Foto: Albert García

Una puesta en escena impecable. Una hora más tarde de lo previsto, pero impecable. Mientras el Orfeó Català y la Cobla de Cambra de Catalunya interpretaban ‘Els segadors’, un espectacular mosaico humano convertía el Camp Nou en un mensaje claro y nítido: "Freedom for Catalonia, 2014". Acto seguido, els ‘castellers’ de Vilafranca alzaban un 3 de 9, el ‘castell’ más alto conocido.

Es el resumen del punto culminante del ‘Concert de la llibertat’, que reunió, el sábado 29 de junio, a más de 90.000 personas en el estadio del FC Barcelona para reivindicar el derecho a decidir y, directamente, la independencia. Pero todavía después del mosaico vino lo mejor del repertorio. A capela, y demostrando que los seis años fuera de los escenarios no le han pasado factura, Lluis Llach interpretó ‘Venim del nord, venim del sud’, punto de partida de una segunda parte en la que diversos artistas repasaron las canciones más conocidas del cantautor de Girona.

Un repaso que concluyó con el himno del concierto: ‘Tossudament alçats’ -Tozudamente alzados-, una canción escrita por Llach tras el primer desengaño del Estatut en 2006 e interpretado por el propio cantautor con la ayuda de la sesentena de grupos y cantantes que inundaron el Camp Nou de canciones y reivindicaciones durante toda la tarde.

Previamente, grupos de los Països Catalans y de fuera, como Fermín Muguruza o Paco Ibáñez, habían intepretado canciones de hoy y ayer, ante un público entregado y, en momentos, apenas visible bajo el manto de las esteladas.

Necesidad de un calendario

La presidenta de Òmnium Cultural, Muriel Casals, fue la encargada de leer el manifiesto de la ocasión, en el que reivindicó que "en el siglo XXI, nadie puede prohibir un referéndum democrático". "Estamos aquí para afirmar que queremos ejercer la democracia sin barreras, pacíficamente", comenzó Casals, añadiendo que "la causa de la independencia de Catalunya no es contra nada ni contra nadie. Es a favor de una vida mejor para todos".

La presidenta de la entidad organizadora del concierto también tuvo palabras para la clase política -presente en el concierto-, a la que pidió "ir concretando un camino que es complicado pero que no puede postergarse". "Sabemos que los tiempos de la política exigen una serie de pasos, pero también constatamos la necesidad de no perder el impulso que proviene de una sociedad movilizada y organizada que ha asumido su protagonismo. Los partidos parlamentarios gestionan un capital de ilusiones muy importante y deben ser conscientes de las expectativas que se han generado y que necesitan ser concretadas en el calendario", concluyó.

Beñat Zaldua | NAIZ

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies