Aragón solidario e internacionalista

"Nadando, volando, caminando... vamos paso a paso, las nubes van hacia donde quieren pero nosotros, nosotros vamos hacia el pueblo. Los peces escapan de la red, los pájaros vuelan sueltos, cada uno de nosotros camina buscando la libertad. La guerra y la desgracia no son necesarias, se necesita libertad, para todos, la de verdad. En las paredes estan las puertas, y el limite es el paso. El obstaculo no será molestia para nosotros. Quieren hacer una cárcel para ahogar al pueblo. Haremos un pueblo sin cárceles". Joseba Sarrionandia. El pasado sábado 12 de enero, una delegación de aragonesas y aragoneses …

eh
115.000 personas exigieron en Bilbo a Madrid y París que den pasos en favor de la solución

"Nadando, volando, caminando... vamos paso a paso, las nubes van hacia donde quieren pero nosotros, nosotros vamos hacia el pueblo. Los peces escapan de la red, los pájaros vuelan sueltos, cada uno de nosotros camina buscando la libertad. La guerra y la desgracia no son necesarias, se necesita libertad, para todos, la de verdad. En las paredes estan las puertas, y el limite es el paso. El obstaculo no será molestia para nosotros. Quieren hacer una cárcel para ahogar al pueblo. Haremos un pueblo sin cárceles". Joseba Sarrionandia.

El pasado sábado 12 de enero, una delegación de aragonesas y aragoneses partimos hasta Bilbo, lugar donde viene realizándose todos los años la gran manifestación nacional por las presas y presos políticos vascos a principios de enero. El lema con el que recorrer las calles de la capital vizcaína era rotundo “Derechos Humanos. Resolución. Paz”.

Derechos humanos porque sigue habiendo una vulneración de los derechos más elementales para los presos políticos y sus familiares, agravándose con medidas de excepción como la dispersión, la cadena perpetua encubierta (doctrina Parot) o el castigo que supone mantener en las cárceles a presos con enfermedades graves e incurables. Resolución definitiva y dialogada para este conflicto político que en la búsqueda de una solución democrática la mayoría social vasca ha emprendido unilateralmente y que los Estados francés y español continúan negándose a desbloquear el camino hacia la Paz, el objetivo final que la gran mayoría de la sociedad pretende alcanzar después de décadas de violencia en su barrios y pueblos.

Desde este pequeño país, muchas veces desconocemos las demandas y luchas que llevan a cabo nuestros vecinos más cercanos como son catalanes y vascos, sin embargo nuestro internacionalismo y solidaridad a veces consigue romper estas fronteras de desinformación auspiciadas por los grandes grupos mediáticos españoles que fomentan el no entendimiento y el desconocimiento de otras realidades muy cercanas, tal vez demasiado cercanas, tanto que pueden convertirse en un serio peligro para el poder establecido. Son muchos años ya encuadrando a todo un movimiento social y popular de masas dentro del “entorno” de una organización armada, y esto a la larga tendrá que pasarles factura, ya les ha pasado en el conjunto de Euskal Herria y comienza a darse también en Catalunya donde se ha conseguido romper ese bloqueo orquestado desde los grandes centros de poder del Estado.

Por eso cuando unas pocas y pocos militantes de la izquierda independentista de Aragón recorremos la enorme calle Autonomía de Bilbo, mientras cientos y miles de ciudadanos nos abren el paso en una ciudad que no es la nuestra, pero a la cual sus habitantes nos consiguen hacernos sentir como en nuestra casa, a la que con sus aplausos y gritos de apoyo nos muestran que el que estemos allí apoyando en un día tan importante para familiares y amigos de los presos políticos, y para todo el movimiento popular vasco en general, se esta consiguiendo dar un golpe mas a ese resquebrajado muro que nos impide ver que tenemos un mismo enemigo en común; pero que nuestra diversidad, que nuestras ganas de libertad, nuestra necesidad de decidir, en definitiva, de elegir nuestro propio destino como personas y como pueblos no nos lo van a poder arrebatar.

La manifestación una vez más fue un grito de dignidad, quien mas quien menos ha podido ver alguna imagen de todo el centro de Bilbo abarrotado de gente desde el inicio de la movilización hasta el lugar de finalización, encabezada por los familiares con su tradicionales candiles y banderolas por la repatriación, seguida de la pancarta inicial y de banderas de todos los pueblos solidarios con la causa vasca (kurdos, castellanos, occitanos, catalanes, irlandeses, saharauis...) a la que continuaba una enorme marea de paraguas de colores caminando lentamente y ovacionada a ambos lados de la calzada por personas a las que la intensa lluvia no les hacia reblar esperando su turno para poder entrar en ese tsunami de solidaridad con los derechos más básicos para las y los presos.

Roberto Gracia, militante de la izquierda independentista (Purna) | Para AraInfo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies