Afrontar el cambio climático diseñando otra ciudad

Como podemos observar, las elevadas temperaturas que caracterizan a las olas de calor que provoca el cambio climático, son cada vez más frecuentes. Esto obliga a los poderes públicos a tomar medidas para hacerles frente y mitigar los efectos nocivos que provocan en la salud y bienestar de la ciudadanía que reside en las ciudades. Los estiajes son cada vez más duros y prolongados, y debemos adoptar medidas estructurales que no s permitan una vida relativamente normal en un futuro. Cada año se suceden los récord de temperaturas máximas, y de manera especial esto incide en las ciudades y zonas …

ciudad

Como podemos observar, las elevadas temperaturas que caracterizan a las olas de calor que provoca el cambio climático, son cada vez más frecuentes. Esto obliga a los poderes públicos a tomar medidas para hacerles frente y mitigar los efectos nocivos que provocan en la salud y bienestar de la ciudadanía que reside en las ciudades. Los estiajes son cada vez más duros y prolongados, y debemos adoptar medidas estructurales que no s permitan una vida relativamente normal en un futuro. Cada año se suceden los récord de temperaturas máximas, y de manera especial esto incide en las ciudades y zonas urbanas.

Es por ello que urge buscar medidas que permitan combatir estos episodios en el ciudad de Teruel, con soluciones que adapten de manera progresiva la fisionomía de la ciudad a esa nueva realidad climática, a través de la ingeniería, el urbanismo y la arquitectura, para garantizar la unas condiciones de vida digna a la ciudadanía que aquí residimos. Es importante evitar la radiación solar directa integrando en la trama urbana elementos que garanticen el sombreado, especialmente mediante la plantación de arbolado. Es la medida más rápida y económica que desde el Ayuntamiento de Teruel se puede implementar para garantizar que en las calles las temperaturas no alcancen valores tan elevados en verano.

En relación al arbolado de la ciudad parece que a PP y Ciudadanos les cuesta entender los beneficios de disponer de árboles longevos en la ciudad a juzgar por las actuaciones llevadas a cabo en la calle San Vicente Paúl y otras ejecutadas recientemente o proyectadas en barrio del Ensanche. Reducir las superficies expuestas al sol así como otra elección de materiales, más claros, menos duros y porosos, evitaría que las calles y pavimentos acumulasen esas altas temperaturas que durante horas irradian calor después de haber estado expuestas al sol y una vez que este se ha escondido.

Los suelos permeables permiten la filtración del agua al subsuelo, algo que posibilita la oxigenación y transpiración del agua en épocas de calor, contribuyendo a amortiguar las altas temperaturas. Los nuevos proyectos de urbanización y reforma deberían contemplar esos pavimentos permeables. Potenciar corredores fluviales, aumentar las zonas verdes y mejorar el paisaje natural que rodea a la ciudad es otro aspecto central de cara a facilitar zonas de esparcimiento confortables y para aplicar políticas urbanas sostenibles. Insistimos en la necesidad de nuevos proyectos ambiciosos en este sentido, que permitan crear un verdadero cinturón verde alrededor de Teruel y de sus barrios rurales.

Incorporar en las ordenanzas urbanísticas la mejora del aislamiento de los edificios y la construcción de repisas que eviten la radiación directa en las ventanas sería otra forma de avanzar en la reducción de la energía consumida por las viviendas al mismo tiempo que mejoraría el confort de estas. Es necesario para ello líneas de subvención a comunidades de personas propietarias destinadas a mejorar el parque de vivienda de la ciudad. La peatonalización de calles y zonas de la ciudad, además de servir para recuperar espacio público para la ciudadanía, contribuiría a evitar el calor residual que emiten los coches así como para disponer de más superficie destinada a la plantación de árboles. Este doble efecto también se puede planificar.

En lo inmediato hay que crear “puntos fríos”, lugares para que la población más vulnerable pueda refugiarse ante una ola de calor. Son espacios públicos sombreados dotados de chorros de agua donde la temperatura es más baja y el ambiente más agradable para pasar el día. Recordemos que no todos los vecinos y vecinas de Teruel tienen máquinas de aire acondicionado en sus casas o recursos para mantenerlos encendidos durante tanto tiempo.

La situación actual requiere, desde ya y sin escusas posibles, adoptar medidas estructurales para mitigar en el medio plazo las consecuencias del cambio climático, comenzando de manera inmediata a diseñar ese nuevo espacio urbano desde el planeamiento urbanístico y la incorporación de un nuevo enfoque en los proyectos que se encarguen y acometan desde el Ayuntamiento.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies