ARICO denuncia la oposición del alcalde de Calatayud a instalar una placa con los nombres de las personas asesinadas por el franquismo

"Nos parece vergonzoso que el acalde de Calatayud se niegue a  instalar en el cementerio de dicha localidad un Memorial con los nombres de la represión franquista alegando que no se puede poner ninguna placa en ese lugar porque a ellos les han obligado a retirarlas de las iglesias", afirma Miguel Ángel Capapé Garro, presidente de la asociación ARICO. NdP.- Zaragoza, 4 de julio de 2012 | La Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (ARICO - Memoria Aragonesa) quiere denunciar públicamente la negativa del alcalde de Calatayud, José Manuel Aranda Lassa, del Partido Popular, a colocar un memorial …

Foto: Copépodo
Foto: Copépodo

"Nos parece vergonzoso que el acalde de Calatayud se niegue a  instalar en el cementerio de dicha localidad un Memorial con los nombres de la represión franquista alegando que no se puede poner ninguna placa en ese lugar porque a ellos les han obligado a retirarlas de las iglesias", afirma Miguel Ángel Capapé Garro, presidente de la asociación ARICO.

NdP.- Zaragoza, 4 de julio de 2012 | La Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (ARICO - Memoria Aragonesa) quiere denunciar públicamente la negativa del alcalde de Calatayud, José Manuel Aranda Lassa, del Partido Popular, a colocar un memorial en el cementerio municipal de dicha localidad. "Al principio nos dijo que cambiáramos la zona elegida para erigir el memorial porque en ese lugar, que fue donde fueron enterrados la mayoría de los represaliados asesinados en las tapias del cementerio de Calatayud, se iba a construir en el futuro una serie de nichos pero ahora, después de que cambiamos el proyecto para adecuarlo al nuevo emplazamiento dentro del cementerio, nos vuelve a decir que el Memorial no puede contener nombres, algo que nos parece inadmisible", afirma el presidente de ARICO.

Esta asociación se niega a colocar el memorial sin nombres porque "el nombre es lo único que les queda a estas víctimas y a sus familiares que no podrán recordarles de manera personal e individualizada en este lugar", asegura Miguel Ángel Capapé.

Consecuencias de esta negativa

La negativa del alcalde a permitir la colocación de este memorial conllevará la pérdida de los 30.000 euros que esta Asociación recibió del Gobierno para su construcción. El plazo para la realización de este proyecto termina en este mes de julio por lo que la Asociación ARICO-Memoria Aragonesa tendrá que devolver el dinero recibido. "Resulta indignante que lo que permite la Ley de la Memoria Histórica y el gobierno del Estado español, lo quiera impedir el alcalde de esta ciudad, teniendo en cuenta que  casi 500 personas fueron asesinadas en toda la comarca. Estas personas serán doblemente humilladas ya que la mayoria de los vecinos nunca podrán conocer sus nombres", concluye el presidente de ARICO.

ARICO, junto con la Agrupación de Familiares Asesinados y Desaparecidos durante la Guerra Civil en el Cementerio de Calatayud, han mantenido ya varias reuniones con el alcalde de Calatayud, para llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas partes. La primera reunión se llevó a cabo el  18 de julio de 2011 en la que el alcalde dijo que no tendrían problemas a la hora de tramitar los permisos, sin embargo, en enero de 2012 les pidió que cambiaran la ubicación prevista inicial. Esto les obligó a  rehacer el proyecto y después el Ayuntamiento les comunicó su disconformidad con el hecho de que figuraran “tantos nombres”. ARICO solicitó una nueva reunión y finalmente, el día 14 de mayo de 2012 el alcalde y el concejal del cementerio expresaron su voluntad de no permitir la colocación del memorial con los nombres, alegando que “si se habían quitado las placas de las iglesias, a ver por qué ahora querian poner un memorial con los nombres de los otros”.

La Asociación ARICO - Memoria Aragonesa no entiende que después de 76 años, los responsables políticos de la ciudad de Calatayud sean incapaces de reconocer el daño causado a los asesinados ni el daño que se sigue causando a sus familias hoy en día, cuando a éstas, que nunca podrán recuperar los restos mortales de sus seres queridos, se les niega la posibilidad de ver sus nombres escritos en un monumento que dignifique su memoria y al que poder acudir a poner unas flores y a rendirles un justo homenaje.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies