1 de diciembre: Día Mundial de la lucha contra el SIDA

El 1 de diciembre el mundo conmemora el Día Mundial de la lucha contra el Sida, internacionalmente conocido como VIH. Generacionalmente pertenezco aún grupo de edad en el que durante los años 80 se empezó a expandir la enfermedad y varios amigos la contrajeron por las vías más comunes en aquella época: la transmisión por relaciones sexuales o por vía venosa o sanguínea al compartir las herramientas de consumo de sustancias, mayoritariamente de heroína. El SIDA ha sido la última gran pandemia, en cuanto a número de muertos, que ha sufrido la raza humana antes del COVID 19, se calcula …

El 1 de diciembre el mundo conmemora el Día Mundial de la lucha contra el Sida, internacionalmente conocido como VIH. Generacionalmente pertenezco aún grupo de edad en el que durante los años 80 se empezó a expandir la enfermedad y varios amigos la contrajeron por las vías más comunes en aquella época: la transmisión por relaciones sexuales o por vía venosa o sanguínea al compartir las herramientas de consumo de sustancias, mayoritariamente de heroína.

El SIDA ha sido la última gran pandemia, en cuanto a número de muertos, que ha sufrido la raza humana antes del COVID 19, se calcula que desde que se le puso nombre en 1982 han fallecido 33 millones de personas, aunque parece ser que los primeros casos claros pertenecen a principios de la segunda parte del siglo XX y hay indicios claros en la década de los veinte en una ciudad africana.

Se tardaron años en crear un frente común internacional, concretamente hasta 1996 no nació ONUSIDA un programa de la ONU para coordinar las actividades de los diferentes organismos internacionales involucrados en la pandemia con la intención de conseguir acabar con el SIDA. El VIH es una enfermedad global, su aparición oficial en occidente fue el 5 de junio de 1981 en una conferencia de prensa de la oficina norteamericana de prevención de enfermedades donde se notificó la aparición de patologías paralelas con coincidencias de 5 hombres en Los Ángeles apreciando la falta de defensas, al mes siguiente se constataron nuevos casos en San Francisco en todos los casos eran hombres de ser homosexuales activos, esta identidad de género provocó la marginación social de la enfermedad al considerarla parte de un grupo discriminado al que se unió al poco tiempo los consumidores de heroína por vía intravenosa, ese fue el inicio en occidente de algo que en África subsahariana estaba extendiéndose en toda la sociedad, todos los ámbitos y sexos, que en muchos casos, como ahora, se trasmitía a las mujeres a partir del sexo con violencia, forzado, este prejuicio occidental dio un empujón a la enfermedad para que se expandiera globalmente.

La sensación vivida en los primeros años, es una opinión personal que comparten más ciudadanos, fue que hasta que no hubo enfermos de SIDA entre los miembros de las familias más adineradas del planeta no hubo una inversión importante para ayudar a desarrollar de forma más rápida y ágil las investigaciones iniciadas en diferentes centros para conseguir los primeros tratamientos mixtos útiles, un poco tarde sinceramente por que la mayoría de los infectados en la década de los 80 no pudieron beneficiarse de los mismos y ya no digamos en África, oficialmente se considera que la han padecido 80.000.000 de personas de las que han fallecido por causas desencadenadas por el virus unos 40.000.000. El pico de fallecidos en occidente fue en 1995, en el Estado español se contabilizaron ese año 5.500, mientras en el mundo el número era de 810.000, en cambio el pico de muertes en el mundo fue en el 2004 con 2.000.000 mientras en el Estado español concretamente fueron 1.550. Esto quiere decir que mientras en occidente disminuía en nueve años 75% en el resto del mundo durante el mismo periodo de tiempo aumentó el 150%. Las cifras 2019: 690.000 en el mundo frente a los 350 en el Estado español (utilizo los números del Estado español por que son los que he encontrado y creo que deben ser proporcionales en toda Europa) después de estos números queda claro que las pandemias se deben tratar globalmente con el propósito de proporcionar el tratamiento adecuado a todos los habitantes del planeta.

Los afectados por esta enfermedad también sufren y han sufrido serofobia: discriminación y estigmatización de las personas que viven con el VIH, este rechazo social por desgracia mayoritario es además actualmente uno de los motores de la propagación impidiendo la prevención, la asistencia el tratamiento adecuado...'por miedo en muchos casos a ser marginado'. Cuantas familias han dado la espalda a sus enfermos, cuantos de ellos han tenido que recurrir a grupos de apoyo para sobrevivir o morir dignamente. En muchos ámbitos sociales continúan siendo los malos, las ovejas negras. De hecho muchas veces la gente inconscientemente utiliza la teoría de la interseccionalidad de forma discriminatoria junto con otros factores sociales que desprecian o ignoran o no desean visualizar o no forman parte de su estructura social como: la pobreza, el género, la etnia, la clase, la discapacidad, la orientación sexual...

Nadie escogió padecer el SIDA, fue algo que se encontraron y de lo que no estaban informados, pero está claro que la sociedad tampoco está bien informada, aún ahora cualquier portador si lo reconoce públicamente puede sufrir graves problemas sociales o laborales en países democráticos del primer mundo motivados principalmente por la desinformación y la desidia de recibirla, además en 48 países hay restricciones de viaje por VIH, esta desinformación es aún mayor en África subsahariana, actualmente principal núcleo de infección.

Como con otras cosas existe el día mundial del sida que se estableció en 1988, se crea la ONUSIDA en 1996 los picos de infección en todo el mundo fueron entre 1994 y 1999, los de fallecimientos en Occidente 1995, en el resto del mundo 2004, pues me imagino que debería y debe ser muy frustrante como enfermo observar que durante unos años la sociedad al ser consciente de un grave problema le dedica un día con toda la publicidad correspondiente para quedarse tranquila, pero no toda la inversión o ayuda pública y colectiva que realmente se necesita el resto de los 364 días.

Tengo la sensación que la sociedad cuando recuerda a los fallecidos o a los portadores VIH lo primero de todo los etiqueta como enfermos contagiosos y luego los clasifica como personas.
Ahora volvemos a sufrir una pandemia global, esperemos que la experiencia del SIDA abra los ojos para no repetir el comportamiento de los organismos internacionales y delos países del primer mundo, cuantos millones de muertos se podrían haber evitado en todo el mundo con una actuación responsable por parte de ellos respecto a la pandemia del SIDA, como con el hambre o la accesibilidad del agua... pero estos últimos se encuentran en la distancia, está claro que no son considerados problemas globales ni "pandemias" al no tener la categoría de enfermedad.

Existen supervivientes, acabo de hablar con un buen amigo Joan Pallares pintor que vive con el VHI desde hace 35 años, es además hermano de Jaume otro gran amigo que falleció por el SIDA, en el caso de Joan y de sus hermanos todo vino provocado a partir de pertenecer aun a familia desestructurada, salieron en busca de una madre para encontrarse con el caballo y la morfina, en otros casos era la búsqueda de un padre o de la estabilidad emocional o el equilibrio o un sustento económico o la aceptación social de la identidad personal o el engaño o la seducción y se encontraron con el SIDA en su camino, no creo que ninguno culpe a nadie en concreto de su situación, es algo que se encontraron, la mayoría entro en pánico al enterrarse y supongo que en una profunda introspección personal del sentido de la vida.

Joan me explica que se mantiene vivo gracias a la familia que ha formado y a perdonarse a sí mismo a los agentes sociales y personas próximas de su entorno de aquella época, es un luchador nato y ha trasladado su fuerza a reivindicar la situación de emigración a los refugiados, otros seres marginados y segregados.

Como dice y copio:
"Ahora cada día doy gracias a la vida por tener mi propia familia... no tóxica... con los problemas de cualquier familia. A partir del trabajo terapéutico contacté con el mundo espiritual... en el que sigo transitando y aumentando consciencia... junto con mi trabajo de reescribir mi vida... cualquiera puede hacerlo... buscar la libertad interior... fuera nos quitan... nos están quitando todo... la evolución... la revolución es interna...". También me he puesto en contacto con Patxi el hermano pequeño de Juan Carlos que falleció por lo mismo, no hablábamos creo que desde hace 15 años...
Luego he recordado las tardes escuchando toda la música que descubrieron Jaume y Juan Carlos. Lou Reed, David Bowie, Led Zeppelin, Iggy Pop, Pink Floyd... los paseos, las noches, las fiestas, los encuentros en la plaza... todos buenos recuerdos, fueron grandes amigos que se esforzaron en mantenerme alejado de sus hábitos, solo puedo tener agradecimiento, buen recuerdo de ellos como el de todas las personas que han fallecido y han transitado por mi vida. Soy feliz acordándome de ellos, verlos por las calles, en la música, en los gestos de gente y también de hablar casi cada mes con Joan para mantenernos al día enviarnos fotos de cuadros, textos, chistes, música para intentar seguir sorprendernos un poco a diario.

Un homenaje a mi amigo Joan Pallares, pintor, mucha fuerza para seguir en lo tuyo y recuerdos de los mejores momentos pasados con todos: Juan Carlos, Jaime, Joan, Jaume, Angels, Mónica, Montse, María, Rafa, Nacho, Jordi, Alfonso, Gonzalo, Oso, Carlos, Alejandro, Pablo...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies