Movimientos

Armillas, un ejemplo de cómo los intereses privados priman por encima de los públicos

La plataforma de personas afectadas de este pequeño municipio, perteneciente a las Cuencas Mineras, se opone a que el Gobierno de Aragón pueda autorizar una “ocupación urgente de terrenos privados” para que la empresa Minera Sabater extraiga el mineral por un camino que es privado en buena parte del recorrido
| 28 octubre, 2017 07.10
Armillas, un ejemplo de cómo los intereses privados priman por encima de los públicos
Armillas. Foto: Ayuntamiento de Vivel del Río

Armillas es un pequeño municipio agrupado a Vivel del Río Martín que forma parte de la Comarca de las Cuencas Mineras de Teruel. Tras la guerra civil, la población emigró a las grandes urbes en busca de un trabajo con el que poder alimentar a sus familias. Son las décadas 40-70, en las que el pueblo pierde una sexta parte de la población, de 300 a principios de la guerra civil española, hasta 50 en 1970.

En la década de los 80, gracias al esfuerzo de los y las habitantes de Armillas se consiguen grandes avances en infraestructura para el pueblo. Se logra llevar agua corriente a las casas, procedente del barranco de las Salinas, se cimentan las calles, se asfalta la antigua carretera y se reconstruyen prácticamente todas las casas del pueblo.

Según recoge el padrón municipal de 2011, Armillas cuenta con una población censada de 13 habitantes, siendo éste el vivo ejemplo de cómo la despoblación afecta de lleno a los pequeños pueblos de Aragón, convirtiéndolo además en uno de los peor comunicados del territorio.

En estos momentos, la única vía pública de comunicación con Armillas es una carretera local de ocho kilómetros con un trazado tremendamente sinuoso y peligroso con cerca de un centenar de curvas, que conecta con Vivel y que fue construida hace más de cien años. Dicha vía tiene un trazado tan pésimo que no pueden pasar siquiera pequeños autobuses o camiones.

Por ello, debido al peligro que entraña circular por esta vía, los y las habitantes del pueblo construyeron en los años 60 del siglo pasado un camino privado de seis kilómetros por sus propios campos que la mayoría de sus habitantes (procedentes de Zaragoza, Barcelona y Teruel) y los servicios de ambulancia, guardia civil y bomberos vienen utilizando desde entonces.

En aquellos años ni el Ayuntamiento tenía recursos para ello, ni las Administraciones Públicas quisieron hacerlo. De mutuo acuerdo dejaban pasar por unas tierras sobre las que mantenían, y mantienen a día de hoy, plena propiedad, obligaciones y responsabilidades, ya que ni fueron expropiadas ni tampoco indemnizadas.

La construcción de alcantarillas, las mejoras y el mantenimiento del mismo corre a cargo de Armillas aún a día de hoy, con ayudas de Vivel y alguna actuación puntual de la Diputación de Teruel.

Ya en los años 70, las y los propios habitantes de este pequeño municipio prolongaron el camino agrícola de tierra hasta el nuevo trazado de la carretera A-222, y desde entonces más del 90% del tráfico discurre por él. “En estos 50 años no hemos conseguido que conviertan el camino en carretera”, reconoce Miguel Morte, uno de los habitantes de Armillas.

La utilización de un camino privado por parte de Minera Sabater ocasiona un conflicto real en Armillas

No obstante, el problema real llega ahora. Una empresa de Castelló llamada Minera Sabater -dedicada a la extracción, tratamiento y comercialización de arcillas blancas- lleva alrededor de 20 años extrayendo mineral, aunque realmente, tal y como reconocen en Armillas, la concesión de explotación fue concedida por la DGA en el año 2003, ya que anteriormente no contaba ni con Licencia de Obras ni de Actividad.

La cuestión es que hasta hace poco tiempo la empresa minera transportaba el mineral extraído por un camino hacia Segura de Baños, además de disponer de otros dos caminos públicos más para hacerlo. Pero desde dicha empresa se «empeñan» en sacarlo por el camino privado construido por la gente de Armillas y pasando por el propio casco urbano con camiones de 40 toneladas. Cuando realmente, tal y como reconoce Miguel Morte, “el firme no está preparado para esta actividad”.

Foto: Miguel Morte

Foto: Miguel Morte

“El firme, las alcantarillas, cunetas, linderos y desniveles no están preparados para camiones de 40 toneladas, y mucho menos en tiempos de lluvias, que en ocasiones ellas solas producen cortes por desprendimientos de tierras”, subraya. A este hecho cabe añadir que, en algunas ocasiones, al discurrir por este camino privado construido sobre fincas particulares, estos camiones de gran tonelaje “derribaban a su paso las paredes de unas propiedades haciendo unos destrozos tremendos”, matiza.

Por culpa de los derribos, “la gente del pueblo se veía obligada a arreglarlo, porque este camino es un poco especial, y aquí es donde se cometió el error en la concesión del año 2003 autorizando el paso por una propiedad privada”. “Este camino –continúa explicando Miguel Morte-, lo hizo casualmente mi padre a mediados de los años 60 porque el Ayuntamiento no tenía dinero y desde la Diputación de Teruel les decían que se apañaran como pudieran”.

Ocurre además que al tratarse de un camino privado, señala este vecino de Armillas, “si algún día pasa algo van a venir a por la gente del pueblo porque el mantenimiento de este camino es nuestra responsabilidad”.

«Urgente ocupación de los terrenos necesarios»

La fórmula elegida por el Gobierno de Aragón para proporcionar el paso a todos estos camiones de gran tonelaje es, modificar el cambio de uso solicitado por la empresa minera y convertirlo en “Urgente ocupación de los terrenos necesarios”.

Un término, el de Urgente ocupación, que Miguel Morte no duda en calificar como “pirateo”, ya que la propiedad, la responsabilidad, los impuestos… “todo sigue corriendo a nuestro cargo, y aunque nosotros podemos seguir usando nuestra propiedad al 100%, la empresa tendría el derecho de paso cuando les dé la gana, sin ninguna limitación y sin ninguna responsabilidad, además de que no recibiríamos ninguna compensación por ello”, reconoce este vecino de Armillas.

Foto: Ayuntamiento de Vivel del Río

Foto: Ayuntamiento de Vivel del Río

Del mismo modo, aseguran que la empresa tiene varios caminos por los que puede pasar un mineral destinado a Castelló, con los mismos costes económicos y de tiempo –cuestión con la que la empresa minera no está de acuerdo- pero sin hacerles la vida imposible, “sin dejarnos sin la posibilidad de entrar a nuestro pueblo por nuestras propias fincas, en cualquier momento y durante largos periodos de tiempo”.

Incluso se han dado situaciones –recuerda- en las que los vecinos del pueblo se han «plantado» en dicho camino para no dejar pasar a los camiones y cuando se ha personado la Guardia Civil, éstos les han dado la razón a la gente de Armillas y les han hecho dar la vuelta. Lo que corrobora que, al tratarse de una vía privada, realmente la ley los ampara.

“En el fondo –apunta Miguel Morte-, la verdad de todo esto es que cuando llueve y tienen problemas para acceder por las otras vías con semejantes camiones, éstos le cobrarán más a la empresa por esas condiciones, y este otro camino, como los vecinos del pueblo lo tenemos que tener arreglado para poder entrar a nuestro pueblo, utilizan éste que siempre está abierto”.

La extracción de arcillas provoca también un “grave deterioro medioambiental” en la zona

Además, a esto hay que sumar “el grave deterioro medioambiental” que Minera Sabater está ocasionando con la extracción de arcillas, según afirman en Armillas.

“Este deterioro se aprecia simplemente al pasar por la carretera que transcurre de Armillas a Vivel del Río. Al llegar a la altura del lugar donde Minera Sabater ha realizado las obras extractivas de arcillas, se puede apreciar las perforaciones que la empresa ha realizado, haciendo aflorar a la superficie una gran cantidad de agua y que ha formado dos balsas (…), lo que nos puede indicar que la empresa ha podido perforar algún manantial o acuífero existente en la zona”, tal y como se encuentra recogido en uno de los escritos de alegaciones presentado ante la DGA.

“Nosotros no entramos, ni queremos entrar, en cuestiones tales como las explotaciones mineras, si Minera Sabater tiene unos derechos u otros”, recalca. “Consideramos que no está justificado el cambio de uso solicitado y ninguna ley puede dar a esta empresa lo que ahora pide cuando hay alternativas mejores para todos”, matiza.

Por estos motivos, los y las habitantes de Armillas afirman encontrase muy alarmados con esta cuestión, por su tramitación urgente, “porque somos muy pocos y nos vemos abandonados”. Por ello, la plataforma de personas afectadas se entrevistó con el Justicia de Aragón el pasado 6 de septiembre, entregándole 230 firmas solicitando la solución a este problema.

Ésta será ya la segunda ocasión en la que el Justicia de Aragón se ve obligado a pedir información a la DGA al respecto de esta cuestión, ya que la primera vez que ésta le envío dicha documentación, a juicio de este vecino de Armillas, resultó ser “vergonzante”. “Vergonzante porque en la documentación no se aludía a ninguna de las alegaciones que todos los vecinos presentamos mediante un abogado, yo he presentado unas 20 alegaciones y mi padre otras 20. Solamente aludía a las alegaciones que había presentado la empresa, una información por tanto tendenciosa”, apostilla.

Al mismo tiempo, y además de pedir ayuda a la Diputación de Teruel, el próximo 31 de octubre intervendrán ante la Comisión de Comparecencias Ciudadanas de las Cortes de Aragón para explicar en profundidad todo las afecciones que sufren actualmente y tratar de recabar el apoyo de los diferentes grupos parlamentarios para poner fin a este problema.

28 octubre, 2017

Autor/Autora

Redactor. Integrante del Consello d’AraInfo. @mr_belbedere


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR