Altavoz

Muerte ferroviaria con responsables

La línea de ferrocarril Zaragoza-Teruel-Sagunto se está muriendo. Aunque, por hablar sin eufemismos, de muerte natural tiene poco: esta línea ferroviaria está siendo exterminada. Y como tal, tiene responsables, que en este caso miran cómo el ferrocarril turolense se desangra tramo a tramo, agonizando a lo largo de sus vías, ahogando las estaciones de los...
| 30 marzo, 2017 10.03

La línea de ferrocarril Zaragoza-Teruel-Sagunto se está muriendo. Aunque, por hablar sin eufemismos, de muerte natural tiene poco: esta línea ferroviaria está siendo exterminada. Y como tal, tiene responsables, que en este caso miran cómo el ferrocarril turolense se desangra tramo a tramo, agonizando a lo largo de sus vías, ahogando las estaciones de los municipios que lo ven pasar.

¿Quiénes son esos responsables? Durante décadas PP y PSOE se han turnado en los gobiernos de todos los niveles institucionales con el inestimable apoyo del PAR, siempre dispuesto a tocar poder, da igual acompañando a quién. Aunque cada vez resulta más complicado diferenciar las políticas de unos y otros, en el caso de la defensa del ferrocarril turolense el bipartidismo tiene elementos en común: promesas y apoyo de movilizaciones cuando están en la oposición, e inacción y omisión de socorro cuando gobiernan.

Un doble discurso que en los últimos años ha dejado atrás cualquier mínimo atisbo de vergüenza, participando en manifestaciones incluso cuando son sus partidos los que se encuentran gobernando en los municipios, en la comunidad autónoma y a nivel estatal; claro ejemplo fue la manifestación del pasado 21 de noviembre de 2015 por el Corredor Cantábrico-Mediterráneo por Teruel, en la que todos los partidos que gobernaban estaban presentes. Qué compromiso el de ambos partidos, que protestan contra sus propias decisiones en vez de adoptar políticas que solucionen el problema. Cuesta poco imaginarles en sus sillones riéndose de la gente cuando vuelven de las manifestaciones en las que acaban de participar.

En el caso de la desmantelación del ferrocarril de Teruel la estrategia es fácil: degradar este servicio público y quitarle la mayor parte de la carga para que su desaparición se vea necesaria e inevitable. No es una cuestión de incapacidad a la hora de gobernar, es una priorización de intereses. Y, desde luego, las necesidades reales del territorio turolense no son su prioridad, como ya se lleva años viendo con la gestión del FITE y con el reciente esperpento de la pérdida de los remanentes de años anteriores.

El proyecto del actual Gobierno de Aragón, compuesto por el tándem PSOE-CHA y presidido por Javier Lambán, es distinto al que Aragón y sus gentes requerimos. Un gobierno sumiso a las élites aragonesas y que no se pone a disposición de la población, sino de los grandes intereses económicos, como está ocurriendo con su defensa de la educación privada-concertada, con la apertura desenfrenada de grandes centros comerciales o con el impedimento de la creación de una banca pública aragonesa.

Debería ser el Gobierno de Aragón y concretamente el Departamento de Vertebración del territorio y Movilidad, a cargo de José Luis Soro (CHA), quien exigiera al gobierno del Estado el refuerzo de la línea ferroviaria turolense. Porque el derecho a la movilidad es uno de los principales y básicos para la vida en los pueblos, y como tal debe ser gestionado. Sin embargo, según hemos visto en las últimas semanas, el presidente del ejecutivo aragonés tiene más interés en el paso del Corredor Cantábrico-Mediterráneo por Zaragoza-Lleida-Tarragona, lo que de facto imposibilita su paso por Teruel, como acaba de ocurrir con el reciente desvío de los trenes con coches de la Opel.

Los partidos del régimen parecen intentar someter a Aragón a una categoría de segunda, pero la nuestra es una tierra al mismo nivel que otros territorios históricos del Estado español. Pero es que dentro de Aragón también existe desequilibrio entre territorios. ¿Es este desequilibrio inevitable? ¿Es la despoblación que sufre la provincia de Teruel algo natural e inexorable? Claramente no. Esta situación de abandono está provocada por unas políticas neoliberales que ponen por delante los beneficios y el enriquecimiento de unos pocos a costa de la gran mayoría de una población desperdigada y no rentable, donde los negocios están por encima de los derechos de las personas y de la supervivencia de los pueblos. Debido a que aquí no existen tantos intereses económicos, condenan a Teruel a los restos, al último lugar en el reparto de derechos, al olvido y al aislamiento.

Este sábado 1 de abril la plataforma Teruel Existe, junto con otras organizaciones y colectivos ciudadanos, saldrá una vez más a la calle para reivindicar un futuro digno para nuestra tierra, haciendo el recorrido en tren desde Valencia, pasando por Teruel, hasta Zaragoza, en el que puede ser uno de los últimos viajes de la línea. Sólo con un pueblo organizado, comprometido, que lucha por su existencia y por la de sus hijos e hijas, se logrará expulsar a los responsables de esta situación injusta y revertir sus consecuencias.

30 marzo, 2017

Autor/Autora

Turolense, militante de Anticapitalistas y miembro del Consejo Ciudadano de Podemos Aragón. @PabloRochela


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR