Aumentan las voces que apuestan por la autogestión para Tata Hispano

Tras la manifestación del pasado jueves, 3 de octubre de 2013, donde cientos de personas se sumaron en Zaragoza a la protesta por el cierre de Tata Hispano, que implica el despido de cerca de 400 trabajadores y trabajadoras, cada día son más las voces que se suman a la apuesta por la autogestión como modelo para la factoría aragonesa. La multinacional de la automoción recibió hace tres años 10 millones de euros como subvención de la administración dentro de uno de los muchos “planes para la competitividad”, tanto dentro de la plantilla como desde algunos sindicatos y organizaciones políticas …

Foto: Primo Romero
Foto: Primo Romero
Foto: Primo Romero

Tras la manifestación del pasado jueves, 3 de octubre de 2013, donde cientos de personas se sumaron en Zaragoza a la protesta por el cierre de Tata Hispano, que implica el despido de cerca de 400 trabajadores y trabajadoras, cada día son más las voces que se suman a la apuesta por la autogestión como modelo para la factoría aragonesa.

La multinacional de la automoción recibió hace tres años 10 millones de euros como subvención de la administración dentro de uno de los muchos “planes para la competitividad”, tanto dentro de la plantilla como desde algunos sindicatos y organizaciones políticas se valora la posibilidad de que este dinero se emplee como parte de un compromiso público para facilitar que los trabajadores y trabajadoras puedan asumir el control y gestión de la fábrica.

En las Cortes de Aragón se han podido escuchar propuestas en este sentido, así Joaquín Palacín, diputado de CHA, reclamaba en el Palacio de la Aljafería “que el Gobierno de Aragón defienda los puestos de trabajo en Tata, con un compromiso de futuro digno. El Gobierno debe apoyar a los trabajadores y trabajadoras para que puedan establecerse como cooperativa”.

Por su parte Zésar Corella, coordinador nacional de Puyalón de Cuchas, explica que “los sucesivos gobiernos del estado español continúan impulsando una economía colonial basada en la industria extractiva. Y, por su parte, el Gobierno de Aragón está desaparecido, ausente, sin idea alguna que poner en marcha para detener la sangría de cierres patronales. Entre ambos están desmantelando la economía productiva aragonesa. Ante esta situación la izquierda independentista refuerza su compromiso con el modelo de autogestión para todos los sectores económicos”.

OSTA exige el mantenimiento del empleo en Tata Hispano

El sindicato aragonés OSTA explica que “el anuncio de cierre de la planta de Tata Hispano es el resultado de la dejadez y mala gestión que la multinacional ha hecho de ella. El Ayuntamiento de Zaragoza y el Gobierno de Aragón tienen que asumir su responsabilidad, ya que no han defendido a una de las mejores empresas de la industria aragonesa, implantada en Zaragoza desde el año 1939”.

“El Gobierno no puede hacer una labor exclusiva de certificar la muerte de nuestras empresas, tiene la obligación de asumir un papel mas activo, si quiere ser dinamizador de la política industrial de Aragón. Debe prever y adelantarse a los problemas porque forma parte importante de su responsabilidad. Una política seria no pude ser un compendio de ocurrencias de más de lo mismo. Desde OSTA apostamos, como recogen nuestros estatutos aprobados en el II Congreso Nacional, por avanzar hacia fórmulas de co-gestión y autogestión en el ámbito de la empresa, con el fin de alcanzar el democratizar el trabajo, democratizar el capital y democratizar la democracia” señalan desde el sindicato.

OSTA continúa explicando que “por todo ello exigimos al Gobierno de Aragón que anteponga la propuesta de conformar una Sociedad Anónima Laboral a la oferta oportunista de Benseny, ya que ha quedado demostrado que Hispano, bien organizada y estructurada, tiene viabilidad y futuro. Entendemos, que una vez mas, las instituciones han dejado desamparados a los trabajadores de una empresa aragonesa, dejando que las multinacionales campen a sus anchas, con el consentimiento del Gobierno de Aragón y del Ayuntamiento de Zaragoza. Cuando estas multinacionales se instalen en Aragón, el propio Gobierno debería exigirles un plan a medio y largo plazo de viabilidad, ya que no se pueden seguir repitiendo los cierres de empresas, a pesar de los esfuerzos que están realizando los trabajadores”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies