A Flama anuncia que abrirá un segundo local en el barrio zaragozano del Actur

Pese a los cambios que se avecinan, la socia cooperativista Cristina Sancho asegura que "A Flama va a seguir siendo un espacio seguro, vegano, comprometido con los derechos animales, sociales y con el medio ambiente así como con la cultura aragonesa"

Flama
Cocina del restaurante de la Madalena. Foto: A Flama.

A principios de febrero la cooperativa zaragozana dio a conocer a través de su cuenta de Instagram la apertura de un nuevo local en Zaragoza. La noticia cogió por sorpresa a clientes y seguidores de la popular tabierna vegana, situada en el barrio de la Madalena, que se lanzaron a preguntar por la ubicación del nuevo local. Sin embargo no es hasta la pasada semana que desde A Flama revelaron que el nuevo local se encontrará en el barrio del Actur.

Pese a la situación actual de pandemia en la que la hostelería está siendo duramente castigada, desde A Flama han querido apostar por invertir y renovarse para mejorar y seguir creciendo en un contexto de adversidad. Cristina Sancho, una de las socias cooperativistas, asegura que para A Flama "es vital conseguir trabajar en un local que disponga de terraza", algo que en la Madalena no es posible y que en el Actur sí.

Por supuesto se trata de un gran esfuerzo económico y de inversión que la cooperativa solo puede emprender gracias al trabajo de su plantilla y la fidelidad de sus clientes, continúa Sancho. Para A Flama este es un paso hacia adelante que da la cooperativa por deseo de crecer pero también por la necesidad que imponen los tiempos, asegura.

Desde la cooperativa quieren dejar claro que el local de la Madalena no va a desaparecer y que la idea es continuar con ambos locales, que esperan que se complementen. Para Cristina esto supone un reto enorme para la joven cooperativa ya que "obliga a cambiar todo el modo de organización" para conseguir llevar dos locales simultáneamente con la misma oferta y servicio.

Sin embargo, pese a los cambios que se avecinan, desde A Flama quieren dejar claro que "se va a mantener el mismo espíritu y filosofía que nos ha guiado estos años". En palabras de Cristina "A Flama va a seguir siendo un espacio seguro, vegano, comprometido con los derechos animales, sociales y con el medio ambiente así como con la cultura aragonesa" a la vez que tratará de mantener ese "espíritu de familia que tratamos de transmitir en nuestro trabajo". Unido a ello, señala Sancho, "para nosotras siempre ha sido una prioridad ofertar una cocina vegana variada y a precios populares que sean asequibles y que pueda competir con cualquier opción de restauración tradicional", concluye.

Aún no se ha dado a conocer la fecha de apertura del nuevo local pero desde A Flama señalan que "si las trabas burocráticas lo permiten" podría inaugurarse en cosa de un mes y medio.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies