Movimientos

Protesta contra el ICA y por el agua pública ante el Pignatelli

Decenas de aragoneses se han concentrado en Zaragoza protestando por la abusiva e injusta implantación que está teniendo el Impuesto de Contaminación de las Aguas y en defensa de la gestión pública del agua
| 20 marzo, 2016 12.03
Protesta contra el ICA y por el agua pública ante el Pignatelli
Concentración frente al Gobierno de Aragón en marzo de 2016. Foto: ZeC.

Todos los años la Red de Agua Pública de Aragón (RAPA) convoca un acto en el que hace públicas sus reivindicaciones y propuestas con ocasión del Día Mundial del Agua. Este año, bajo el lema «No te dejes engañar, que tus impuestos no sean su negocio» ha concentrado a decenas de aragoneses y aragonesas en protesta por la abusiva e injusta implantación que está teniendo el Impuesto de Contaminación de las Aguas.

La RAPA asegura que «en Aragón nunca se ha abordado con rigor y seriedad la necesidad de depurar la totalidad de nuestras aguas residuales para devolver la calidad ecológica y la salud a nuestros ríos, objetivo que a estas alturas debiera estar cumplido. En lugar de eso, se decidió montar un inmenso y descontrolado negocio, comprometiendo más de 1000 millones de euros a  concesiones de obra pública y explotación de las depuradoras por empresas privadas. El sobredimensionamiento de los proyectos es tal que el coste de nuestra depuración arroja una media de 1,5 € por metro cúbico de agua depurada, diez veces más que nuestros vecinos de La Rioja o Navarra».

Según esta plataforma, para pagar a las empresas se creó, disfrazado de impuesto ecológico, un nuevo tributo, el Impuesto de Contaminación de las Aguas (ICA). En los últimos 10 años el ICA ha subido un 125%. El Instituto Aragonés del Agua prefirió castigar a los ciudadanos con un impuesto abusivo e injusto a resolver las necesidades de depuración aceptando los fondos públicos aportados por otras administraciones. Así, se desvió a otros fines los 142 millones de euros aportados por el Ministerio de Medioambiente, pues la inversión pública no era compatible con el modelo concesional que convierte a las empresas constructoras en intermediarios financieros que anticipan los gastos de la operación.

«Ahora nos encontramos que fruto de esta mala gestión, que ha situado el interés privado por delante del interés general, 500 pueblos y ciudades de Aragón han sido estafados, pues pagan el ICA y, sin embargo, no se han construido en ellos las depuradoras acordadas», advierten desde RAPA.

Pero además, el Gobierno de Aragón ha decidido que las consecuencias de esta mala gestión sea pagada por todos los aragoneses. Desde enero de este año el Gobierno cobrará el ICA también a los zaragozanos, a pesar de que pagan sus propias tarifas de saneamiento con las que su Ayuntamiento afronta desde 1993 los gastos de sus depuradoras municipales. Esto supone, según estimaciones de la RAPA, que ya este año las familias zaragozanas van a pagar, como mínimo un 40% más en el recibo del agua, y a medio plazo verán dobladas sus tarifas como consecuencia de esta doble imposición sobre el mismo concepto tributario.

Desde la RAPA vienen exigiendo que se aclaren las cuentas de este oscuro negocio a través de una completa auditoría de la gestión del Plan Aragonés de Saneamiento y Depuración y del Instituto Aragonés del Agua, que se revise en profundidad el Plan de Saneamiento y Depuración y la actual forma de gestión de un ICA abusivo e injusto. Mientras tanto exigimos una moratoria general en la aplicación del Impuesto.

20 marzo, 2016

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR