#SalvemosAverly  Movimientos

Apudepa denuncia “la escandalosa y desastrosa gestión” de la consejera Serrat en Averly

Las noticias aparecidas en estos últimos días en la prensa escrita aragonesa con afirmaciones como que la DGA confirmaba el espacio Averly como bien catalogado, o que la superficie protegida en Averly pasaría de 220 a 2.880m², han hecho reaccionar a asociaciones como Apudepa que expresa su perplejidad ante estas informaciones, “esta información junto a...
| 4 diciembre, 2013 20.12
Foto: Gozarte

Foto: Gozarte

Las noticias aparecidas en estos últimos días en la prensa escrita aragonesa con afirmaciones como que la DGA confirmaba el espacio Averly como bien catalogado, o que la superficie protegida en Averly pasaría de 220 a 2.880m², han hecho reaccionar a asociaciones como Apudepa que expresa su perplejidad ante estas informaciones, “esta información junto a las imprudentes y nada imparciales declaraciones del concejal de urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza, Carlos Pérez Anadón, nos dejan perplejas a las personas que estamos defendiendo el patrimonio cultural aragonés. Todo esto nos hace pensar en la presencia de una campaña de descrédito en contra del interés de la antigua factoría y de los colectivos ciudadanos que luchamos por su defensa, es decir, por la conservación integral del complejo industrial. Hora es de que los políticos escuchen a la ciudadanía”, denuncian desde Apudepa.

“Partamos de un principio que es incontestable: la antigua villa factoría de Averly en su situación actual es el conjunto histórico industrial más importante de Aragón, y uno de los más importantes del Estado español, según ha reconocido el Instituto español de Patrimonio Histórico de cuyo Catálogo forma parte Averly (IPCE). Tajantemente repetimos, una vez más, que no hay razones científicas ni culturales que justifiquen derribar ni desalojar nada de la fábrica de Averly”, denuncian.

Para Apudepa “es evidente que los Averlicidas deben de estar satisfechos por los logros conseguidos: la catalogación bendice el derribo de todos los talleres y de todas las dependencias complementarias que actualmente componen el complejo fabril, todo lo cual significa la destrucción de las dos terceras partes más importantes de la industria Averly. Quiere esto decir que la reciente Orden de la consejera Serrat, del pasado 2 de diciembre, permite que de la antigua fundición desaparezcan más de 6.000 m ², frente a los 2.880 m² que mantienen la catalogación, espacio deseado por Neurbe Promociones S.L., propiedad de C. Briceño, para una operación inmobiliaria de oscuro calado e incierto futuro. En cuanto a los bienes muebles la citada Orden no garantiza casi nada, sólo el derecho de tanteo, el derecho a compra, del Gobierno de Aragón sobre los bienes catalogados. Por consiguiente, la familia Hauke podrá ir sacando en breve cada uno de los más de 20.000 objetos diversos que la fábrica atesora, todos ellos componentes del proceso fabril mantenido durante más de 150 años , y entre ellos el maravilloso archivo privado que ha generado la antigua metalúrgica, especializada en construcción de todo tipo de maquinaria y de bienes constructivos e histórico artísticos, así como los 133 bienes catalogados por la Diputación General de Aragón, correspondientes a unas pocas máquinas, moldes y modelos, frente a los miles y miles de piezas expuestas por todo el complejo, que en breve se dispersarán y podrán ser vendidos sin mayor obstáculo. Un nuevo escándalo se cierne sobre el patrimonio aragonés. Estamos asistiendo a los preámbulos”, denuncia tajantemente Apudepa.

“Todo este legado lo ha conservado con exquisito amor la familia Averly-Bea-Hauke durante más de 158 años de actividad. Como propiedad particular los bienes muebles de los Hauke tienen un precio pero el Gobierno de Aragón, al parecer, se ha desentendido de cualquier conversación con la familia. Por cuestiones de plazos impuestas en el contrato por la promotora citada, lógicamente los bienes de la fábrica van a ser desalojados en breve y a punto estamos de que salga un archivo excepcional y miles de piezas de todo tipo que serían motivo de deseo, orgullo y asombro en casi toda Europa. Aquí, una vez más, el Gobierno de Aragón, que está actuando como un Averlicida, se ha desentendido de toda esta riqueza privada, y a la vez colectiva, al permitir y favorecer su desguace, dispersión y posible venta de sus bienes. Ante este estado de cosas, Apudepa tiene pendiente sus solicitudes ante el Ayuntamiento de Zaragoza, las Cortes de Aragón, el Instituto español del Patrimonio Cultural y ante el Justicia de Aragón”, concluyen.

4 diciembre, 2013

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR