Aragón inicia la cuarta ronda del estudio de seroprevalencia mientras continúa la carrera por la vacuna y baja el precio de las mascarillas

Para la cuarta ronda del estudio se invitará a participar a las personas que residan en los mismos hogares que fueron seleccionados al azar para las fases anteriores. Sobre la vacuna contra el COVID-19, Pfizer y BioNTech anuncian una eficacia del 90%, Sánchez dice que las campañas de vacunación "podrían estar listas" para mayo y la OMS asegura que la vacuna para frenar la pandemia es urgente, pero no resolverá sus causas. El IVA de las mascarillas desechables bajará del 21% al 4%.

Aragón va a iniciar esta semana la cuarta ronda de la Encuesta estatal de seroepidemiología de la infección por el virus SARS-CoV-2 (ENE-COVID), el estudio puesto en marcha por el Ministerio de Sanidad en colaboración con el Instituto de Salud Carlos III, los Servicios de Salud de los territorios y el Instituto Nacional de Estadística para "conocer mejor las características de la epidemia de COVID-19".

En Aragón, de las 4.427 personas elegibles en alguna de las tres rondas anteriores, se pudo contactar con 3.785 (85,5%), de las cuales 2.924 (77,3%) aceptaron participar en el estudio. La seroprevalencia de anticuerpos frente al virus SARS-CoV-2 estimada para cada una de las rondas en Aragón es del 4,7%. Unas cifras bajas que demuestran que, pese al gran impacto de la pandemia, se está muy lejos de alcanzar la inmunidad de grupo o rebaño.

Al igual que en la fase anterior, esta segunda fase plantea realizar una encuesta y una prueba para detectar anticuerpos frente al virus causante de la COVID-19, el SARS-CoV-2, en una muestra representativa de la población aragonesa.

Según ha informado el Gobierno de Aragón, se invitará a participar a las personas que residan en los mismos hogares que fueron seleccionados al azar para la fase anterior del estudio y podrán participar quienes en este momento vivan en estos domicilios. Se contactará por teléfono con estas personas, y a quienes acepten participar se les realizará una encuesta y se les citará para hacerles una prueba rápida de anticuerpos. Además, a una selección de los participantes se les propondrá sacarles una muestra de sangre para analizarla posteriormente en el laboratorio.

"Este estudio permite hacer una estimación del número de personas que se han infectado en el conjunto del país, incluidas aquellas en las que no se realizaron pruebas PCR o en las que ni siquiera se había sospechado que hubieran pasado la infección, por lo que es de gran importancia que las personas escogidas para participar en el mismo realicen las citadas pruebas", añade.

Así, "gracias a los resultados que se concluirán de esta investigación se podrá estimar el total de población que se ha infectado hasta el momento y cuantos corresponden a las últimas olas, estimar además el porcentaje de detección, es decir, del total de pacientes infectados, que está siendo detectado por los servicios de salud mediante pruebas diagnósticas de infección activa (PCR y test de antígenos), cuantificar la duración de la inmunidad, la aparición de reinfecciones y la evolución de las infecciones asintomáticas", concluye.

Los resultados detallados de las tres primeras oleadas del estudio se pueden consultar en un documento publicado en la web del Ministerio de Sanidad.

Pfizer y BioNTech anuncian una eficacia del 90% en su vacuna contra el COVID-19

Mientras, la carrera por encontrar la vacuna continúa. Este lunes, la farmacéutica estadounidense Pfizer y la firma alemana BioNTech han anunciado que los estudios de su vacuna contra el COVID-19 -vacuna BNT162b2, basada en tecnología de ARN mensajero- muestran una eficacia superior al 90% en las personas participantes sin evidencias previas de infección. "Este nivel de eficacia se ha logrado siete días después de la segunda dosis, es decir 28 días después del inicio de la vacunación, que tiene dos dosis", aunque ambas compañías advierten de que la eficacia final podría variar a medida que avance el estudio, según recoge un comunicado conjunto.

Las firmas añaden que en esta fase tres del estudio no se ha reportado "ningún problema de seguridad", por lo que el organismo independiente que supervisa los ensayos ha recomendado recoger información adicional, que será analizada con las autoridades reguladoras. "Hoy es un gran día para la ciencia y para la humanidad. Los primeros resultados de nuestra fase 3 de las pruebas de la vacuna de covid-19 proveen evidencia inicial de la habilidad de nuestra vacuna de prevenir la enfermedad", apunta el comunicado.

Según la farmacéutica, el alto nivel de eficacia se ha logrado siete días después de la segunda dosis, es decir 28 días después del inicio de la vacunación, que requiere dos inyecciones, aunque Pfizer y BioNTech advierten que la eficacia final podría variar a medida que avancen los estudios. Pfizer detalló que esperan tener dos meses de datos de seguridad acumulados en la tercera semana de este mes de noviembre, con lo que podrían así satisfacer los requisitos de la Agencia de Alimentos y Medicamentos de EEUU para pedir la autorización de emergencia.

Una vez obtenida, la vacuna podrá ser distribuida y administrada, algo para lo que las autoridades estadounidenses han preparado planes que darán prioridad al personal sanitario, empleados esenciales, poblaciones de riesgo y a zonas con mayor ritmo de infección. "Basados en nuestras proyecciones, esperamos producir globalmente hasta 50 millones de dosis de la vacuna en 2020 y hasta 1.300 millones de dosis en 2021", ha señalado Pfizer en su comunicado.

Por su parte, un representante del Ministerio de Salud ruso ha afirmado que la vacuna Sputnik V contra el coronavirus también tiene una eficacia del 90%, igual a la desarrollada por Pfizer y el laboratorio alemán BionTech. La vacuna rusa se encuentra en la última fase de ensayos.

La Comisión Europea negocia la compra de la vacuna

La Comisión Europea firmará "pronto" el contrato con las compañías farmacéuticas Pfizer y BioNTech para adquirir hasta 300 millones de dosis de su vacuna contra la COVID-19, según ha asegurado la jefa del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, en un mensaje que ha compartido en la red social Twitter. La Comisión Europea está a la espera de formalizar el "preacuerdo" que alcanzó con ambos grupos farmacéuticos el pasado 9 de septiembre. Según este pacto, la UE tendría acceso a 200 millones de dosis y a la posibilidad de aumentar esta cifra en 100 millones de dosis más.

El objetivo de Bruselas es tener una cartera "diversificada" de vacunas para hacer frente a la enfermedad provocada por el coronavirus SARS-CoV-2 y ya ha firmado contratos definitivos con tres farmacéuticas: AstraZeneca (300 millones de dosis), Sanofi-GSK (300 millones de dosis) y Johnson & Johnson (200 millones de dosis). Además de con Pfizer y BioNTech, las autoridades comunitarias mantienen conversaciones avanzadas con CureVac y Moderna.

Precisamente, la empresa farmacéutica AstraZeneca, que trabaja en la vacuna en colaboración con la Universidad de Oxford, ha anunciado que "a finales de marzo la vacuna podría estar en avanzada distribución". A principios de 2021 la farmacéutica tendrá unos 3000 millones de dosis de vacunas, pero lo complicado será su distribución por la alta demanda. Esta vacuna, por la que apuesta el Estado español, genera una respuesta inmunitaria robusta en jóvenes y mayores.

Sánchez dice que las campañas de vacunación "podrían estar listas" para mayo

En el Estado español, Pedro Sánchez afirmó el pasado jueves que la campaña de vacunación contra el coronavirus "podría estar lista" dentro de seis meses, en mayo, coincidiendo con el fin del estado de alarma que implementó el Ejecutivo hace dos semanas. "Las nuevas vacunas podrían estar listas para ese momento, acompañando con el cambio de estación, y eso nos ayudará a recuperar progresivamente esa nueva normalidad", apuntó el presidente del Ejecutivo español.

Este martes, su ministro de Sanidad, Salvador Illa, comunicaba que "ésta semana o la próxima", se puedan firmar algunos contratos más con nuevas compañías farmacéuticas para adquirir una futura vacuna, entre ellas con las compañías Pfizer y Biontech. De modo que, "si todo fuera muy bien" a finales de este año podrían empezar a llegar las primera dosis de vacunas, siendo menos optimista el ministro ha señalado principios del año que viene.

Dependiendo de los términos del contrato con Pfizer, Sanidad calcula que podrían llegar unas 20 millones de dosis, de modo que, en mayo, calcula que se podría inmunizar a unas 10 millones de personas, ya que la vacuna debe administrarse en dos dosis. El ministro también ha asegurado que el confinamiento domiciliario no será necesario si se da "cumplimiento a las medidas" actuales, al tiempo que insiste en que no habrá una Navidad al uso.

La vacuna, que será gratuita para la población ya que será administrada dentro del Sistema Nacional de Salud (SNS), será distribuida y administrada acorde con lo que digan las y los expertos en vacunación. "Hace meses hay un grupo de trabajo con las comunidades autónomas y el ministerio de Sanidad para fijar los parámetros de a quién hay que administrarla, alineando los criterios con el resto de socios europeos", ha señalado.

El ministro, que afirma que ésta podría ser una "luz al final del túnel", considera que la ciudadanía "va a responder en términos favorables y correctos" cuando se ponga en marcha la campaña de vacunación contra el COVID-19. Así, ha reiterado que, "si todo va como es previsto", una vez se realicen las comprobaciones de seguridad clínica, Sanidad calcula que "alrededor de mayo podríamos tener una porcentaje importante de población vacunada" y prevé tener lista para el 23 de noviembre la estrategia de vacunación.

Por otra parte, la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha anunciado este miércoles en el Congreso que el Consejo de Ministros y Ministras aprobará la próxima semana un decreto ley para la rebaja del IVA de las mascarillas desechables del 21% al 4%.

La OMS asegura que la vacuna para frenar la pandemia es urgente, pero no resolverá sus causas

El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom, ha celebrado las "alentadoras" noticias de la vacuna de Pfizer y Biontech. "El mundo está experimentando una innovación y colaboración científica sin precedentes para poner fin a la pandemia", ha señalado Adhanom en una publicación en su cuenta de Twitter.

Sin embargo, ha advertido que una vacuna contra el COVID-19 "es urgente pero no resolverá las causas que permitieron que el coronavirus se convirtiese en pandemia, en particular el déficit generalizado de inversión en los sistemas de sanidad". "Una vacuna no resolverá la subinversión global en la salud pública y en sistemas sanitarios fuertes, ni la urgente necesidad de tener un enfoque único que incluya la salud humana, de los animales y del planeta", incidió Adhanom Ghebreyesus.

Asimismo, desde la OMS calculan que aproximadamente un 70% de la población mundial debería inmunizarse para garantizar el fin de la pandemia si las vacunas contra el COVID-19 que están en última fase de desarrollo son exitosas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies