#conflictoAvanza  Movimientos

AUZSA sigue sin escuchar a la plantilla y el ayuntamiento anuncia que no mediará

Las reuniones entre la empresa y los trabajadores continúan sin establecer puntos en común para la negociación del convenio, mientras el ayuntamiento anuncia que deja de actuar como mediador en el conflicto
| 1 abril, 2016 19.04
AUZSA sigue sin escuchar a la plantilla y el ayuntamiento anuncia que no mediará
Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo).

Este viernes se ha celebrado la enésima reunión en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA), entre la empresa concesionaria de los autobuses urbanos públicos de Zaragoza y el comité de empresa con el fin de negociar un convenio que pueda poner fin a los 114 días de huelga.

La empresa, ha argumentado que si la plantilla no desconvoca los paros no negocia, y que su oferta en el Ayuntamiento es la última. Desde el comité de empresa entienden que AUZSA no ha encajado el resultado del referéndum en el que los trabajadores y trabajadoras rechazaron contundentemente su denominada última propuesta.

“AUZSA quiere autoconvencernos a los trabajadores, de que tenemos que aceptar recortes en los derechos que ahora tenemos adquiridos en el actual convenio, a cambio de un supuesto incremento salarial, que no es tal”, advierten desde la representación de la plantilla, y siguiendo su mandato se han negado a desconvocar los paros sin que haya acuerdo definitivo de convenio.

El SAMA ha propuesto a la empresa que reflexione y les ha convocado a una nueva reunión el lunes, fecha que AUZSA ha declarado no poder asistir, con lo que la próxima reunión se celebrará el próximo martes, 5 de abril, a las 10.30 horas.

El comité de empresa rechaza la imposición que AUZSA plantea para seguir negociando y no desconvocará los paros. “A nuestro entender, su actuación se debe a la falta de argumentación para justificar su propósito de no firmar convenio alguno y seguir prolongando al laudo que le permite la congelación salarial de la plantilla y a su vez el incumplimiento de los pliegos de condiciones que rige la concesión de la contrata del servicio de autobús urbano”.

Desde el comité han manifestado su disposición a seguir negociando, “pero visto este escrito – en referencia a la última propuesta – que mencionamos, la empresa no quiere negociar bajo el principio de buena fe y ello dificulta cualquier medida por parte de este comité para aminorar los paros que se están realizando en la actualidad”.

Los representantes de la plantilla instan al Ayuntamiento a que, “en el caso de que AUZSA se niegue a retomar las negociaciones del Convenio Colectivo, efectúe la mediación correspondiente para obligar a las partes a continuar con dichas negociaciones, tomando las medidas oportunas para ello hasta la finalización de este conflicto que todos deseamos, aunque no compartimos su intención de aumentar el porcentaje de servicios mínimos en diferentes líneas, puesto que esa medida solo fortalece a la empresa para continuar su chantaje a la ciudad y debilita el derecho a la huelga de los trabajadores”.

El consistorio se retira de la mediación

El Ayuntamiento de Zaragoza se retira de la mediación en el conflicto entre los trabajadores y la dirección de AUZSA, concesionaria del servicio público de autobús, y buscará «un facilitador» externo además de estudiar línea por línea las afecciones a la ciudadanía de la huelga de autobús para mejorar los servicios mínimos.

Así se ha acordado en la Junta de Portavoces que se ha celebrado hoy en el Ayuntamiento de Zaragoza, presidida por el alcalde, Pedro Santisteve, y que ha permitido suspender la convocatoria del pleno extraordinario que ayer habían solicitado todos los grupos de la oposición para debatir sobre el conflicto del autobús urbano.

Una reunión tras la que han comparecido ante los medios el propio alcalde para dar cuenta de los acuerdos alcanzados, el portavoz de Zaragoza en Común, Pablo Muñoz, y los portavoces del resto de los grupos: Jorge Azcón (PP), Carlos Pérez Anadón (PSOE), Sara Fernández (Ciudadanos) y Carmelo Asensio (CHA).

Todos han mostrado su satisfacción por la decisión alcanzada y la retirada de la mediación desde el ayuntamiento. En este sentido, Pablo Muñoz ha reconocido que ha habido «demasiada implicación» por parte del ayuntamiento y de ahí que se haya optado por buscar una «equidistancia con un mediador externo con funciones de facilitación».

«No es un cambio de portavoces de uno por otro, sino de cambiar la posición», ha advertido Pablo Muñoz.

El alcalde ha agradecido la «corresponsabilidad» de los grupos de la oposición «de sumarse» para que las partes vean la neutralidad del consistorio y que es «un conflicto privado». Respecto a la modificación de los servicios mínimos para aminorar las afecciones a la ciudadanía, Muñoz ha explicado que serán los servicios técnicos los que estudien cómo se aplican en función de las líneas y franjas horarias.

Una propuesta que se deberá entregar primero a los grupos municipales y que no estará hasta la próxima semana, fecha para la que también se espera contar con la medida de cómo se establecen las devoluciones a la ciudadanía por las afecciones de la huelga y que se sufragarán con los ahorros conseguidos por parte del ayuntamiento con la huelga.

1 abril, 2016

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR