La subasta de dos cafeterías de la Universidad puede dejar en la calle a más de cinco trabajadoras

El 21 de junio se abrirán los sobres para determinar qué empresa se adjudica la gestión de las cafeterías de derecho y enfermería, y en caso de cambio de empresa, la Universidad de Zaragoza no contempla la subrogación en los pliegos de condiciones

Foto: Unizar

Varios empleados y empleadas de las cafeterías de la Facultad de Derecho y Ciencias de la Salud están pendientes de su futuro, ya que el 21 de junio la Universidad de Zaragoza procederá a la apertura de sobres para determinar qué empresas pasan a gestionarlas a partir del 1 de septiembre. En el caso de la cafetería de Ciencias de la Salud, hasta nueve empresas pugnan por adquirir su gestión, siendo seis en el caso de Derecho.

En ambas, las empresas que hasta ahora las gestionaban también han pujado, pero en caso de que sean otras empresas las que finalmente ganen la subasta, las trabajadoras no serían subrogadas, según queda reflejado en los pliegos de condiciones elaborados por la Universidad de Zaragoza.

El problema de la subrogación en las cafeterías de la Universidad de Zaragoza ha generado varios conflictos durante años atrás, en los que se han sucedido despidos, denuncias y juicios, en los que las trabajadoras han reclamado sus derechos de subrogación o, alternativamente, a que sean indemnizadas como corresponde en la legislación. Desde el sindicato OSTA se mantienen en una postura contraria a cómo se elaboran los pliegos y han pedido en reiteradas ocasiones a la Universidad de Zaragoza que pongan el máximo empeño en garantizar la estabilidad en el empleo, pero según los y las aragonesistas, no ha habido variación al respecto. Acusan a la institución de moverse por “criterios económicos” y afirman que “éste es el objetivo que persiguen, que sean muchas las empresas que pujen por las cafeterías para que la propuesta económica que reciban sea la más alta posible”.

El TSJA abala la subrogación

Según informan desde OSTA, el problema surge porque las empresas entrantes se acogen a los pliegos de condiciones, que no establecen la subrogación, y las salientes, a que el Acuerdo Laboral Estatal de Hostelería sí lo establece, y debe prevalecer sobre los pliegos. Esta cuestión ha sido resuelta en varias ocasiones por el juzgado de lo social de Zaragoza, que da la razón a la Universidad de Zaragoza. Pero desde el sindicato afirman que hay sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, que dicen lo contrario, y por tanto rectifican el criterio que se está manteniendo en primera instancia. Aseguran que el problema está en el recurso necesario, ya que las trabajadoras despedidas “ya obtienen el despido improcedente en primera instancia, por tanto, el recurso no les aporta nada más que un gasto de dinero y simplemente para saber si les paga la entrante o la saliente. Por tanto, no se interpone.”

Asimismo han añadido que “la Universidad de Zaragoza podría decidir en este sentido, y podría estudiar la elaboración de pliegos para mantener el trabajo estable, pero no lo hace. Es más, en los juicios celebrados ha mantenido una postura totalmente contraria a la subrogación, por lo que no es una cuestión de remitirse simplemente a lo que pudiese marcar la legislación”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies