Movimientos

APUDEPA denuncia la destrucción de un jardín histórico protegido en las obras de un edificio en la calle San Miguel

La obra ya estaba envuelta en una polémica desde que en la reunión de la Gerencia de Urbanismo en diciembre de 2017, PSOE y Ciudadanos apoyaran un voto particular del Partido Popular que daba luz verde a la construcción de 26 plazas de aparcamiento subterráneo en la parte peatonal de esta calle de la capital aragonesa
| 30 julio, 2019 07.07
APUDEPA denuncia la destrucción de un jardín histórico protegido en las obras de un edificio en la calle San Miguel
Foto: Apudepa.

La asociación Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés (APUDEPA) denuncia, a través de una nota de prensa, que la promotora Gestión de Proyectos Grupo G3 «ha acabado con lo que quedaba de un jardín que tenía origen en el siglo XVII y que contaba con elementos decorativos de forja de principios del XX, todo ello catalogado y protegido en el Catálogo de interés Histórico-Artístico de la ciudad de Zaragoza”.

Cabe recordar que según el mencionado catálogo está permitido la rehabilitación y conservación del jardín, debiendo conservarse fachadas, caja de escalera, carpinterías, cerrajerías, decoraciones interiores, jardín y escalera de caracol de acceso al jardín.

APUDEPA considera que “como se puede ver en las fotos, lo que ha hecho G3 es arrasar con el jardín histórico. Además, la promotora tiene la desvergüenza de publicitarse de forma engañosa, como si la finca se rehabilitase por completo, recuperando parte de la historia de Zaragoza. El hecho de remplazar en el antiguo jardín histórico (protegido por el ayuntamiento) por una vegetación de una modernidad rabiosa, nada tiene que ver con el pasado del jardín histórico».

La asociación insiste en que “ha fallado Inspección Urbanística del Ayuntamiento de Zaragoza en el tema de las obras de la promotora y el debido cumplimiento a la ficha del catálogo. También ha fallado la Comisión Provincial de Patrimonio de Zaragoza porque la resolución que hicieron al respecto de esta obra es una ofensa a la inteligencia y a su papel de defensora del patrimonio cultural”.

De esta forma, la organización de defensa del patrimonio aragonés asegura que va a recabar todos los datos posibles para ejercer las acciones que considere necesarias y esperan que esta nueva destrucción del patrimonio de todos los aragoneses y aragonesas «no quede impune». Afirma además que la constructora «debería pagar por lo que ha hecho, multa por todos los derribos improcedentes y por la remoción indebida de bienes muebles, así como retornar el jardín a su origen en la medida de lo posible, aunque nunca será lo mismo, ni la casa, ni el jardín».

Foto: Apudepa

Urbanismo y Patrimonio suspendieron la licencia de obras en 2018

Resulta significativo que en marzo de 2018 el Ayuntamiento de Zaragoza paralizara por incumplimientos en la licencia urbanística la promoción de viviendas impulsada por la empresa Gestión de Proyectos Grupo G3 en el mismo edificio -calle San Miguel, 46-. En esas fechas, Urbanismo detectó en una inspección diversas irregularidades que no respetaban la catalogación patrimonial del inmueble, distinguido como de Interés Arquitectónico en Grado B.

En una primera inspección constató que se estaban ejecutando obras no amparadas por el tipo de licencia que disponían, y como consecuencia de ello se citó a la empresa y arquitectos para que acudieran a Urbanismo a clarificar el porqué de estos derribos, sin que pudieran dar justificación de los mismos.

A posteriori, una segunda inspección constó dichos incumplimientos, por lo que la obra fue paralizada, abriéndosele a Gestión de Proyectos Grupo G3 dos procedimientos. Uno de sanción por incumplimiento de la licencia y otro de restablecimiento del orden jurídico alterado, por el que la empresa se veía obligada a reconstruir parte de lo derribado.

En concreto, la empresa llevó a cabo actuaciones prohibidas en la fachada principal y trasera, ambas catalogadas, así como derribos de forjados que no tenían permitidos.

Lo mismo hizo, en junio de 2018, el Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, del que depende la Comisión de Patrimonio de Zaragoza, quien suspendió el permiso para la rehabilitación del edificio en base a los recursos de alzada presentados por diversas asociaciones contra el acuerdo de dicha comisión que autorizaba las obras.

Foto: Apudepa

Una obra polémica que contó con el apoyo de PSOE, PP, Ciudadanos

La obra ya estaba envuelta en una polémica desde que en la reunión de la Gerencia de Urbanismo en diciembre de 2017, PSOE y Ciudadanos apoyaran un voto particular del Partido Popular que daba luz verde a la construcción de 26 plazas de aparcamiento subterráneo en la parte peatonal de la Calle San Miguel.

Los informes técnicos del consistorio desaconsejaban la apertura de este garaje, sin embargo, los tres partidos mencionados se mostraron favorables a dar permiso para la construcción del mismo, con el fin de “resolver un problema”.

El problema en cuestión lo tenía le empresa Gestión de Proyectos Grupo G3 y la decisión, gracias a la colaboración política, le permitía construir unos aparcamientos que ni siquiera contemplaba su proyecto, pues según anuncian en su página web la remodelación del edificio contemplaba la construcción de viviendas, áticos, trasteros, cavas individuales y una zona comunitaria con zona verde y piscina, en un patio interior que fue el jardín del Marquesado de Campo Real.

Cabe señalar que empleados de Urbanismo aseguraron entonces haber recibido presiones políticas para el desbloqueo y construcción de estas plazas de aparcamiento.

Gestión de Proyectos Grupo G3 y su relación con el Partido Popular

Gestión de Proyectos Grupo G3, es propiedad de tres hermanos de la familia Gallardo Gens, unos apellidos que tuvieron relación con el PP, cuando Javier Gallardo Gens fue nombrado en 2013, en puesto de libre designación y bajo presidencia de Luisa Fernanda Rudi (PP), como Director del Servicio Provincial del IASS, lo que provocó la indignación en la plantilla del instituto, por la falta de confianza en el personal de la casa.

Javier Gallardo Gens ya había tenido aspiraciones políticas previamente y se presentó a las Cortes de Aragón en 2003 como número 9 por el partido Familia y Vida, que defiende a ultranza la “familia natural”, mostrándose claramente en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo y en contra del aborto.

Foto: Apudepa

30 julio, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR