Absolución al nacionalsocialismo en València

La denominada operación ‘Panzer’, contra el grupo neonazi Frente Anti Sistema, ha terminado con la absolución de los 18 detenidos, acusados de asociación ilícita con el objetivo de cometer e incitar a los delitos de odio, divulgación del nacionalsocialismo, así como tenencia y venta de armas ilegales. La Audiencia de València considera nulas las escuchas telefónicas a las que fueron sometidos los acusados, tal y como solicitaron las defensas, lo que ha provocado su absolución. El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), ha declarado nulas las escuchas. Argumenta, entre otros motivos, que fueron autorizadas por el juzgado …

Parte del material incautado en la operación Panzer.
Parte del material incautado en la operación Panzer.
Parte del material incautado en la operación Panzer.

La denominada operación ‘Panzer’, contra el grupo neonazi Frente Anti Sistema, ha terminado con la absolución de los 18 detenidos, acusados de asociación ilícita con el objetivo de cometer e incitar a los delitos de odio, divulgación del nacionalsocialismo, así como tenencia y venta de armas ilegales. La Audiencia de València considera nulas las escuchas telefónicas a las que fueron sometidos los acusados, tal y como solicitaron las defensas, lo que ha provocado su absolución.

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), ha declarado nulas las escuchas. Argumenta, entre otros motivos, que fueron autorizadas por el juzgado de Carlet, cuando los acusados vivían en València. Aparentemente, parece un motivo, que aunque legal, ridículo para absolver de delitos de tal gravedad. Sin embargo, la Audiencia valenciana, considera que cuando la jueza instructora de Carlet, autorizó las escuchas, no existían indicios de la comisión de algún delito.

Aún así, las escuchas, pese a la nulidad declarada por el TSJCV, destaparon una organización jerarquizada, que incitaba y promovía los delitos de odio y divulgación del nacionalsocialismo, además de distribuir armas a través de dos portales de Internet. En el momento de su detención se les incautó un arsenal que incluía armas de guerra, como un lanzagranadas C-90 y diversas armas de fuego y munición para las mismas.

Sin embargo, la sala considera que la ausencia de indicios razonables, hace que las escuchas se inicien por una actividad “no tipificada como delictiva con fines puramente prospectivos quebrando cualquier proporcionalidad exigible a la ley”. Anuladas las escuchas, y aplicando la “Teoría el Árbol Envenenado”, el resultado de las investigaciones carecen de validez, y el tribunal “no tiene elementos para condenar por los hechos por los que fueron juzgados en vista pública”.

Nueve años esperando nada

Las 25 detenciones realizadas en la denominada operación ‘Panzer’ se realizaron en el año 2005 y terminaron por llevar a juicio a las 18 personas que ahora resultan absueltas.

Entre los absueltos se encuentran dos militares, el concejal de Silla por el partido España 2000, y el asesino confeso de Guillem Agulló, Pedro José Cuevas.

El proceso ha sufrido todo tipo de dilaciones, impulsadas en su mayoría por las defensas. Ha pasado por tres fiscales y tres salas distintas, además de contar con un acusado declarado en rebeldía y dos ordenes de busca y captura.

Las defensas de los acusados han tratado de retrasar el proceso a toda costa, así como buscar la nulidad del mismo, algo que finalmente han conseguido. Si en primera instancia trataron de conseguir la nulidad de los registros domiciliarios, lo que fue desestimado, han logrado su objetivo con la anulación de la validez de las escuchas.

Pero en el atropellado proceso, la gota que iba a colmar el vaso fue la destrucción del arsenal incautado en los registros, que termino por achatarrar, por orden de la jueza Pilar de la Oliva, presidenta del TSJCV, un lanzagranadas y diversas armas de fuego, de las que sólo quedó un informe pericial de la Guardia Civil, casualmente el mismo estamento que solicitó su destrucción.

Impunidad neonazi

La absolución del juicio a los neonazis del Frente Anti Sistema no es un hecho aislado. La misma sección cuarta de la Audiencia de València absolvió al grupo nazi Armaguedon, acusado en 2003 de querer subvertir el orden democrático, asociación ilícita y del incendio de las sedes del Partido Popular en Alboraia; del Partido Socialista del País Valencià en Manises, y de Esquerra Unida en Xirivella. La fiscalía ya describió a la Hermandad Nacional Socialista Armaguedon como “grupo clandestino de ideología nacionalsocialista, entre cuyos principios figuran la sustitución del sistema democrático, incluso por medios violentos, el uso de la violencia como instrumento político, la discriminación racial y la superioridad de la raza blanca, promoviendo el rechazo y la persecución de los homosexuales”, según recogía el diario El País en el año 2003.

En 2011, el Tribunal Supremo dejó en libertad también a los responsables de la Librería Kalki que habían sido condenados por incitación a los delitos de odio por la Audiencia de Barcelona con penas de más de tres años, con el argumento de que la Constitución y los derechos de libertad de expresión e ideología permiten asumir cualquier ideología

Reacciones

La acusación valorará la posibilidad de presentar un recurso, tras estudiar a conciencia la sentencia, que apuntan no entienden la filtración de la misma, ni el “comportamiento anormal del tribunal”.

Toni Gisbert, portavoz de la acusación popular se mostraba contundente: "la eliminación de las escuchas puede significar la anulación de una prueba pero no de la realidad. Y la realidad es que está comprobado que existía un grupo nazi organizado, con una ideología y una actitud violentas, y que poseía armas prohibidas. Y la pregunta que hacemos en voz alta es: ¿considera el tribunal que no es delito la posesión de armas prohibidas, ni la organización de un grupo nazi, ni la existencia de un grupo de ideología y actitud violentas? ¿Qué mensaje da el tribunal en la sociedad?".

Por su parte, el diputado de Esquerra Unida País Valencià en el Congreso de los Diputados, Ricardo Sixto, ha exigido al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que abra una investigación ‘seria y coherente’ sobre un proceso que levanta graves sospechas. El diputado ha recordado que ya son varias las tramas neonazis que salen absueltas de forma sistemática en la Audiencia de València.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies