Deportes

Abultada derrota para un obcecado Fénix

El equipo de División de Honor B del Fénix y sus directores de juego en particular, necesitan urgentemente varios clinics de juego al pie. A lo mejor, con acudir a los cursos para monitores que se comenzaron a impartir en junio pasado y que seguirán impartiéndose en los próximos años, sería suficiente. El rugby no...
| 1 febrero, 2015 07.02
La delantera del Fénix fue protagonista ayer. Foto: @rugbyfenix

La delantera del Fénix fue protagonista ayer. Foto: @rugbyfenix

El equipo de División de Honor B del Fénix y sus directores de juego en particular, necesitan urgentemente varios clinics de juego al pie. A lo mejor, con acudir a los cursos para monitores que se comenzaron a impartir en junio pasado y que seguirán impartiéndose en los próximos años, sería suficiente.

El rugby no solo es un deporte de contacto y evasión. También lo es de invasión. Habría que recordar lo que dice el reglamento: Un equipo es atacante, no cuando tiene la posesión del oval, sino cuando está en campo contrario. Otro argumento, simplificando mucho el juego: se puede jugar agrupado, desplegado y al pie. El Fénix, casi siempre, se deja el 33% de posibilidades en el vestuario. El Feńix, en la primera parte, consumió energías innecesarias saliendo a jugar a la mano desde su línea de 22, contraatacando las patadas del Sant Cugat de manera individual y machacando a la delantera, sin casi ganar líneas de ventaja, en medio campo. Mucho pundonor pero poca efectividad. Ahí perdió una gran parte de posibilidades de competir, que no de ganar, puesto que el Sant Cugat, cuando puso la quinta velocidad, fue mucho Sant Cugat.

Comenzó el partido con una secuencia de juego de cuatro minutos largos de posesión para el Fénix. Cuando el Sant Cugat tuvo su primera posesión, marcó. Luego, un balón taponado, le dio la segunda marca. Era el minuto 20 y el marcador estaba en un 0-14 con el Fénix trabajando muy duro y el Sant Cugat defendiendo con un gran viento a favor. Poco a poco la delantera del Fénix se hizo dueña y señora del partido. Ganaba las touches, las melèe y el juego cerrado. Fruto de ese dominio llegó un ensayo de Romain tras una melèe que bien pudo acabar en ensayo de castigo. 5 – 14. El Sant Cugat, volvió a la 22 local y, tras un fallo de placaje individual, consiguió el 5-21. El Fénix volvió a apretar y a punto estuvo del segundo ensayo. A punto…

El descanso dejó un marcador exagerado, pero esa es la diferencia entre un equipo recién subido de primera nacional y el año anterior de regional, a otro que podría haber jugado este año en División de Honor.

Tras el descanso, el Sant Cugat puso la directa y le endosó al Fénix tres ensayos en veinte minutos con buen juego y defensa dura. Los otros veinte volvieron a ser de la delantera del Fénix, mermada por las bajas de Vicente y Romain, pero oxigenada por Cuenca y un buen Iñaki, además de Vasco, Asensio y Barrakus que consiguió su primer ensayo en DHB.

Quedan cuatro partidos para el Fénix de los que se pueden sacar puntos y conseguir un buen final de liga y un buen puesto en la clasificación final. Dependerá del compromiso. Si se recuperan las sensaciones de la segunda mitad de octubre, noviembre y diciembre, se puede hacer un gran papel. Si se vuelve a las sensaciones de la primera fase de la liga, se puede caer en el pozo. Del Fénix depende.

1 febrero, 2015

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR