La bandera de la UE a media asta en el Ayuntamiento de Zaragoza por la defensa de los derechos humanos de los refugiados

El Ayuntamiento de Zaragoza ha decidido colocar a media asta la bandera de la Unión Europea que luce la fachada de la Casa Consistorial como señal de protesta por el trato que está dando a las y los refugiados durante este miércoles, jornada en la que están previstas concentraciones en Zaragoza, Uesca, Teruel y Alcanyiz con motivo del Consejo Europeo. Los principales partidos de la izquierda aragonesa se suman a las movilizaciones

Foto: Daniel Marcos

El Ayuntamiento de Zaragoza ha decidido colocar a media asta la bandera de la Unión Europea que luce la fachada de la Casa Consistorial durante este miércoles como señal de protesta por el trato que está dando a las y los refugiados.

"Este gesto también muestra el rechazo al preacuerdo suscrito entre la Unión Europea y Turquía que permitirá expulsar a los refugiados que lleguen a Grecia sin posibilidad de que soliciten asilo", afirma el Consistorio en una nota de prensa.

De este modo, el equipo de Gobierno quiere transmitir a la ciudadanía su preocupación por "la deriva anti-humanitaria de la Unión Europea" y su desacuerdo "ante las políticas contrarias a los derechos humanos y a la dignidad de las personas".

Cabe recordar que durante esta jornada están previstas concentraciones en Zaragoza, Uesca, Teruel y Alcanyiz en solidaridad con las personas refugiadas con motivo de la celebración del Consejo Europeo que tendrá lugar el 16 y 17 de marzo.

Los principales partidos de la izquierda aragonesa se suman a las concentraciones

En este sentido, Zaragoza en Común se suma, mediante un comunicado, a las demandas que organizaciones y entidades humanitarias de todo el mundo están realizando y exigen "mantener abiertas las fronteras externas de la UE, establecer un pasaje que garantice a los refugiados unas vías seguras para llegar a Europa, tramitar individualmente y sin ningún tipo de discriminación cada solicitud de asilo y ofrecer unas condiciones de acogida y vida dignas a las personas refugiadas".

Desde ZeC califican el acuerdo entre UE y Turquía de "suculento para ambas partes" que "deja en la picota a las miles de personas que huyen diariamente de situaciones de guerra y miseria en sus respectivos países, en la crisis humanitaria más grave desde la Segunda Guerra Mundial". "No procurar refugio a los potenciales solicitantes de asilo, también supone una vulneración radical del derecho internacional y europeo", subrayan.

Por su parte, Chunta Aragonesista ha confirmado su participación en las concentraciones por los derechos de las personas refugiadas en Europa y manifiestan su "total rechazo" a la propuesta de acuerdo de la Unión Europea con Turquía, que "permite la expulsión colectiva a territorio turco de las y los refugiados, incluidos los sirios que llegan a Grecia".

Desde CHA recuerdan que el Consejo Europeo del 16 y 17 de marzo es "decisivo" y por este motivo, hacen un llamamiento solidario a la ciudadanía para que participe en estos actos reivindicativos y "demostrar a nuestros Gobiernos que la ciudadanía no permitiremos que la UE viole los Derechos Humanos y el Derecho Internacional".

Álvaro Sanz, responsable de Organización de Izquierda Unida Aragón -que también participará en las movilizaciones-, ha calificado de “despropósito” y de “vergüenza” el preacuerdo alcanzado entre la UE y Turquía por el cual a cambio de 6.000 millones de euros hasta 2018 las personas refugiadas van a ser devueltas a Turquía.

Este “insolidario” acuerdo, que se pretende aprobar en el Consejo Europeo de los próximos 17 y 18 de marzo, “atenta contra los Derechos Humanos y el derecho de asilo que parecía justo conceder hace solo seis meses”, explica Sanz quien reitera que “al devolver a Turquía a las personas refugiadas y migrantes que alcancen territorio de Grecia se les priva de la posibilidad de pedir asilo en la UE, lo que va en contra de la Convención de Ginebra”.

“La UE opta claramente por la xenofobia y el racismo institucional como política pública europea, algo muy peligroso que acaba impulsando xenofobia social  y el neofascismo, como se ha podido ver en las elecciones regionales en Alemania y antes en otros países como Francia, Holanda, Dinamarca, Suecia o Hungría”, señala Sanz para quien el silencio del Gobierno español demuestra “una nula voluntad política para impulsar realmente acciones positivas como las de acogida solidaria”.

Por su parte, la diputada Patricia Luquin denuncia que “los jefes de Estado y Gobierno de la UE han decidido institucionalizar las devoluciones en caliente y, tras haber propiciado que fracasara el plan de reubicación, ahora se desprenden del problema mandando a decenas de miles de personas a un agujero negro como Turquía, donde el respeto por los derechos humanos brilla por su ausencia”.

Luquin destaca que “el millón y medio de refugiados apenas supone un 0,1% de la población total de la Unión y pueden ser integrados plenamente con una política de cuotas solidaria por países, junto al impulso de políticas públicas de acogida e integración social”.

Podemos Aragón y Puyalón de Cuchas también han manifestado en las redes sociales su desacuerdo al preacuerdo de la UE y Turquía y su presencia en las concentraciones de este miércoles. Unidad Popular Aragón hizo público este martes un comunicado donde denunciaba la "vergonzosa deriva en el proceso de construcción europea hacia una Europa racista, xenófoba e insolidaria, y contraria a sus propios principios y a la legalidad internacional".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies