Amnistía Internacional denuncia que 2014 fue un "año fatídico" para los derechos humanos

Amnistía Internacional (AI) ha publicado su Informe Anual junto con una previsión de las tendencias en materia de derechos humanos para el próximo año. El informe sostiene que la comunidad internacional ha tenido una respuesta vergonzosa e ineficaz. Además advierte que en el Estado español, la libertad de expresión y de reunión están en riesgo como consecuencia de recientes cambios legislativos y las personas migrantes han visto vulnerados sus derechos al producirse devoluciones sumarias y uso innecesario y excesivo de la fuerza en frontera.

amnistia internacional2"Los dirigentes mundiales deben actuar con urgencia para hacer frente al nuevo rostro de los conflictos y proteger a la población civil de la horrenda violencia de Estados y grupos armados". Así lo ha afirmado Amnistía Internacional (AI) al presentar su Informe Anual de la situación de los derechos humanos en todo el mundo.

“El año 2014 fue catastrófico para millones de personas atrapadas en la violencia. La respuesta global a los conflictos y a los abusos cometidos por Estados y grupos armados ha sido vergonzosa e ineficaz. Mientras la gente sufría una escalada de brutales ataques y represión, la comunidad internacional ha dejado mucho que desear”, ha afirmado Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional.

Según los datos de la organización, cerca de 15 millones de personas se vieron obligadas a desplazarse el año pasado para huir de la violencia, el mayor número de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial (1939-45).

“Las Naciones Unidas se crearon hace 70 años para garantizar que no se repetirían los horrores vividos en la Segunda Guerra Mundial. Pero lo que ahora vemos es violencia a escala masiva y una enorme crisis de refugiados causada por esa violencia. Se ha fracasado estrepitosamente a la hora de buscar soluciones viables para las necesidades más apremiantes de nuestra época”, sostiene Shetty.

El Informe Anual de Amnistía Internacional ofrece una panorámica completa de la situación de los derechos humanos en 160 países durante 2014. "A menos que los dirigentes del mundo tomen medidas inmediatas para hacer frente al nuevo rostro de los conflictos y aborden otras deficiencias que se identifican en el informe, las perspectivas para los derechos humanos durante el próximo año son sombrías", advierte AI.

A juicio de Amnistía Internacional suscita especial preocupación el aumento del poder de los grupos armados no estatales, entre ellos el Estado Islámico (EI), en Siria e Irak, Boko Haram, en Nigeria, y Al Shabab, en Somalia.

“A medida que la influencia de grupos como Boko Haram, Estado Islámico y Al Shabaab traspase las fronteras nacionales, cada vez más civiles se verán obligados a vivir bajo su control, similar al de un Estado, sometidos a abusos, persecución y discriminación”, ha afirmado Anna Neistat, directora general de Investigación de Amnistía Internacional.

"Debemos proteger a los civiles, por supuesto, pero sin violar derechos fundamentales. Sabemos lo que pasó después del 11-S, las medidas draconianas que se tomaron, como la vigilancia masiva y la creación de la base de Guantánamo. Eso no debe volver a ocurrir", señaló Salil Shetty, secretario general de AI.

Como consecuencia de la inacción de la comunidad internacional para hacer frente al nuevo rostro de los conflictos, en el último año cristalizó "una de las crisis de refugiados más graves que el mundo ha conocido", con millones de personas huyendo de la violencia y la persecución, afirmó.

Para paliar una situación que corre el riesgo de agravarse si no se toman medidas urgentes, la organización urgió a los países ricos a asignar recursos políticos y económicos para ayudar y proteger a aquellos que huyen de los conflictos.

Los gobiernos "deben dejar de fingir que la protección de civiles no está a su alcance y ayudar a reducir el sufrimiento de millones de personas", sostuvo Neistat, que urgió a los dirigentes mundiales a "asumir un cambio fundamental en su manera de responder a las crisis en todo el mundo".

Veto del Consejo de Seguridad de la ONU

Según AI en los casos de Siria, Irak, Gaza, Israel y Ucrania, el Consejo de Seguridad de la ONU "no ha abordado las crisis y los conflictos –ni siquiera en situaciones en las que los Estados y los grupos armados cometen horrendos crímenes contra la población civil– debido a intereses creados o conveniencias políticas".

Amnistía Internacional pide ahora que los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (China, Rusia, Francia, Reino Unido y Estados Unidos) renuncien a su derecho de veto en situaciones de genocidio y otras atrocidades masivas.

“Esto podría suponer un punto de inflexión para la comunidad internacional y los instrumentos de que dispone para ayudar a proteger la vida de los civiles. Con la renuncia a su derecho de veto, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad otorgarían a la ONU más posibilidades de actuar para proteger a la población civil cuando haya vidas en situación de grave riesgo, y enviarían a los responsables de abusos el firme mensaje de que el mundo no se quedará de brazos cruzados mientras se cometen atrocidades masivas”, ha afirmado Salil Shetty.

Comercio de armas

En el informe, AI expone que "el sangriento legado del ingente flujo de armas a países donde Estados y grupos armados las utilizan para cometer graves abusos se cobró decenas de miles de vidas de civiles en 2014".

Amnistía Internacional pide a todos los Estados –incluidos Estados Unidos, China, Canadá, India, Israel y Rusia– que ratifiquen o acepten y se adhieran al Tratado sobre el Comercio de Armas, que entró en vigor el pasado año después de decenios de campaña de Amnistía Internacional y otras instituciones.

“En 2014 se entregaron enormes remesas de armas a Irak, Israel, Rusia, Sudán del Sur y Siria, a pesar de las altísimas probabilidades de que estas armas fueran utilizadas contra poblaciones civiles atrapadas en los conflictos. Cuando el Estado Islámico se hizo con el control de extensas zonas de Irak, encontró grandes arsenales, listos para ser recogidos. El flujo irresponsable de armas a quienes cometen abusos contra los derechos humanos debe acabar ya”, ha afirmado Anna Neistat.

Llamada a la acción

“El panorama global de la situación de los derechos humanos es sombrío, pero hay soluciones. Los dirigentes mundiales deben tomar medidas inmediatas y enérgicas para evitar una inminente crisis global y acercarnos un paso más a un mundo más seguro en el que los derechos y libertades estén protegidos”, ha concluido Salil Shetty.

La situación en el Estado español

A juicio de AI, en el Estado español, el Gobierno sigue la tendencia global de recortes a la libertad de expresión y de reunión, mediante varias iniciativas legislativas. "Una de ellas -continúa AI-, la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana (LOSC), no solo amplía los poderes policiales sin establecer mecanismos de supervisión y rendición de cuentas, sino que además incluye nuevas infracciones que podrían amenazar el ejercicio de la libertad de reunión pacífica, expresión e información, como las que limitan las manifestaciones en las cercanías del Congreso y el Senado, o las limitaciones para mostrar y difundir imágenes de las fuerzas y cuerpos de seguridad".

Para la organización también han sido de especial preocupación los casos de uso excesivo de la fuerza por parte de agentes de seguridad en manifestaciones, así como crecientes restricciones al derecho de reunión, incluido la imposición de multas a manifestantes pacíficos, algo que puede disuadir la protesta.

Para AI "la reforma del Código Penal también ataca la libertad de expresión, de información y de reunión, al ampliar los delitos, tanto de terrorismo como de desórdenes públicos, de manera tan amplia y vaga que resultan incompatibles con las normas de derecho internacional". "Además -añade-, esta reforma sigue sin tipificar de manera adecuada los crímenes de derecho internacional como la tortura".

Otro de los grandes retrocesos de 2014, según AI, ha tenido lugar en "la lucha contra la impunidad de la que gozan los perpetradores de los crímenes más graves, mediante la reforma de la jurisdicción universal, que limita las atribuciones de las autoridades para investigar crímenes atroces contra las personas cometidos fuera" del Estado español.

También las personas migrantes están viendo sus derechos vulnerados. Amnistía Internacional ha seguido denunciando "uso excesivo e innecesario de la fuerza en frontera, por parte de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley a refugiados, migrantes y solicitantes de asilo, que en ocasiones han sido devueltos de manera ilegal". Además, "lejos de cambiar esta política, las autoridades pretenden, mediante una enmienda introducida en la LOSC, legalizar esta práctica de las denominadas devoluciones en caliente, prohibidas por el derecho internacional".

Cabe recordar que esta misma semana, un grupo de relatores de derechos humanos de la ONU pidió al Estado español que rechace los proyectos de reforma del Código Penal y la Ley de Seguridad Ciudadana ya que, a su entender, "amenazan con violar derechos y libertades fundamentales de los individuos" y "socavan los derechos de manifestación y expresión".

...

[Fuente: Amnistía Internacional]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies