Aragón a la calle en defensa de las pensiones

Convocadas por las Marchas por la Dignidad de Aragón, y secundadas por más de 20 entidades sociales, políticas y sindicales, la ciudadanía aragonesa marchará por las calles de Zaragoza, y se concentrará en Exeya, en defensa de unas pensiones públicas amenazadas por las actuales políticas neoliberales

Imagen de archivo de las Marchas por la Dignidad.

Las Marchas por la Dignidad han convocado para este sábado a la ciudadanía aragonesa a una movilización que tiene como lema: “No al robo de las pensiones, actuales y futuras”. La convocatoria a nivel estatal, tiene doble cita en Aragón, donde más de 20 entidades sociales, sindicales y políticas se han adherido a las movilizaciones en dos ciudades aragonesas. En Zaragoza la manifestación saldrá desde la Glorieta Sasera a las 12.00 horas. En Exeya d’os Caballers una mesa informativa será colocada a la misma hora ante el ayuntamiento, precediendo a la concentración que tendrá lugar a las 13.00 horas.

Desde que estallara la crisis económica de 2008, la situación de precariedad  ha obligado a que cientos de miles de jubiladas y jubilados sean el sustento de familias enteras, lo que ha influido a la elección del lema para esta movilización.

“Si caen ellas y ellos cae toda la sociedad”, advierten desde las Marchas por la Dignidad de Aragón, y aseguran que el gobierno central sigue “dando zarpazos a nuestras pensiones y a nuestros derechos”. “La avalancha de medidas adoptadas por los gobiernos primero del PSOE y luego del PP contra la clase trabajadora, operan como un cáncer que va destruyendo nuestras condiciones de vida presente y futuro”.

Tener una pensión es un derecho, que afecta no solo a los y las pensionistas sino a millones de personas a quienes la crisis ha dejado la pensión como única fuente de ingreso para toda la familia. La mayor parte de los pensionistas viven en condiciones de gran pobreza. Dos tercios de los más de 8 millones y medio tienen pensiones de menos de mil euros, de ellos el 40% no llega a los 600. La injusticia es más fragante para las mujeres ya que su pensión mensual promedio es inferior a la de los hombres en 421 euros. Desde que se introdujo el copago, el 20% de pensionistas ha dejado de retirar de las farmacias los medicamentos prescritos por su médico.

“A las trabajadoras y trabajadores más jóvenes se les pretende hacer creer que esto de las pensiones les afectará ‘solo’ a muy largo plazo, sin embargo lo que suceda con nuestra jubilación nos afecta desde el primer día en que trabajamos”, advierten desde las Marchas por la Dignidad.

Desde esta perspectiva critican con contundencia el mantra que asegura que los trabajadores y trabajadoras en activo son las que están pagando las pensiones de los actuales pensionistas. “Este argumento es una falsedad que persigue enfrentar a las pensionistas con el resto de trabajadores. Con tu trabajo estás pagando tu pensión, la de los actuales pensionistas se la han pagado ellos y ellas durante años de trabajo y sacrificio”.

Además, desmienten otra de las teorías neoliberales que esgrimen que no hay dinero para las pensiones y que tienen su reflejo en el bombardeo publicitario de las entidades bancarias con el fin de vender planes de pensiones privados. “El intento de acabar con las pensiones viene de mucho antes que estallara la crisis” advierten y recuerdan que, sin embargo, sí hay dinero para las “ayudas millonarias a los banqueros, para rescatar las autopistas, para mantener la casa real, para gastos militares, para sueldos de privilegios de cargos públicos, etc…”.

Todas estas son las razones que han motivado que las Marchas de la Dignidad de Aragón vuelvan a las calles, junto a jubilados indignados, movimientos sociales, sindicatos y partidos políticos en una movilización unitaria que pretende protestar por el continuo asalto a la hucha de las pensiones y la amenaza que supone que desde los poderes políticos y económicos se vean las pensiones como un derecho a extinguir.

Las pensiones son un derecho, no un negocio

Desde las Marchas por la Dignidad Aragón reivindican que las pensiones deben ser garantizadas por los Presupuestos Generales del Estado, que además debiera establecer una pensión mínima de 14 pagas de 1.080 euros y con revalorización automática, tal como vienen reclamando la Coordinadora Estatal de Pensionistas y otras organizaciones sindicales y sociales.

Consideran que es preciso derogar las reformas del sistema público de pensiones impuestas por los gobiernos del PSOE en 2011 y del PP en 2013. “Pensamos que tales objetivos requieren inexcusablemente anteponer los intereses sociales para la mayoría al pago de la deuda y al cumplimiento de los objetivos de déficit impuestos por la Unión Europea y el FMI a través del artículo 135 de la Constitución y el Tratado de la Zona Euro de 2012.

Pero no solo las pensiones acaparan el protagonismo en esta movilización. Desde las Marchas por la Dignidad creen que es necesario seguir reivindicando “una amnistía, y la libertad, de todas las personas detenidas, procesadas o multadas por luchar”, piden que se deje de encarcelar personas por cuestiones políticas, sociales o sindicales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies