Alto Aragón en Común expresa su satisfacción por el cierre definitivo de Garoña

La plataforma ciudadana considera el fin de la central nuclear como "una victoria de la sociedad civil" y recuerda que el Valle del Ebro era una de las áreas amenazadas por las consecuencias de un posible accidente en esta instalación de similares características a la de Fukushima

Garoña cierre ya
Garoña cierre ya. Foto: Ecologistas en Acción.

Alto Aragón en Común se muestra satisfecha por el cierre definitivo de la central nuclear de Garoña que anunció el Gobierno español el pasado martes. La plataforma ciudadana, que cuenta con un diputado en el Congreso español - en el grupo parlamentario de Unidos Podemos- En Común-En Marea-, califica el cierre como "una victoria de la sociedad civil, que ha reclamado incansable, durante décadas, su clausura". La confluencia oscense recuerda que Garoña "también era un problema aragonés", puesto que el valle del Ebro estaba amenazado por las consecuencias de un posible accidente en esta instalación similar a la de Fukushima.

Alto Aragón en Común felicita a las plataformas sociales, al movimiento ecologista y las organizaciones ciudadanas que han posibilitado el cambio de posición de un Gobierno que "pretende favorecer al oligopolio energético alargando la vida de las centrales nucleares".

En este aspecto, Alto Aragón recuerda que el Consejo de Seguridad Nuclear aprobó un dictamen favorable a la reapertura de Garoña y a prolongar su vida durante 60 años más, pese a tratarse de la central más antigua del parque nuclear del Estado español, inaugurada por Franco en 1971, y de haber permanecido cerrada durante varios años.

Tras esta decisión del CSN, Unidos Podemos-En Común- En Marea convocó un encuentro ínter institucional del Valle del Ebro. Asimismo, presentó una proposición de ley en el Congreso español que contemplaba un calendario de cierre de las centrales nucleares del Estado español de aquí a 2024 y el impulso de las energías renovables, mediante un plan de transición energética.

Aragón y el Valle del Ebro se encontraban entre las áreas que podían verse afectadas por un hipotético accidente nuclear grave que pudiera producirse en la central burgalesa, gemela de la de Fukushima. Un estudio del Instituto Meteorológico de Austria advertía en 2012 que esta situación hipotética, además de provocar más de 4.000 millones de euros de pérdidas o la desaparición de decenas de miles de empleos, conllevaría graves consecuencias para el potencial hortícola y frutícola de Aragón y, otros territorios en el eje del Ebro.

Desde Unidos Podemos- En Común - En Marea se mantiene la proposición de un calendario de cierre del resto de las centrales nucleares que debería completarse antes de 2024.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies