#Elecciones26M  Política

¿Aragón es Ohio? Permítanme que lo dude

Quien quiera hacer de Aragón una especie de media española tendrá que sortear bastantes matices (algunos importantes) que se vienen manifestando ininterrumpidamente desde 1983 cada vez que el pueblo es consultado para renovar la asamblea aragonesa
| 6 junio, 2019 07.06
¿Aragón es Ohio? Permítanme que lo dude
Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Aragón es Ohio. Quien gana en Aragón gana en España. El producto que quiere triunfar en España, comienza por probarse primero en Aragón (o Zaragoza). Desde hace algunos años se ha popularizado la idea de que Aragón es en el estado español una suerte de Ohio en Estados Unidos. Esto es, un territorio en el que se reproducen los mismos resultados a nivel local que a nivel estatal.

Lo cierto es que algunas de las características que definen a lo que los yanquis denominan un estado ‘swing’ se cumplen en el caso de Aragón. Sobre todo que, hasta la fecha, quien ha ganado en las elecciones generales en nuestro país también lo ha hecho a nivel estatal. Así ha ocurrido desde los primeros comicios tras el franquismo, el 15 de junio de 1977.

Sin embargo y si se tiene en cuenta la letra pequeña Aragón está muy lejos de ser una comunidad media. Más bien al contrario, se trata de un lugar con infinitas particularidades que demuestran una personalidad política muy diferenciada que se expresa, sobre todo, en las elecciones autonómicas. Quien quiera hacer de Aragón una especie de media española tendrá que sortear bastantes matices (algunos importantes) que se vienen manifestando ininterrumpidamente desde 1983 cada vez que el pueblo es consultado para renovar la asamblea aragonesa. Vayamos con algunos:

La pluralidad por bandera

Las Cortes de Aragón salidas del 26 de mayo van a ser las más plurales de la historia. Hasta ocho partidos diferentes ocuparán sus escaños, lo que convierte al parlamento aragonés en el segundo con mayor número de grupos representados en todo el Estado. Por delante tan solo se encuentra el de Illes Balears (nueve partidos) si bien en este caso la insularidad supone un aliciente extra para la presencia de un mayor número de fuerzas políticas.

Del resto de cámaras autonómicas absolutamente todas cuentan con menos fuerzas políticas, siendo las más pobladas las de Asturias, Canarias, Castilla y Léon y Catalunya (todas ellas con siete partidos). Lo cierto es que la pluralidad de las Cortes de Aragón no es ninguna novedad en la historia, como sí que puede ocurrir en otros lares.

En la mayor parte de las legislaturas aragonesas se ha contado con cinco partidos representados y tan solo en una excepción (tras los resultados de 1991), el parlamento ha contado con menos de cinco partidos. Casualidades de la vida (o no), esa legislatura se produjo la moción de censura que aupó a José Marco (PSOE) al poder en 1993, que pudo llevarse a término gracias a la aportación de un tránsfuga del Partido Popular, Emilio Gomáriz. Este se comportó desde entonces en la práctica como una quinta fuerza política en sí mismo.

Para ser un país de poco más de un millón de habitantes no andamos mal servidos de pluralidad política.

En Aragón nadie gana por goleada

La división del voto no ha impedido, sin embargo, que alcanzar la mayoría absoluta se haya convertido en Aragón en una quimera totalmente imposible de alcanzar. Solo en una ocasión, la primera, un partido estuvo a punto de lograrla, fue el PSOE de Santiago Marraco. Desde entonces los mayores movimientos de movilización del voto han coincidido con cambios de gobierno (por ejemplo 1995, 2003 o 2011) pero en ningún caso el diputado 34 ha sonado como una posibilidad real.

Nuevamente se trata de una curiosidad poco habitual en el resto de los parlamentos de las comunidades del Estado. Tan solo País Vasco, Navarra y Canarias pueden decir lo mismo. En todos los demás casos antes o después a lo largo de la historia autonómica un partido político ha dominado su arco parlamentario. A nivel estatal las mayorías absolutas también han sido habituales, tanto por parte del PSOE (1982, 1986 y en 1989 en la práctica) como del PP (2000 y 2011).

Por si esto fuera poco son muchas más las dinámicas propias de Aragón que muestran que Aragón cuenta con una acusada personalidad política bien diferenciada. El propio sistema de partidos lo demuestra.

Un sistema de partidos propio

En Aragón llevamos más de veinte años con dos partidos de obediencia territorial presentes en el Parlamento. Muy pocas cámaras pueden decir lo mismo. Es cierto que quienes defienden la idea de que ‘Aragón es Ohio’ utilizan precisamente este dato para demostrar que el país es algo así como una España reducida. De este modo también se demostraría la existencia de partidos territoriales de distinta tendencia política.

No obstante, a la vista de los resultados de otros territorios parece que el ejemplo está traído algo por los pelos. En la actualidad tan solo en seis parlamentos (además de Aragón, Catalunya, Illes Balears, Nafarroa, País Vasco y Canarias) se dan estas circunstancias y no en todos con la trayectoria de más de cinco elecciones consecutivas.

A pesar de que el aragonesismo lleva años replegando velas en cualquiera de sus expresiones ha demostrado hasta el momento tener un suelo bastante firme. Si bien el nacionalismo no se encuentra tan presente o consolidado como en algunas de las otras comunidades nombradas, lo cierto es que ha jugado un importante papel político en Aragón.

El sistema de partidos aún guarda más sorpresas. Las Cortes de Aragón son junto a los parlamentos andaluz y asturiano la única cámara autonómica donde el Partido Comunista o Izquierda Unida (a través de las diferentes coaliciones en las que han participado) siempre ha tenido un espacio. Otra fuerza política que ha demostrado disponer de un suelo firme, incluso en los escenarios a priori más complicados.

Pero no queda ahí la cosa: En 2015 se dio la circunstancia de que fue precisamente en Aragón donde Podemos cosechó el mayor éxito en las diferentes convocatorias autonómicas. Más de un 20% de sufragios, muy por encima del de cualquier otra comunidad que celebrara sus elecciones ese año (incluida Andalucía, que llamó a su ciudadanía unos meses antes o Catalunya, que lo hizo después). De hecho, en la circunscripción más importante, Zaragoza, la formación morada llegó a darle el soñado sorpaso en votos al PSOE. Pocos casos encontrarán de algo similar en el resto del Estado, como para hacer de Ohio ibérico.

Sube el PSOE y suben partidos a su izquierda

Una de las conclusiones que se pretendían extrapolar a nivel estatal de las elecciones del pasado 26 era que el ascenso del PSOE y de los partidos a su izquierda es manifiestamente incompatible. Esto es, los partidos a la izquierda del PSOE suben cuando este baja o atraviesa algún tipo de crisis.

Nuevamente en este caso Aragón marca la diferencia. Hasta en tres ocasiones el avance del PSOE ha coincidido con el aumento de los respaldos a Chunta Aragonesista (1999, 2003 y 2019), al menos a nivel autonómico. También en 2007 el ascenso del PSOE coincidió con el de otro partido a su izquierda, en este caso de IU. Claro que en aquel momento quien se llevó la peor parte fue la CHA, con un descenso acusado en su número de respaldos.

Son datos indiscutibles que demuestran varias cosas: la primera que, al menos en las elecciones autonómicas, el electorado aragonés actúa de una forma muy particular. Con una personalidad política muy definida y que encuentra pocas similitudes en el resto del Estado.

La segunda y como consecuencia de la primera que de estos resultados hay muy pocas cosas extrapolables a lo que ocurre tanto en el resto de comunidades como a nivel estatal.

Y para concluir que por muy pequeño e insignificante que parezca Aragón en el conjunto de España lo cierto es que guarda un microcosmos lo suficientemente interesante como para no resumirlo a un simple (y simplificador) ‘Aragón es Ohio’.

“Aragón es nuestro Ohio” es un libro publicado por Editorial piedras de papel.

6 junio, 2019

Autor/Autora

Periodista.


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR