Biscarrués: 20 años luchando contra el hundimiento de su futuro

Lo de Biscarrués es de libro: un proyecto inútil de pantano entre otros dos ya existentes que abastecen de sobra a los regantes y la población aragonesa, que supondría el hundimiento de un pueblo entero (Erés) y las tierras de otros tantos (1.000 hectáreas en total quedarían, en el proyecto inicial, debajo del agua)…Un presupuesto exagerado y aberrante en el contexto socio económico actual y, por último, la destrucción inadmisible del río Gállego y su biodiversidad. Los elevados costes económicos, sociales y ambientales no compensan en absoluto los supuestos beneficios que se pretenden conseguir, y obedece claramente (los vecinos de …

Lo de Biscarrués es de libro: un proyecto inútil de pantano entre otros dos ya existentes que abastecen de sobra a los regantes y la población aragonesa, que supondría el hundimiento de un pueblo entero (Erés) y las tierras de otros tantos (1.000 hectáreas en total quedarían, en el proyecto inicial, debajo del agua)…Un presupuesto exagerado y aberrante en el contexto socio económico actual y, por último, la destrucción inadmisible del río Gállego y su biodiversidad.

Los elevados costes económicos, sociales y ambientales no compensan en absoluto los supuestos beneficios que se pretenden conseguir, y obedece claramente (los vecinos de Murillo y Biscarrués no dejan de repetirlo) a una obcecación política que persiste desde hace más de 20 años.

Compañerxs de Toma la Tierra hemos llegado a la zona de Riglos, en Huesca, como parada obligatoria de la gira después de la participación de la lucha contra el pantano de Biscarrués en la II Mesa redonda de luchas en defensa de la tierra que organizamos en Rurales Enredados.

Con la excusa de las X Jornadas del Rio Gállego, que han tenido lugar este pasado fin de semana entre Biscarrués, Murillo de Gállego y Santolaria de Galligo, nos hemos acercado a estos pueblos en lucha por la defensa de sus ríos, sus tierras y su futuro económico (muy orientado a actividades de ocio alrededor del río que desaparecerían si el pantano se llegara a construir).

En su 25 aniversario, la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos, la asociación de Nabateros d´a Galliguera y la Asociación de Amigos de la Galliguera han organizado unas jornadas para acercar a cientos de personas a disfrutar de sus parajes con una marcha por la Galliguera, comidas populares, charlas sobre ecología y sequía, anillamientos de aves con SEO/Bird life, un concurso de fotografía, talleres de apicultura y elaboración de quesos, una feria de degustación de productos artesanos de la zona y el tradicional descenso del río en nabatas.

Visitamos, por último, el pueblo de Eres, que aunque el proyecto de pantano ha debido rectificar y reducir su capacidad para no hundirlo bajo las aguas por la presión popular, quedarían sus tierras de cultivo en serio peligro.

En la plaza del pueblo, Leonor, una vecina octogenaria que lleva luchando contra el pantano desde los inicios (allá por 1987), nos relató la lucha y nos acercó un poco más al espíritu de rebeldía y empoderamiento de esta comarca oscense. Un enorme fresco pintado en la pared del aljibe gritaba el sentimiento de estos pueblos unidos contra la confederación de aguas aragonesas y la clase política que pretende destruirles: “Mi son es el cántico del río herido, mi arrebato el clamor de un pueblo en su defensa”.

Toma la Tierra

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies