El activista barcelonés presionado para convertirse en confidente presenta una querella

El abogado de Quim Gimeno incorpora a la querella contra "dos agentes de cuerpos de seguridad del Estado" las afirmaciones que fundamentarían un presunto delito de coacciones

Algunos de los presuntos miembros de la "seguridad del Estado", poco antes de la última reunión con el activista Quim Gimeno. Foto: Bruno Díaz

"No te gustaría que se enteraran en tu trabajo de lo del proceso, ¿no?"

Las once páginas de la querella redactada por el abogado Andrés García Berrio para denunciar el intento de captación del activista Quim Gimeno como confidente de la "seguridad del Estado", se registraron este martes en el juzgado de guardia de la Ciudad de la Justicia de Barcelona. El letrado mantiene que durante el proceso se habría cometido un presunto delito de coacciones.

En el texto se identifica a los supuestos espías con los apellidos que ellos mismos proporcionaron al denunciante, a pesar de no descartar la posibilidad de que se tratara de apodos y pedir a la justicia que haga las indagaciones pertinentes para averiguarlo. Entre los documentos adjuntados a la querella hay fotografías sin distorsionar donde se aprecia la cara de los individuos con toda claridad. "Esta parte entiende que forman parte del Cuerpo Nacional de Policía, sin poder descartar plenamente su adscripción a otro cuerpo de seguridad del Estado", dejando la puerta abierta a otros escenarios.

Se cuenta que el primer contacto del individuo D.S.G. se produjo simulando que era un periodista de la Agencia EFE. A continuación se expone una detallada cronología de los cinco encuentros entre denunciante y denunciados, incluyendo las tres citas en la terraza de un bar de la plaza de la Concordia del distrito de Les Corts de Barcelona. La parte más destacada del argumentario son las frases pronunciadas por los que serían representantes del Estado. "Si mañana pasa nada malo, estás en este proceso y podrías ver involucrado" y "no te gustaría que se enteraran en tu trabajo de el del proceso, no?" son algunas de las afirmaciones que según el abogado hicieron que Gimeno "de manera progresiva se fuera sintiendo fuertemente intimidado".

Cuando el superior se incorpora a los encuentros -respondiendo a las iniciales TM- lo hace con una "actitud dura e intimidatoria", según la querella, y comienza a proferir "órdenes" al potencial confidente: "No nos andemos con tonterías. Vamos a hacer lo que yo diga. Si te digo que vayas a este sitio vas, si te digo que llamas a este teléfono lo haces". Así de contundente.

Se detalla que el primer encargo al joven fue la confección de un listado de datos personales de los socios del Ateneo Cooperativo La Base del barrio de Poble Sec, una entidad de carácter asociativo legalmente registrada y con licencia de actividades.

El abogado García Berrio solicita la apertura de una investigación, que se tome en declaración a Gimeno y que se emita un oficio a la Dirección General de la Policía Nacional para que facilite la filiación de los que serían agentes de la policía que habrían participado en los hechos y posteriormente se les cite a declarar en calidad de investigados. Las pruebas documentales aportadas son fotografías de alta calidad, la grabación de audio de la cita del 11 de abril y el contenido de dos llamadas telefónicas.

Puede seguir la rueda de prensa de presentación de la querella en este enlace.

[alaya_toggle status="open" title=""]

Artículo de Jesús Rodríguez publicado en La Directa.

* Reportaje completo publicado a La Directa 406. Subscríbete.

[/alaya_toggle]

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies