Aragón se moviliza contra el acuerdo UE-Turquía

Zaragoza, Uesca, Teruel y Alcanyiz se concentrarán este miércoles en contra de un acuerdo que permitiría la devolución en grupo de miles de refugiados contraviniendo la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea

Campo de refugiados de Idomeni. Foto: Miguel Ángel Conejos.

Cuatro ciudades aragonesas mostrarán su apoyo a las personas solicitantes de refugio en territorio europeo y su enérgica repulsa ante el preacuerdo suscrito entre la Unión Europea (UE) y Turquía, que permitiría la deportación en grupo al país otomano de miles de personas con el fin de ser retenidas allí, en un principio, hasta la tramitación de su asilo en algún país europeo.

Las concentraciones están programadas a las 18.30 horas en Zaragoza, Uesca, Teruel y a las 19.30 en Alcanyiz. En Zaragoza, tendrá lugar frente a la Delegación del Gobierno, en plena Plaza del Pilar; Uesca realizará su protesta en la Plaza de Navarra y en Teruel en la Plaza del Torico.

La iniciativa de esta movilización parte de la Federación Aragonesa de Solidaridad, los sindicatos UGT y Comisiones Obreras, y las formaciones políticas de Podemos, Chunta Aragonesista (CHA) e Izquierda Unida. Además, cuenta con el apoyo de numerosas asociaciones sociales, vecinales y oenegés, en las cuatro ciudades.

Las organizaciones firmantes denuncian que la UE trata a las personas refugiadas como moneda de cambio con el Gobierno de Turquía y señalan que con este preacuerdo el proyecto de construcción europea muestra de nuevo su deterioro con un acuerdo que traslada la crisis de los refugiados fuera de sus fronteras, abandonando los valores y los principios que configuran Europa como un espacio común de libertad, seguridad y justicia, fundada sobre los valores de la dignidad humana, la libertad, la igualdad y la solidaridad a los que se refiere el Preámbulo de la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

El preacuerdo adoptado el 7 de marzo por el Consejo de Europa con Turquía evidencia la absoluta insensibilidad de la UE y los Estados miembros ante la crisis humanitaria de los refugiados que arriesgan su vida huyendo de la guerra.

La UE, además de incumplir la legalidad internacional, elude su responsabilidad de dar respuesta a los miles de refugiados que se agolpan en su territorio y en sus fronteras mediante un acuerdo con Turquía para deportar a ese país a todas las personas migrantes, económicos y también demandantes de asilo, que lleguen a la UE a través de este país, a cambio de que los Estados miembros reasienten al mismo número de refugiados asentados en territorio turco.

El preacuerdo con Turquía da vía libre a las devoluciones sumarias en caliente. Un acuerdo que se suma a múltiples decisiones que han ido minando los valores fundacionales de la Unión Europea y que han incumplido sistemáticamente la legislación vigente en materia de derechos humanos.

La UE ha “comprado” las devoluciones a Turquía por 3.000 millones de euros por los costes de gestión y 3.000 millones adicionales en 2018, sin ningún mecanismo de control del destino del presupuesto; además de la eliminación del requisito de visado para los ciudadanos turcos en Europa a partir de junio de 2016 y la agilización de la entrada de Turquía a la UE. Obviando que el gobierno de Erdogan se aleja paulatinamente y alarmantemente de las prácticas democráticas, violando sistemáticamente los derechos humanos.

Los firmantes coinciden en que la esta medida no resuelve ningún problema, sino que, al contrario, provocará la apertura de otras vías más peligrosas y costosas para los refugiados devueltos que pretenden llegar a países de la Unión Europea o bien el confinamiento de otros muchos en campamentos inhumanos sin ninguna perspectiva de futuro.

Los refugiados son seres humanos que huyen de la guerra y buscan la protección internacional. Hacer de ellos una mercancía para el intercambio económico es inhumano y no dará lugar a una respuesta más humanitaria: pagar a Turquía no eliminará el peligro al que los sirios, iraquíes y otros están expuestos en sus propios países.

El sistema uno-por-uno (intercambio de refugiados sirios) no tiene sentido y es una violación del derecho internacional y de los tratados de la UE.

Las organizaciones firmantes de este comunicado coinciden en que la UE no debería mantener a los refugiados en campamentos inhumanos sin ninguna perspectiva, y no debería haber ningún intercambio que mantenga a los refugiados fuera de la Unión Europea y la aceleración de las negociaciones de adhesión a de Turquía.

Asimismo, los firmantes llevan mucho tiempo defendiendo que la comunidad internacional debería invertir tiempo y recursos para restablecer la paz en Oriente Medio, y los Estados miembros de la UE deberían trabajar en la puesta en marcha de vías legales y seguras para que las personas refugiadas no tengan que arriesgar sus vidas para obtener protección.

Las organizaciones firmantes manifiestan su más absoluto rechazo a la gestión de la UE y de sus Estados miembros de la crisis humanitaria de los refugiados en Europa. Europa tiene capacidad de respuesta pero no tiene voluntad política.

En consecuencia, el Gobierno español debe instar a la reconsideración del principio de acuerdo con Turquía en el próximo Consejo Europeo de 17 y 18 de marzo. La ratificación de este acuerdo podría hacernos caminar peligrosamente hacia la Erradicación del Derecho de Asilo y la Protección Internacional dentro de la Unión Europea, poniendo en cuestión los pilares básicos de su propia configuración.

Por tal motivo denuncian y reclaman que, en cumplimiento de la legalidad internacional, no se ratifique el pacto avanzado hasta el momento y se abran vías de acceso seguras para todas aquellas refugiadas y aquellos refugiados que, de acuerdo con la ley, tienen derecho a que se les reconozca esta condición dentro de la Unión Europea.

Las organizaciones firmantes convocan una movilización de la ciudadanía en diferentes ciudades del Estado para este 16 de marzo, al objeto de denunciar la actitud de Gobiernos e instituciones europeas y para exigir medidas urgentes que atajen las causas y las consecuencias de la mayor crisis humanitaria a la que se ha enfrentado Europa en los últimos años.

Por otra parte, alrededor de 1.000 personas migrantes y refugiadas que cruzaron este lunes la frontera de Grecia hacia Macedonia han sido devueltas al país heleno después de ser detenidos por la Polícía y el Ejército macedonio. Desde el Gobierno macedonio apuntan que "no permitirán" reabrir la conocida como ruta de los Balcanes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies