20 d’Aviento, diya d’os Dreitos y Libertatz Nacionals d’Aragón

Por otra parte, el proletariado aragonés empieza a estar de enhorabuena, al reconocer que las circunstancias actuales de Aragón obligan a estar por encima de los intereses de partido. Poco podemos adelantar en concreto de la labor departamental de este Consello, pero en conjunto hemos de decir que sus hombres vienen preñados de voluntad a servir los intereses de Aragón y la causa de la Revolución. Joaquín Ascaso, Presidente del Consello d’Aragón, 1 de noviembre de 1936. Podríamos hablar de los 76 años transcurridos desde que fueran pronunciadas estas palabras, o de que hace 421 años que Juan de Lanuza, …

Por otra parte, el proletariado aragonés empieza a estar de enhorabuena, al reconocer que las circunstancias actuales de Aragón obligan a estar por encima de los intereses de partido. Poco podemos adelantar en concreto de la labor departamental de este Consello, pero en conjunto hemos de decir que sus hombres vienen preñados de voluntad a servir los intereses de Aragón y la causa de la Revolución.

Joaquín Ascaso, Presidente del Consello d’Aragón, 1 de noviembre de 1936.

Podríamos hablar de los 76 años transcurridos desde que fueran pronunciadas estas palabras, o de que hace 421 años que Juan de Lanuza, Chusticia Mayor d'Aragón, fue ejecutado por el ejército invasor castellano por defender el Fuero y las libertades de nuestro país. Pero los datos numéricos no suelen transmitir con la intensidad deseada las emociones, los sentimientos colectivos.

Los días “señalados” tienen como objetivo principal recordar la historia para unir a las sociedades entorno a un proyecto común. Y esta idea resulta más sugestiva. Estos primeros años del siglo XXI se están mostrando como una sucesión vertiginosa de acontecimientos políticos. Y Aragón, nuestro país, la comunidad humana que constituye el Pueblo aragonés participa como sujeto político en los dos grandes procesos históricos que vivimos en estas latitudes: el final de la hegemonía capitalista y la descomposición de sus Estados-franquicia.

Pero es evidente, siempre lo fue, que ningún capitalista prescinde de sus privilegios sin luchar con todos los medios a su alcance por mantenerlos. Estas tensiones, la lucha de clases unida a la emancipación nacional, popular o colectiva, se observan con claridad en algunos países cercanos al nuestro.

Es urgente que la clase trabajadora aragonesa tome conciencia de su fuerza y sea consciente de su capacidad creadora. La unidad de las clases populares aragonesas es la herramienta imprescindible para recuperar el poder, la soberanía y el control de nuestras vidas.

Los aragoneses y aragonesas tenemos el derecho y la responsabilidad de decidir como Pueblo nuestro camino en la historia. Continuar sometidos por la globalización capitalista o construir la solidaridad internacionalista. Dejarnos arrastrar inertes por el uniformizante neoliberalismo o mimar y transmitir nuestra herencia cultural popular. Competir como capitalistas por el interés particular o cooperar como trabajadores y trabajadoras por el bien común. La sociedad aragonesa, como cualquier otra, atesora suficiente conocimiento colectivo como para construir una sociedad nueva. Una Aragón mestiza, laica, igualitaria y justa, un país solidario con el resto de Pueblos del mundo, un lugar donde vivir, amar y realizarnos individual y colectivamente. Un lugar en el mundo donde ser felices.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies