ACNUR acoge positivamente el cierre de la 'Jungla' de Calais y reclama medidas apropiadas para las personas residentes

Tras el anuncio del Gobierno francés del cierre del campamento para personas refugiadas y migrantes de Calais, el organismo de la ONU afirma que es igualmente esencial que se preste una atención específica a los más de 1.200 menores no acompañados o separados que se encuentran en estos momentos en la 'Jungla'

Campo de refugiados de Calais. Foto: MaxPPP

El Presidente de la República Francesa, François Hollande, anunció este mes que el campamento informal para personas refugiadas y migrantes en Calais, conocido como la 'Jungla', se cerrará en los próximos días y que la población del campo "será trasladada a centros en los que se les proporcionará una ayuda apropiada".

Una decisión que la Agencia de la ONU para las y los Refugiados (ACNUR) acoge con satisfacción pero advierte de la "imperiosa necesidad" de adoptar medidas apropiadas para las 6.000 personas que viven en el campamento, según datos de las autoridades de Calais. "Es esencial que estas personas sean trasladadas de manera organizada y planificada, y que se les ofrezca una alternativa de alojamiento adecuada en todo el país. Asimismo, estas personas tienen que ser debidamente informadas con antelación sobre el desmantelamiento del campamento y, en el caso de los solicitantes de asilo, estos deben recibir una información adecuada, así como tener un acceso rápido a los procedimientos de asilo", incide ACNUR.

Para el organismo de la ONU resulta igualmente esencial que se preste una atención específica a los más de 1.200 menores no acompañados o separados que se encuentran en estos momentos en la 'Jungla' y que se tenga en cuenta el interés superior de estos menores. En este sentido, creen necesario que "sean trasladados a centros de acogida específicos para así garantizar su seguridad y bienestar tras el cierre el asentamiento".

A juicio de ACNUR este es "un aspecto importante" para "evitar que las y los menores se desplacen por sus propios medios a otros lugares, corriendo el riesgo de ser explotados por traficantes de seres humanos o de acabar viviendo en la calle sin ningún tipo de apoyo". Esto debe ir acompañado de medidas que fomenten la reunificación de estos niños y niñas con sus familiares en Europa, detallan. Tal es el caso de las y los 200 menores no acompañados que se encuentran en Calais y que se sabe que tienen familiares en Inglaterra, Gales, Escocia o Irlanda.

La conocida como 'Jungla' de Calais lleva planteando problemas desde hace años, por lo que ACNUR recomienda desde hace mucho su cierre. "Las condiciones de vida en este campamento son deplorables, con refugios improvisados, instalaciones de higiene insuficientes, escasa seguridad y una falta de servicios básicos", denuncia.

Por último, ACNUR felicita a las autoridades francesas por "haber prácticamente duplicado durante los últimos años el número de plazas disponibles en los centros de acogida para los solicitantes de asilo en Francia", y urge al gobierno a que continúe aumentando las plazas. Según este organismo, unas 20.000 plazas adicionales asegurarían que todas las personas solicitantes de asilo y refugiadas "tuvieran un alojamiento adecuado mientras se estudia su solicitud de asilo".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies