#CuencasMineras  Movimientos

Asociaciones de las comarcas del Xiloca, Gúdar-Chabalambre y Cuencas Mineras firman un manifiesto para la “pervivencia” de sus pueblos

En él reclaman “posibilidades de trabajar y emprender en estas tierras para acreditar un sustento merecido, que las instituciones a las que se contribuye provean medios, servidores públicos e infraestructuras de manera que la solidaridad llegue al día a día con suficiencia y justicia”
| 23 noviembre, 2018 13.11
Asociaciones de las comarcas del Xiloca, Gúdar-Chabalambre y Cuencas Mineras firman un manifiesto para la “pervivencia” de sus pueblos
Montalbán (Cuencas Mineras). Foto: Biquipedia

“Vivir en un pueblo es sentirse parte de un lugar único, convivir con sus gentes, encajar el proyecto personal y familiar en uno comunitario del que se asume protagonismos y corresponsabilidad”. Así comienza el manifiesto firmado por las asociaciones de las comarcas del Xiloca, Gúdar-Chabalambre y Cuencas Mineras y que se presenta como un alegato en defensa de la pervivencia de sus pueblos.

En él reclaman “posibilidades de trabajar y emprender en estas tierras para acreditar un sustento merecido, que las instituciones a las que se contribuye provean medios, servidores públicos e infraestructuras de manera que la solidaridad llegue al día a día con suficiencia y justicia”.

Por su parte, aportan “fe en el futuro desde un presente comprometido, actuando y reivindicando”. Por eso, ante la visión de sus pueblos deshabitados, muchos de ellos al borde de la desaparición, dichas asociaciones comprendieron que era “el momento de estar a la altura de nuestro deber, de reunirnos y decidir la manera de arrimar todos el hombro para luchar conjuntamente por la revitalización de nuestros pueblos de nuestra comarca y la provincia a través de Planes Integrales y medidas trasversales”.

Entienden con ello, “que si no luchábamos por esta tierra nosotros, sus propios vecinos, hijos y amigos, menos lo iban a hacer los demás y que si nuestro pueblo, comarca y provincia se hundían definitivamente sin hacer nada por evitarlo, la principal responsabilidad de su ocaso recaería sobre nosotros y la Historia nos juzgará, como un pueblo pasivo que se dejó morir en la dejadez y la abulia”.

“La adversa situación nos obliga, antes que nada, a oponernos con todas nuestras fuerzas a que se hagan recortes sobre unos servicios tan escasos y precarios como los que tenemos en la comarca y provincia, porque eso supondría hundir del todo nuestra tierra; pero también a seguir luchando al mismo tiempo por Planes Integrales, por medidas que son básicas, inaplazables y urgentes para ir reduciendo las abismales desigualdades que padecen nuestros pueblos”, continúa el manifiesto.

En definitiva, según explican, necesitan un “ideario claro y actualizado” para seguir trabajando “eficazmente” por sus “pueblos, comarcas y provincias”.

Ideario básico de la propuesta

Desde estas asociaciones precisan que el camino que tienen que recorrer en defensa de un Plan Integral debe de ser uno al que se puedan incorporar otras medidas que se puedan adoptar.

Consideran que es necesario un Plan Integral que se convierta en un referente para la comarca y que debe tener cuatro elementos esenciales: todas las propuestas deben estar basadas en medidas básicas y necesarias para la revitalización de los pueblos y la comarca; se elige el ámbito natural de la comarca, que no necesariamente coincide con las delimitaciones administrativas, sino que tiene que ver con las relaciones económicas, sociales, culturales y afectivas de sus gentes y organizaciones; puede ser un plan autóctono elaborado desde el propio territorio y las instituciones (DPT y DGA); y un plan que se gane el respeto y apoyo de las asociaciones, los sindicatos, patronal, la ciudadanía y medios de comunicación.

En su opinión, este Plan Integral debe ser un “todo transversal, donde es necesario que se pongan en marcha con rigor y coherencia todas las medidas contenidas en él, ya que todas guardarán una fuerte relación entre sí, de tal manera, que cada una de ellas incremente la eficacia de las demás y, viceversa, que la carencia de unas merma o hace estéril la eficacia de otras”.

Para ello se requiere, entre otras cuestiones, disponer de trabajo y vivienda en los pueblos; mejorar la calidad de vida de las personas mediante proyectos que estimulen su realización personal, mejorando su autonomía, capacidad crítica, convivencia y participación; la consecución de las infraestructuras y servicios básicos que todavía no tienen; desarrollar una verdadera política de inversiones y de oportunidades para las personas emprendedoras y para optimizar e incrementar un tejido empresarial creativo, competitivo, e innovador; que las comarcas que sufren mayor desigualdad y atraso se consideren zonas rurales que revitalizar, con ayudas que estimulen el talento, la innovación social y empresarial, la creatividad; y que los planes de desarrollo rural en cada comarca concreta sean autóctonos.

Consideran “imprescindible” mantener un rasgo trasversal y horizontal que les caracterice. “Luchamos por nuestros pueblos, no a favor o en contra de ningún partido, aunque es evidente que la fuerza que gobierna las administraciones es a la que nos toca plantearle las demandas y, por lo mismo, la que recibe la crítica positiva o negativa”, subrayan.

“Entendemos que los Planes superan las ideologías, ya que remiten a las necesidades de todos los que vivimos en los pueblos, comarcas, etc. Pensemos de una manera o pensemos de otra, y porque en una zona donde somos tan pocos y las cosas están tan mal, es más necesaria que en cualquier otro lugar la unidad de todos”, añaden.

De igual forma, aspiran a conseguir el acercamiento y el consenso entre la sociedad civil y las instituciones “para actuar todos en un proyecto compartido, plural y abierto, que en su diversidad comparte un horizonte de bienestar, solidaridad y libertad, planteando, por tanto, acciones conjuntas entre todos los agentes y administraciones involucradas cuando las circunstancias así lo demanden”.

Reclaman también medidas que incorporar a un Plan Integral, como puede ser un “sistema fiscal justo, eficaz, ágil, transparente, que estimule el trabajo y el emprendimiento en nuestros municipios, que desincentive a quienes sólo buscan subvenciones y pelotazos a corto plazo y apuesten, en cambio, por proyectos comprometidos generadores de empleo de calidad, actividades competitivas, y una reinversión en el territorio”.

Por otro lado, se oponen a la desaparición de ayuntamientos y demandan restablecer los concejos abiertos en aquellas localidades que de forma mayoritaria deseen recuperarlos. “Los ayuntamientos no son una fuente de gastos, sino todo lo contrario, pueden ser un ejemplo de autogestión de los recursos locales por los vecinos”, aclaran.

Asimismo, reclaman banda ancha en todos los pueblos con una administración electrónica “a escala autonómica, provincial y municipal que facilite el ejercicio de la ciudadanía, con criterios de transparencia informativa y participación efectiva en las decisiones públicas”.

Agilidad en el asesoramiento técnico, en el apoyo financiero y en la tramitación administrativa de las iniciativas que creen nuevos negocios o empresas generadoras de empleo; crear multiservicios y empleados laborales multifuncionales en los municipios para tareas de mantenimiento, conservación, rehabilitación de viviendas…, en los pueblos para fijar e incrementar población; y la posibilidad de un organismo logístico y natural de carácter comarcal capaz de asumir y gestionar tareas supramunicipales, son otras de las medidas que se destacan en el manifiesto.

También solicitan un plan de montes mediante tareas de repoblación, cuidado, mantenimiento y limpieza que fijen población; facilitar un envejecimiento activo, reconociendo el valor de las personas mayores como capital humano, como ciudadanos y ciudadanas generadoras de capital social, y como agentes relevantes en la regeneración de los pueblos; y el incremento de la asistencia a domicilio a personas dependientes, residencias y creación de casas tuteladas.

Por último, incluyen el mantenimiento e incremento de los servicios en los centros de salud, urgencias y rechazan la pérdida de especialistas. Además de mantener la escuela rural, defender las actuales ratios y el transporte escolar.

Por todo ello, desde estas asociaciones consideran que deben hacer un frente común “para conseguir una cultura rural que resalte los valores positivos que siempre hemos tenido y no hemos sabido hacer visibles”.

A su juicio, “la salida sólo será posible con la total implicación social y política que habita en la comarca, creando su propia plataforma ciudadana, reivindicativa, crítica consigo misma y de compromiso con sus gentes y su tierra”.

23 noviembre, 2018

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR